Fran­cis­co re­za por las víc­ti­mas del aten­ta­do de Mo­ga­dis­co

E in­vi­ta a apa­gar los te­lé­fo­nos en la me­sa pa­ra fa­vo­re­cer el diá­lo­go

La Razón (Madrid) - L Osservatore - - L’OSSERVATOR­E ROMANO -

Pe­ro cuan­do se dio cuen­ta de que Dios la lla­ma­ba a una mi­sión par­ti­cu­lar, no du­dó en pro­cla­mar­se su «es­cla­va» (cf. Lu­cas 1, 38). Je­sús exal­ta­rá su gran­de­za no tan­to por su pa­pel de ma­dre, sino por su obe­dien­cia a Dios. Je­sús di­jo: «Di­cho­sos más bien los que oyen la Pa­la­bra de Dios y la guar­dan» (Lu­cas 11, 28), co­mo Ma­ría. Y cuan­do no com­pren­de ple­na­men­te los acon­te­ci­mien­tos que la in­vo­lu­cran, Ma­ría me­di­ta en si­len­cio, re­fle­xio­na y ado­ra la ini­cia­ti­va di­vi­na. Su pre­sen­cia al pie de la Cruz con­sa­gra es­ta dis­po­ni­bi­li­dad to­tal. Lue­go, en lo que res­pec­ta a Jo­sé, el Evan­ge­lio no nos re­fie­re ni una so­la pa­la­bra: no ha­bla, sino que ac­túa por obe­dien­cia. Es el hom­bre del si­len­cio, el hom­bre de la obe­dienno qui­sis­te [...]. En­ton­ces di­je: “¡He aquí que vengo [...] a ha­cer, oh Dios, tu vo­lun­tad!”» (He­breos 10, 5-7; Sal­mos 40, 7-9). Ma­ría, Jo­sé, Je­sús: la Sa­gra­da Fa­mi­lia de Na­za­ret que re­pre­sen­ta una res­pues­ta co­ral a la vo­lun­tad del Pa­dre: los tres miem­bros de es­ta fa­mi­lia se ayu­dan mu­tua­men­te a des­cu­brir el plan de Dios. Re­za­ban, tra­ba­ja­ban, se co­mu­ni­ca­ban. Y yo me pre­gun­to: ¿tú, en tu fa­mi­lia, sa­bes có­mo co­mu­ni­car­te o eres co­mo esos chi­cos de la me­sa, ca­da uno con un te­lé­fono mó­vil, mien­tras es­tán cha­tean­do? En esa me­sa pa­re­ce que hay un si­len­cio co­mo si es­tu­vie­ran en mi­sa... Pe­ro no se co­mu­ni­can en­tre ellos. De­be­mos reanu­dar el diá­lo­go en la fa­mi­lia: pa­dres, ma­dres, hi­jos, abue­los y her­ma

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.