NOS­TáL­GI­COS SE­SEn­TA

UNA REHA­BI­LI­TA­CIóN IN­TE­GRAL DE GUI­LLER­MO AR­CA SIEIRO, AR­QUI­TEC­TO DE CON­CEP­TO DR, CON­VIER­TEN ES­TA MA­DRI­LE­ñA VI­VIEN­DA EN UN ES­PA­CIO Cá­LI­DO Y RE­LA­JA­DO, DON­DE LOS CO­LO­RES Y LAS TEX­TU­RAS CO­BRAN PRO­TA­GO­NIS­MO

Interiores Ideas y Tendencias - - CASAS - Fo­tos Be­lén Imaz / Es­ti­lis­mo Le­ti­cia Pei­ron­cely / Tex­to Ele­na da Cos­ta

La pa­sión por el di­se­ño y los es­pa­cios bien co­mu­ni­ca­dos fue­ron los ejes cen­tra­les de la reha­bi­li­ta­ción in­te­gral de es­ta vi­vien­da. Ubi­ca­da en el cen­tro de Ma­drid, sus pro­pie­ta­rios la ad­qui­rie­ron por­que les en­can­tó su si­tua­ción, su luz y sus po­si­bi­li­da­des: la ar­qui­tec­tu­ra de la ca­sa de­ja­ba en­tre­ver al­gu­nos ele­men­tos ori­gi­na­les (na­da me­nos que de los años se­sen­ta), al­go que, le­jos de echar­les pa­ra atrás, les ani­mó a rea­li­zar una re­for­ma que ac­tua­li­za­ra los in­te­rio­res, lo­gra­ra con­ti­nui­dad vi­sual –eli­mi­nan­do com­par­ti­men­ta­cio­nes– y se de­co­ra­ra con al­gu­nos gui­ños es­té­ti­cos y es­truc­tu­ra­les que re­cor­da­ran la épo­ca de su cons­truc­ción. Y le sa­ca­ron el má­xi­mo par­ti­do. Pa­ra ello, se pu­sie­ron en ma­nos del ar­qui­tec­to Gui­ller­mo Ar­ca Sieiro, del equi­po de Con­cep­to DR, que apos­tó por re­di­se­ñar­la por com­ple­to, in­te­gran­do es­tan­cias y po­ten­cian­do la luz na­tu­ral, al­go que re­dun­da en una sen­sa­ción de ma­yor am­pli­tud y ca­li­dez. In­cor­po­ró el hall al sa­lón y tam­bién la co­ci­na, li­mi­tán­do­la con unas puer­tas co­rre­de­ras; el co­me­dor lo in­de­pen­di­zó con otra puer­ta des­li­zan­te pa­ra po­der crear dos am­bien­tes se­pa­ra­dos. Sin em­bar­go, a con­ti­nua­ción del co­me­dor, op­tó por ins­ta­lar una sa­la de es­tar don­de dis­fru­tar del re­lax jun­to al te­le­vi­sor. Es­te es­pa­cio es un pe­que­ño oa­sis ca­si au­tó­no­mo, ya que dis­po­ne de una es­truc­tu­ra, tam­bién co­rre­de­ra, de re­mi­nis­cen­cias de los años se­sen­ta y sin tra­se­ra, que per­mi­te un to­tal be­ne­fi­cio de la luz pro­ce­den­te del am­plio ven­ta­nal del co­me­dor. Es­ta pie­za es un di­se­ño del pro­pio ar­qui­tec­to. Aquí uno se sien­te apar­ta­do del res­to de la ca­sa si lo ne­ce­si­ta o en ple­na co­mu­ni­ca­ción con ella si así se desea. Pa­ra la de­co­ra­ción

y la in­te­gra­ción de los ele­men­tos ar­qui­tec­tó­ni­cos, co­mo no po­día ser de otra ma­ne­ra, Gui­ller­mo Ar­ca Sieiro se de­can­tó por la crea­ti­vi­dad en ma­yús­cu­las, eli­gien­do pa­ra la ca­sa mue­bles de Mol­te­ni & C y Ar­tek, en­tre otros, y lu­mi­na­rias, en su gran ma­yo­ría, de Flos. De es­ta for­ma, con­te­ni­do y con­ti­nen­te se her­ma­nan con­vir­tién­do­se en uno so­lo, con sue­los de ma­de­ra en dis­po­si­ción clá­si­ca en to­da la ca­sa com­bi­na­dos con pie­zas ce­rá­mi­cas de gran for­ma­to en los ba­ños; te­chos y mu­ros blan­cos pa­ra dar pro­ta­go­nis­mo a los mue­bles y com­ple­men­tos (el equi­pa­mien­to ac­tual tie­ne ca­rac­te­rís­ti­cas de la épo­ca del edi­fi­cio), así co­mo al­gu­nas pie­zas de ar­te dis­pues­tas de for­ma ar­mó­ni­ca. El re­sul­ta­do es un es­pa­cio cá­li­do y re­la­ja­do, don­de co­bran pro­ta­go­nis­mo los co­lo­res y las tex­tu­ras de lo ma­te­ria­les cui­da­do­sa­men­te se­lec­cio­na­dos por el in­terio­ris­ta.❚❚

co­me­DoR Me­sa Fi­li­gree, de Ro­dol­fo Dor­do­ni pa­ra Mol­te­ni & C. De la mis­ma fir­ma son las si­llas Bre­va y las bu­ta­cas Ti­van, obra de Arik Levy. Lám­pa­ras de Al­vaar Al­to pa­ra Ar­tek. Apa­ra­dor escandinavo de los años se­sen­ta, de Reno.So­bre él, lám­pa­ras IC Lights TM, de Mi­chael Anas­tas­sia­des pa­ra Flos. Cua­dro de Fra­nçois Van­ne­raud, en Pon­ce+Ro­bles.

Pa­Si­lloSue­lo de már­mol ne­gro ori­gi­nal de la ca­sa. Es­cul­tu­ra del ar­qui­tec­to Gui­ller­mo Ar­ca Sieiro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.