Ade­la Ca­bré es la res­pon­sa­ble de es­ta re­for­ma he­cha a me­di­da

Una re­for­ma que or­ga­ni­zó los es­pa­cios de la ca­sa a par­tir de las en­tra­das de luz na­tu­ral. Aquí to­do es­tá he­cho a me­di­da, pa­ra que en­ca­je co­mo un guan­te. Un pro­yec­to de la in­terio­ris­ta Ade­la Ca­bré

Interiores Ideas y Tendencias - - SUMARIO - Fo­tos Mi­reia Ro­drí­guez Tex­to Ele­na da Cos­ta

Bus­ca­ban un pi­so luminoso, al­to, con vis­tas y muy bien ubi­ca­do. Que­rían que fue­ra un áti­co pa­ra po­der dis­fru­tar de una mag­ní­fi­ca te­rra­za, pe­ro so­bre to­do es­ta­ban in­tere­sa­dos en dar con una jo­ya que pu­die­ra adap­tar­se co­mo un guan­te a sus ne­ce­si­da­des. Es­tas fue­ron las pre­mi­sas in­con­tes­ta­bles con las que los pro­pie­ta­rios de es­ta vi­vien­da bar­ce­lo­ne­sa em­pe­za­ron su bús­que­da, y fue­ron las que hi­cie­ron que se plan­tea­ran ad­qui­rir un pi­so pa­ra re­for­mar. Cuan­do die­ron con él, lo tu­vie­ron cla­ro. Lo com­pra­ron sin pen­sar­lo y se pu­sie­ron en ma­nos del es­tu­dio de Ade­la Ca­bré pa­ra trans­for­mar los es­pa­cios y dar­les el look que tan­to desea­ban. “La pro­pues­ta y el de­sa­rro­llo de la reha­bi­li­ta­ción y la de­co­ra­ción la lle­va­mos a ca­bo en su to­ta­li­dad en unos seis me­ses. Una vez ter­mi­na­do nues­tro tra­ba­jo, nos sen­ti­mos muy sa­tis­fe­chos, ya que la ca­sa res­pi­ra­ba un mis­mo es­ti­lo, tan­to por lo que se re­fie­re a co­lo­res y ma­te­ria­les co­mo por la pro­pues­ta de dis­tri­bu­ción, que ge­ne­ra gran­des zo­nas de es­tar y pa­ra com­par­tir, es­pe­cial­men­te, con ami­gos en el sa­lón y co­ci­na uni­dos, y el área de no­che, tam­bién am­plia con dor­mi­to­rio, es­tu­dio, ves­ti­dor, ba­ño in­te­gra­do en él y rincón de re­lax pri­va­do”, ase­gu­ra la in­terio­ris­ta. Pa­ra ello, Ade­la sa­có par­ti­do del lar­go y es­tre­cho pa­si­llo y lo uti­li­zó co­mo ele­men­to de tran­si­ción en­tre am­bas áreas. De es­te mo­do, ade­más, se op­ti­mi­za la ilu­mi­na­ción de la vi­vien­da, per­mi­tien­do la ins­ta­la­ción de la co­ci­na, el co­me­dor y el sa­lón, jun­to a un dor­mi­to­rio de in­vi­ta­dos y ba­ño, en un es­pa­cio con mu­chí­si­ma luz na­tu­ral; el área pri­va­da y de no­che aco­ge el dor­mi­to­rio y te­rra­za, es­tu­dio y ba­ño prin­ci­pal. “To­do el mo­bi­lia­rio lo di­se­ña­mos ex pro­fe­so, pa­ra que se ajus­ta­ra al mi­lí­me­tro a la pro­pues­ta ar­qui­tec­tó­ni­ca y de­co­ra­ti­va de la vi­vien­da”, ase­gu­ra la in­terio­ris­ta. Se op­tó por co­lo­res neu­tros en bus­ca de una so­brie­dad que lo­gra­ra que to­da la ca­sa se vi­vie­ra co­mo una uni­dad en cuan­to al es­ti­lo y to­nos; ma­de­ra de ro­ble en el sue­lo, dis­tin­tos por­ce­lá­ni­cos en co­ci­na y ba­ños, la­ca­dos y es­pe­jo pa­ra el ves­ti­dor..., in­clu­so al­gu­nas pa­re­des se re­vis­tie­ron en la mis­ma ma­de­ra que los sue­los; y se pro­yec­ta­ron los es­pa­cios con la in­ten­ción de do­tar de cohe­ren­cia a ca­da área, uti­li­zan­do la ma­de­ra pa­ra apor­tar ca­li­dez a la vi­vien­da, po­nien­do

acier­to!• es­pe­cial én­fa­sis en sa­car el má­xi­mo par­ti­do a la luz ex­te­rior. ¡To­do un

Se apro­ve­chó el lar­go y eS­tre­cho pa­Si­llo co­mo Se­pa­ra­ción de la zo­na de día y la de no­che, de­jan­do laS áreaS máS ilu­mi­na­daS de la ca­Sa pa­ra la

co­ci­na, el co­me­dor y el Sa­lón

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.