Que Cris­to sea luz pa­ra la hu­ma­ni­dad he­ri­da

En el men­sa­je Ur­bi et Or­bi los ni­ños que su­fren la gue­rra y los con­flic­tos

La Razón (Madrid) - L Osservatore - - L’OSSERVATOR­E ROMANO -

A me­dio­día del miér­co­les 25 de di­ciem­bre, el Pa­pa Fran­cis­co se aso­mó a la Lo­gia de las Ben­di­cio­nes de la ba­sí­li­ca Va­ti­ca­na —des­pués de que el car­de­nal ar­ci­pres­te An­ge­lo Co­mas­tri pre­si­die­ra la mi­sa en el al­tar de la Cá­te­dra— pa­ra di­ri­gir el men­sa­je na­vi­de­ño a los cin­cuen­ta mil pe­re­gri­nos pre­sen­tes en la pla­za de San Pe­dro y a quie­nes lo es­cu­cha­ban a tra­vés de la ra­dio, la te­le­vi­sión y los nue­vos me­dios. El Pa­pa te­nía a su la­do al car­de­nal pro­to­diá­cono Re­na­to Raf­fae­le Mar­tino y al car­de­nal li­mos­ne­ro Kon­rad Kra­jews­ki. En­tre los pre­sen­tes, se en­con­tra­ban el car­de­nal se­cre­ta­rio de Es­ta­do, Pie­tro Pa­ro­lin, el car­de­nal An­ge­lo De Do­na­tis, vi­ca­rio ge­ne­ral pa­ra la diócesis de Ro­ma, los ar­zo­bis­pos Edgar Pe­ña Pa­rra, sus­ti­tu­to de la se­cre­ta­ría de Es­ta­do y Paul Ri­chard Ga­llag­her, se­cre­ta­rio pa­ra las Re­la­cio­nes con los Es­ta­dos, y mon­se­ñor Lui­gi Roberto Co­na, ase­sor pa­ra los asun­tos ge­ne­ra­les. Tam­bién es­tu­vo pre­sen­te el ar­zo­bis­po Georg Gän­se­wein, pre­fec­to de la Ca­sa Pon­ti­fi­cia y el re­gen­te, mon­se­ñor Leo­nar­do Sa­pien­za. An­tes de aso­mar­se a la Lo­gia, el Pa­pa vi­si­tó el pe­se­bre de es­ti­lo na­po­li­tano ins­ta­la­do en la Ca­pi­lla Six­ti­na. En la an­te­igle­sia de la ba­sí­li­ca es­tu­vie­ron des­ple­ga­dos los de­par­ta­men­tos de ho­nor de la Guar­dia sui­za pon­ti­fi­cia y del Ejér­ci­to ita­liano. La ban­da mu­si­cal pon­ti­fi­cia y la de los Ca­ra­bi­nie­ri in­ter­pre­ta­ron los him­nos ita­liano y pon­ti­fi­cio.

«El pue­blo que ca­mi­na­ba en ti­nie­blas vio una luz gran­de» (Is 9, 1) Que­ri­dos her­ma­nos y her­ma­nas: ¡Fe­liz Na­vi­dad!

EnEn el seno de la ma­dre Iglesia, es­ta no­che ha na­ci­do nue­va­men­te el Hi­jo de Dios he­cho hom­bre. Su nom­bre es Je­sús, que sig­ni­fi­ca Dios sal­va. El Pa­dre, Amor eterno e in­fi­ni­to, lo en­vió al mun­do no pa­ra con­de­nar­lo, sino pa­ra sal­var­lo (cf. Jn 3, 17). El Pa­dre lo dio, con in­men­sa mi­se­ri­cor­dia. Lo en­tre­gó pa­ra to­dos. Lo dio pa­ra siem­pre. Y Él na­ció, co­mo pe­que­ña lla­ma en­cen­di­da en la os­cu­ri­dad y en el frío de la no­che. Aquel Ni­ño, na­ci­do de la Vir­gen Ma­ría, es la Pa­la­bra de Dios he­cha car­ne. La Pa­la­bra que orien­tó el co­ra­zón y los pa­sos de Abrahán ha­cia la tie­rra pro­me­ti­da, y si­gue atra­yen­do a quie­nes con­fían en las pro­me­sas de Dios. La Pa­la­bra que guió a los he­breos en el ca­mino de la es­cla­vi­tud a la li­ber­tad, y con­ti­núa lla­man­do a los es­cla­vos de to­dos los tiem­pos, tam­bién hoy, a sa­lir de sus pri­sio­nes. Es Pa­la­bra, más lu­mi­no­sa que el sol, en­car­na­da en un pe­que­ño hi­jo del hom­bre, Je­sús, luz del mun­do. Por es­to el pro­fe­ta ex­cla­ma: «El pue­blo que ca­mi­na­ba en ti­nie­blas vio una luz gran­de» (Is 9, 1). Sí, hay ti­nie­blas en los co­ra­zo­nes hu­ma­nos, pe­ro más gran­de es la luz de Cris­to. Hay ti­nie­blas en las re­la­cio­nes per­so­na­les, fa­mi­lia­res, so­cia­les, pe­ro más gran­de es la luz de Cris­to. Hay ti­nie­blas en los con­flic­tos eco­nó­mi­cos, geo­po­lí­ti­cos y eco­ló­gi­cos, pe­ro más gran­de es la luz de Cris­to. Que Cris­to sea luz pa­ra tan­tos ni­ños que su­fren la gue­rra y los con­flic­tos en Orien­te Me­dio y en di­ver­sos paí­ses del mun­do. Que sea con­sue­lo pa­ra el ama­do pue­blo si­rio, que to­da­vía no ve el fi­nal de las hos­ti­li­da­des que han des­ga­rra­do el país en es­te de­ce­nio. Que re­mue­va las con­cien­cias de los hom­bres de bue­na vo­lun­tad. Que ins­pi­re hoy a los go­ber­nan­tes y a la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal pa­ra en­con­trar so­lu­cio­nes que ga­ran­ti­cen la se­gu­ri­dad y la con­vi­ven­cia pa­cí­fi­ca de los pue­blos de la re­gión y pon­ga fin a sus su­fri­mien­tos. Que sea apo­yo pa­ra el pue­blo li­ba­nés, de es­te mo­do pue­da sa­lir de la cri­sis ac­tual y des­cu­bra nue­va­men­te su vo­ca­ción de ser un men­sa­je de li­ber­tad y de ar­mo­nio­sa co­exis­ten­cia pa­ra to­dos. Que el Se­ñor Je­sús sea luz pa­ra la Tie­rra San­ta don­de Él na­ció, Sal­va­dor del mun­do, y don­de con­ti­núa la es­pe­ra de tan­tos que, in­clu­so en la fa­ti­ga, pe­ro sin de­ses­pe­rar­se, aguar­dan días de paz, de se­gu­ri­dad y de pros­pe­ri­dad. Que sea con­so­la­ción pa­ra Irak, atra­ve­sa­do por ten­sio­nes so­cia­les, y pa­ra Ye­men, pro­ba­do por una gra­ve cri­sis hu­ma­ni­ta­ria.

Que el pe­que­ño Ni­ño de Be­lén sea es­pe­ran­za pa­ra to­do el con­ti­nen­te ame­ri­cano, don­de di­ver­sas na­cio­nes es­tán pa­san­do un pe­río­do de agi­ta­cio­nes so­cia­les y po­lí­ti­cas.

Que re­ani­me al que­ri­do pue­blo ve­ne­zo­lano, pro­ba­do lar­ga­men­te por ten­sio­nes po­lí­ti­cas y so­cia­les, y no le ha­ga fal­tar el au­xi­lio que ne­ce­si­ta. Que ben­di­ga los es­fuer­zos de cuan­tos se es­tán pro­di­gan­do pa­ra fa­vo­re­cer la jus­ti­cia y la re­con­ci­lia­ción, y se des­ve­lan pa­ra su­pe­rar las di­ver­sas cri­sis y las nu­me­ro­sas for­mas de po­bre­za que ofen­den la dig­ni­dad de ca­da per­so­na. Que el Re­den­tor del mun­do sea luz pa­ra la que­ri­da Ucra­nia, que as­pi­ra a so­lu­cio­nes con­cre­tas pa­ra al­can­zar una paz du­ra­de­ra. Que el Se­ñor re­cién na­ci­do sea luz pa­ra los pue­blos de Áfri­ca, don­de per­du­ran si­tua­cio­nes so­cia­les y po­lí­ti­cas que a me­nu­do obli­gan a las per­so­nas a emi­grar, pri­ván­do­las de una ca­sa y de una fa­mi­lia. Que ha­ya paz pa­ra la po­bla­ción que vi­ve en las re­gio­nes orien­ta­les de la Re­pú­bli­ca De­mo­crá­ti­ca del Con­go, mar­ti­ri­za­da por con­flic­tos per­sis­ten­tes. Que sea con­sue­lo pa­ra cuan­tos son per­se­gui­dos a cau­sa de su fe, es­pe­cial­men­te los mi­sio­ne­ros y los fie­les se­cues­tra­dos, y pa­ra cuan­tos caen víc­ti­mas de ata­ques por par­te de gru­pos ex­tre­mis­tas, so­bre to­do en Bur­ki­na Fa­so, Ma­lí, Ní­ger y Ni­ge­ria. Que el Hi­jo de Dios, que ba­jó del cie­lo a la tie­rra, sea de­fen­sa y apo­yo pa­ra cuan­tos, a cau­sa de es­tas y otras in­jus­ti­cias, de­ben emi­grar con la es­pe­ran­za de una vi­da se­gu­ra. La in­jus­ti­cia los obli­ga a atra­ve­sar de­sier­tos y ma­res, trans­for­ma­dos en ce­men­te­rios. La in­jus­ti­cia los fuer­za a su­frir abu­sos in­de­ci­bles, es­cla­vi­tu­des de to­do ti­po y tor­tu­ras en campos de de­ten­ción in­hu­ma­nos. La in­jus­ti­cia les nie­ga lu­ga­res don­de po­drían te­ner la es­pe­ran­za de una vi­da dig­na y les ha­ce en­con­trar mu­ros de in­di­fe­ren­cia. Que el Em­ma­nuel sea luz pa­ra to­da la hu­ma­ni­dad he­ri­da. Que ablan­de nues­tro co­ra­zón, a me­nu­do en­du­re­ci­do y egoís­ta, y nos ha­ga ins­tru­men­tos de su amor. Que, a tra­vés de nues­tros po­bres ros­tros, re­ga­le su son­ri­sa a los ni­ños de to­do el mun­do, es­pe­cial­men­te a los aban­do­na­dos y a los que han su­fri­do a cau­sa de la vio­len­cia. Que, a tra­vés de nues­tros bra­zos dé­bi­les, vis­ta a los po­bres que no tie­nen con qué cu­brir­se, dé el pan a los ham­brien­tos, cu­re a los en­fer­mos. Que, por nues­tra frá­gil com­pa­ñía, es­té cer­ca de las per­so­nas an­cia­nas y so­las, de los mi­gran­tes y de los mar­gi­na­dos. Que, en es­te día de fies­ta, con­ce­da su ter­nu­ra a to­dos, e ilu­mi­ne las ti­nie­blas de es­te mun­do.

Que­ri­dos her­ma­nos y her­ma­nas: Re­nue­vo mi fe­li­ci­ta­ción de Na­vi­dad a to­dos vo­so­tros, pre­sen­tes en es­ta pla­za, pro­ve­nien­tes de va­rias par­tes del mun­do; tam­bién a to­dos los que, des­de di­fe­ren­tes paí­ses, nos si­guen a tra­vés de la ra­dio, la te­le­vi­sión y otros me­dios de co­mu­ni­ca­ción. Os agra­dez­co vues­tra pre­sen­cia en es­te día de ale­gría. To­dos es­ta­mos lla­ma­dos a dar es­pe­ran­za al mun­do, anun­cian­do con pa­la­bras y so­bre to­do con el tes­ti­mo­nio de nues­tra vi­da que na­ció Je­sús, nues­tra paz.

Por fa­vor, no os ol­vi­déis de re­zar por mí. ¡Os de­seo un buen al­muer­zo de Na­vi­dad! Has­ta pron­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.