Dios si­gue amando in­clu­so a los peo­res hom­bres

En la mi­sa de la no­che de Na­vi­dad el Pa­pa ex­pli­ca que el don más gran­de en la tie­rra lle­ga gra­tis

La Razón (Madrid) - L Osservatore - - L’OSSERVATOR­E ROMANO -

«Dios si­gue amando a ca­da hom­bre, in­clu­so al peor». Es es­ta la con­so­la­do­ra cer­te­za que la Na­vi­dad nos trae a la tie­rra. Lo sub­ra­yó el Pa­pa Fran­cis­co ce­le­bran­do el mar­tes 24 de di­ciem­bre la mi­sa de la no­che en la ba­sí­li­ca Va­ti­ca­na. A con­ti­nua­ción, su ho­mi­lía.

«El pue­blo que ca­mi­na­ba en ti­nie­blas vio una luz gran­de» (Is 9, 1).

Es­taEs­ta pro­fe­cía de la pri­me­ra lec­tu­ra se rea­li­zó en el Evan­ge­lio. De he­cho, mien­tras los pas­to­res ve­la­ban de no­che en sus campos, «la gloria del Se­ñor los en­vol­vió de cla­ri­dad» (Lc 2, 9). En la no­che de la tie­rra apa­re­ció una luz del cie­lo. ¿Qué sig­ni­fi­ca es­ta luz sur­gi­da en la os­cu­ri­dad? Nos lo su­gie­re el após­tol Pa­blo, que nos di­jo: «Se ha ma­ni­fes­ta­do la gra­cia de Dios». La gra­cia de Dios, «que trae la sal­va­ción pa­ra to­dos los hom­bres» (Tt 2, 11), ha en­vuel­to al mun­do es­ta no­che. Pe­ro, ¿qué es es­ta gra­cia? Es el amor di­vino, el amor que trans­for­ma la vi­da, re­nue­va la his­to­ria, li­be­ra del mal, in­fun­de paz y ale­gría. En es­ta no­che, el amor de Dios se ha mos­tra­do a no­so­tros: es Je­sús. En Je­sús, el Al­tí­si­mo se hi­zo pe­que­ño pa­ra ser ama­do por no­so­tros. En Je­sús, Dios se hi­zo Ni­ño, pa­ra de­jar­se abra­zar por no­so­tros. Pe­ro, po­de­mos to­da­vía pre­gun­tar­nos, ¿por qué san Pa­blo lla­ma “gra­cia” a la ve­ni­da de Dios al mun­do? Pa­ra de­cir­nos que es com­ple­ta­men­te gra­tui­ta. Mien­tras que aquí en la tie­rra to­do pa­re­ce res­pon­der a la ló­gi­ca de dar pa­ra te­ner, Dios lle­ga gra­tis.

Su amor no es ne­go­cia­ble: no he­mos he­cho na­da pa­ra me­re­cer­lo y nun­ca po­dre­mos re­com­pen­sar­lo. Se ha ma­ni­fes­ta­do la gra­cia de Dios. En es­ta no­che nos da­mos cuen­ta de que, aun­que no es­tá­ba­mos a la al­tu­ra, Él se hi­zo pe­que­ñez pa­ra no­so­tros; mien­tras an­dá­ba­mos ocu­pa­dos en nues­tros asun­tos, Él vino en­tre no­so­tros. La Na­vi­dad nos re­cuer­da que Dios si­gue amando a ca­da hom­bre, in­clu­so al peor. A mí, a ti, a ca­da uno de no­so­tros, Él nos di­ce hoy: “Te amo y siem­pre te ama­ré, eres pre­cio­so a mis ojos”. Dios no te ama por­que pien­sas co­rrec­ta­men­te y te com­por­tas bien; Él te ama y bas­ta. Su amor es in­con­di­cio­nal, no de­pen­de de ti. Pue­de que ten­gas ideas equi­vo­ca­das, que ha­yas he­cho de las tu­yas; sin em­bar­go, el Se­ñor no de­ja de amar­te. ¿Cuán­tas ve­ces pen­sa­mos que Dios es bueno si no­so­tros so­mos bue­nos, y que nos cas­ti­ga si so­mos ma­los? Pe­ro no es así. Aun en nues­tros pe­ca­dos con­ti­núa amán­do­nos.

Su amor no cam­bia, no es quis­qui­llo­so; es fiel, es pa­cien­te. Es­te es el re­ga­lo que en­con­tra­mos en Na­vi­dad: des­cu­bri­mos con asom­bro que el Se­ñor es to­da la gra­tui­dad po­si­ble, to­da la ter­nu­ra po­si­ble. Su gloria no nos des­lum­bra, su pre­sen­cia no nos asus­ta. Na­ció po­bre de to­do, pa­ra con­quis­tar­nos con la ri­que­za de su amor. Se ha ma­ni­fes­ta­do la gra­cia de Dios. Gra­cia es si­nó­ni­mo de be­lle­za. En es­ta no­che, re­des­cu­bri­mos en la be­lle­za del amor de Dios, tam­bién nues­tra be­lle­za, por­que so­mos los ama­dos de Dios. En el bien y en el mal, en la sa­lud y en la en­fer­me­dad, fe­li­ces o tris­tes, a sus ojos nos ve­mos her­mo­sos: no por lo que ha­ce­mos sino por lo que so­mos. Hay en no­so­tros una be­lle­za in­de­le­ble, in­tan­gi­ble; una be­lle­za irre­pri­mi­ble que es el nú­cleo de nues­tro ser. Dios nos lo re­cuer­da hoy, to­man­do con amor nues­tra hu­ma­ni­dad y ha­cién­do­la su­ya, “des­po­sán­do­se con ella” pa­ra siem­pre.

De he­cho, la «gran ale­gría» anun­cia­da a los pas­to­res es­ta no­che es «pa­ra to­do el pue­blo». En aque­llos pas­to­res, que cier­ta­men­te no eran san­tos, tam­bién es­ta­mos no­so­tros, con nues­tras fla­que­zas y de­bi­li­da­des. Así co­mo los lla­mó a ellos, Dios tam­bién nos lla­ma a no­so­tros, por­que nos ama. Y, en las no­ches de la vi­da, a no­so­tros co­mo a ellos nos di­ce: «No te­máis» (Lc 2, 10). ¡Áni­mo, no hay que per­der la con­fian­za, no hay que per­der la es­pe­ran­za, no hay que pen­sar que amar es tiem­po per­di­do! En es­ta no­che, el amor ven­ció al mie­do, apa­re­ció una nue­va es­pe­ran­za, la luz ama­ble de Dios ven­ció la os­cu­ri­dad de la arro­gan­cia hu­ma­na. ¡Hu­ma­ni­dad, Dios te ama, se hi­zo hom­bre por ti, ya no es­tás so­la! Que­ri­dos her­ma­nos y her­ma­nas: ¿Qué ha­cer an­te es­ta gra­cia? Una so­la co­sa: aco­ger el don. An­tes de ir en bus­ca de Dios, de­jé­mo­nos bus­car por Él, por­que Él nos bus­ca pri­me­ro. No par­ta­mos de nues­tras ca­pa­ci­da­des, sino de su gra­cia, por­que Él es Je­sús, el Sal­va­dor. Pon­ga­mos nues­tra mi­ra­da en el Ni­ño y de­jé­mo­nos en­vol­ver por su ter­nu­ra. Ya no ten­dre­mos más ex­cu­sas pa­ra no de­jar­nos amar por Él: Lo que sa­le mal en la vi­da, lo que no fun­cio­na en la Iglesia, lo que no va bien en el mun­do ya no se­rá una jus­ti­fi­ca­ción. Pa­sa­rá a un se­gun­do plano, por­que fren­te al amor ex­ce­si­vo de Je­sús, que es to­do man­se­dum­bre y cer­ca­nía, no hay ex­cu­sas. La pre­gun­ta que sur­ge en Na­vi­dad es: “¿Me de­jo amar por Dios? ¿Me aban­dono a su amor que vie­ne a sal­var­me?”.

Un re­ga­lo así, tan gran­de, me­re­ce mu­cha gratitud. Aco­ger la gra­cia es sa­ber agra­de­cer. Pe­ro nues­tras vi­das a me­nu­do trans­cu­rren le­jos de la gratitud. Hoy es el día ade­cua­do pa­ra acer­car­se al sa­gra­rio, al be­lén, al pe­se­bre, pa­ra agra­de­cer. Aco­ja­mos el don que es Je­sús, pa­ra lue­go trans­for­mar­nos en don co­mo Je­sús. Con­ver­tir­se en don es dar sen­ti­do a la vi­da y es la me­jor ma­ne­ra de cam­biar el mun­do: cam­bia­mos no­so­tros, cam­bia la Iglesia, cam­bia la his­to­ria cuan­do co­men­za­mos a no que­rer cam­biar a los otros, sino a no­so­tros mis­mos, ha­cien­do de nues­tra vi­da un don. Je­sús nos lo ma­ni­fies­ta es­ta no­che. No cam­bió la his­to­ria cons­tri­ñen­do a al­guien o a fuer­za de pa­la­bras, sino con el don de su vi­da. No es­pe­ró a que fué­ra­mos bue­nos pa­ra amar­nos, sino que se dio a no­so­tros gra­tui­ta­men­te. Tam­po­co no­so­tros po­de­mos es­pe­rar que el pró­ji­mo cam­bie pa­ra ha­cer­le el bien, que la Iglesia sea per­fec­ta pa­ra amar­la, que los de­más nos ten­gan con­si­de­ra­ción pa­ra ser­vir­los. Em­pe­ce­mos no­so­tros. Así es co­mo se aco­ge el don de la gra­cia. Y la san­ti­dad no es sino cus­to­diar es­ta gra­tui­dad. Una her­mo­sa le­yen­da cuen­ta que, cuan­do Je­sús na­ció, los pas­to­res co­rrían ha­cia la gru­ta lle­van­do mu­chos re­ga­los. Ca­da uno lle­va­ba lo que te­nía: unos, el fru­to de su tra­ba­jo, otros, al­go de va­lor. Pe­ro mien­tras to­dos los pas­to­res se es­for­za­ban, con ge­ne­ro­si­dad, en lle­var lo me­jor, ha­bía uno que no te­nía na­da. Era muy po­bre, no te­nía na­da que ofre­cer. Y mien­tras los de­más com­pe­tían en pre­sen­tar sus re­ga­los, él se man­te­nía apar­ta­do, con ver­güen­za. En un de­ter­mi­na­do mo­men­to, san Jo­sé y la Vir­gen se vie­ron en di­fi­cul­tad pa­ra re­ci­bir to­dos los re­ga­los, mu­chos, so­bre to­do Ma­ría, que de­bía te­ner en bra­zos al Ni­ño. En­ton­ces, vien­do a aquel pas­tor con las ma­nos va­cías, le pi­dió que se acer­ca­ra. Y le pu­so a Je­sús en sus ma­nos. El pas­tor, to­mán­do­lo, se dio cuen­ta de que ha­bía re­ci­bi­do lo que no se me­re­cía, que te­nía en­tre sus bra­zos el re­ga­lo más gran­de de la his­to­ria. Se mi­ró las ma­nos, y esas ma­nos que le pa­re­cían siem­pre va­cías se ha­bían con­ver­ti­do en la cu­na de Dios. Se sin­tió ama­do y, su­peran­do la ver­güen­za, co­men­zó a mos­trar a Je­sús a los otros, por­que no po­día só­lo que­dar­se pa­ra él el re­ga­lo de los re­ga­los.

Que­ri­do her­mano, que­ri­da her­ma­na: Si tus ma­nos te pa­re­cen va­cías, si ves tu co­ra­zón po­bre en amor, es­ta no­che es pa­ra ti. Se ha ma­ni­fes­ta­do la gra­cia de Dios pa­ra res­plan­de­cer en tu vi­da. Acó­ge­la y bri­lla­rá en ti la luz de la Na­vi­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.