Un ca­mino de es­pe­ran­za

En el Án­ge­lus del 1 de enero el Pa­pa re­cuer­da que la paz se cons­tru­ye a tra­vés de ges­tos de diá­lo­go, de re­con­ci­lia­ción y de cui­da­do de la crea­ción

La Razón (Madrid) - L Osservatore - - L’OSSERVATOR­E ROMANO -

«Que el año que em­pie­za» sea «un ca­mino de es­pe­ran­za y de paz, no de pa­la­bra, sino a tra­vés de ges­tos co­ti­dia­nos de diá­lo­go, de re­con­ci­lia­ción y de cui­da­do de la crea­ción»: lo de­seó el Pa­pa Fran­cis­co du­ran­te el Án­ge­lus del miér­co­les 1 de enero. El Pon­tí­fi­ce tam­bién hi­zo re­fe­ren­cia a la reac­ción que tu­vo con una per­so­na que la tar­de an­te­rior lo ti­ró brus­ca­men­te del bra­zo fren­te al pe­se­bre de la pla­za San Pe­dro.

Que­ri­dos her­ma­nos y her­ma­nas, ¡bue­nos días! ¡Y fe­liz Año Nue­vo!

Ano­che ter­mi­na­mos el año 2019 agra­de­cien­do a Dios por el don del tiem­po y por to­dos sus be­ne­fi­cios. Hoy co­men­za­mos el año 2020 con la mis­ma ac­ti­tud de gratitud y elo­gio. No se da por sen­ta­do que nues­tro pla­ne­ta ha co­men­za­do una nue­va vuel­ta al­re­de­dor del sol y que los se­res hu­ma­nos se­gui­re­mos vi­vien­do en él. No se da por sen­ta­do, al con­tra­rio, siem­pre es un “mi­la­gro” del que sor­pren­der­se y es­tar agra­de­ci­do.

El pri­mer día del año la li­tur­gia ce­le­bra a la San­ta Ma­dre de Dios, Ma­ría, la Vir­gen de Na­za­ret que dio a luz a Je­sús, el Sal­va­dor. Ese Ni­ño es la ben­di­ción de Dios pa­ra ca­da hom­bre y mu­jer, pa­ra la gran fa­mi­lia hu­ma­na y pa­ra el mun­do en­te­ro. Je­sús no eli­mi­nó el mal del mun­do, sino que lo de­rro­tó en su raíz. Su sal­va­ción no es má­gi­ca, sino que es una sal­va­ción “pa­cien­te”, es de­cir, im­pli­ca la pa­cien­cia del amor, que se ha­ce car­go de la iniqui­dad y le qui­ta el po­der. La pa­cien­cia del amor: el amor nos ha­ce pa­cien­tes. Mu­chas ve­ces per­de­mos la pa­cien­cia; yo tam­bién, y pi­do dis­cul­pas por el mal ejem­plo de ayer [pro­ba­ble­men­te se re­fie­re a la reac­ción a una per­so­na que, en la pla­za, le ti­ró brus­ca­men­te del bra­zo]. Por eso, con­tem­plan­do el Pe­se­bre ve­mos, con los ojos de la fe, el mun­do re­no­va­do, li­be­ra­do del do­mi­nio del mal y pues­to ba­jo el se­ño­río real de Cris­to, el Ni­ño acos­ta­do en el pe­se­bre.

Por eso hoy la Ma­dre de Dios nos ben­di­ce. ¿Y có­mo nos ben­di­ce la Vir­gen? Mos­trán­do­nos al Hi­jo. Lo to­ma en sus bra­zos y nos lo mues­tra, y así nos ben­di­ce. Ben­di­ce a to­da la Iglesia, ben­di­ce al mun­do en­te­ro. Je­sús, co­mo can­ta­ban los ángeles en Be­lén, es la “ale­gría de to­do el pue­blo”, es la gloria de Dios y la paz pa­ra la hu­ma­ni­dad (cf. Lu­cas 2, 14). Por eso el san­to Pa­pa Pa­blo VI qui­so de­di­car el pri­mer día del año a la paz —es la Jor­na­da de la Paz—, a la ora­ción, a la con­cien­cia y a la res­pon­sa­bi­li­dad por la paz. Pa­ra es­te año 2020 el Men­sa­je es así: la paz es un ca­mino de es­pe­ran­za, un ca­mino en el que se avan­za a tra­vés del diá­lo­go, la re­con­ci­lia­ción y la con­ver­sión eco­ló­gi­ca.

Por lo tan­to, fi­je­mos la mi­ra­da en la Ma­dre y en el Hi­jo que nos mues­tra. Al co­mien­zo del año, ¡sea­mos ben­de­ci­dos! De­jé­mo­nos ben­de­cir por la Vir­gen con su Hi­jo. Je­sús es la ben­di­ción pa­ra aque­llos que es­tán opri­mi­dos por el yu­go de la es­cla­vi­tud, la es­cla­vi­tud mo­ral y la es­cla­vi­tud ma­te­rial. Él li­be­ra con amor. A los que han per­di­do la au­to­es­ti­ma por per­ma­ne­cer pri­sio­ne­ros de círcu­los vi­cio­sos, Je­sús les di­ce: el Pa­dre os ama, no os aban­do­na, es­pe­ra con una pa­cien­cia in­que­bran­ta­ble vues­tro re­gre­so (cf. Lu­cas 15, 20). A los que son víc­ti­mas de la in­jus­ti­cia y la ex­plo­ta­ción y no ven la sa­li­da, Je­sús les abre la puer­ta de la fra­ter­ni­dad, don­de pue­den en­con­trar ros­tros, co­ra­zo­nes y ma­nos aco­ge­do­res, don­de pue­den com­par­tir la amar­gu­ra y la de­ses­pe­ra­ción, y re­cu­pe­rar al­go de dig­ni­dad. A los que es­tán gra­ve­men­te en­fer­mos y se sien­ten aban­do­na­dos y des­ani­ma­dos, Je­sús se acer­ca, to­ca con ter­nu­ra las he­ri­das, de­rra­ma el acei­te del con­sue­lo y trans­for­ma la de­bi­li­dad en fuer­za del bien pa­ra desatar los nu­dos más en­re­da­dos. A los que es­tán en­car­ce­la­dos y son ten­ta­dos a en­ce­rrar­se en sí mis­mos, Je­sús les vuel­ve a abrir un ho­ri­zon­te de es­pe­ran­za, em­pe­zan­do por un pe­que­ño ra­yo de luz.

Que­ri­dos her­ma­nos y her­ma­nas, ba­je­mos de los pe­des­ta­les de nues­tro or­gu­llo —to­dos te­ne­mos la tentación del or­gu­llo— y pi­da­mos la ben­di­ción de la San­ta Ma­dre de Dios, la hu­mil­de Ma­dre de Dios. Ella nos mues­tra a Je­sús: sea­mos ben­de­ci­dos, abra­mos nues­tros co­ra­zo­nes a su bon­dad. Así, el año que co­mien­za se­rá un ca­mino de es­pe­ran­za y paz, no con pa­la­bras, sino con ges­tos co­ti­dia­nos de diá­lo­go, re­con­ci­lia­ción y cui­da­do de la crea­ción.

Al fi­na­li­zar la ora­ción ma­ria­na, el Pon­tí­fi­ce sa­lu­dó a los pre­sen­tes, agra­de­ció al pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca ita­lia­na, Ser­gio Mat­ta­re­lla, que le di­ri­gió un pen­sa­mien­to en su men­sa­je de fin de año y elo­gió las ini­cia­ti­vas que se lle­va­ron a ca­bo por la Jor­na­da mun­dial de la paz, en par­ti­cu­lar la or­ga­ni­za­da por la co­mu­ni­dad de Sant’Egi­dio y la mar­cha de la tar­de an­te­rior en Ra­ve­na. Que­ri­dos her­ma­nos y her­ma­nas:

Ato­do­sA­to­dos vo­so­tros, aquí en la Pla­za de San Pe­dro y co­nec­ta­dos a tra­vés de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, os di­ri­jo mis me­jo­res de­seos de paz y de bien en el nue­vo año.

Agra­dez­co al Pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca Ita­lia­na, el ho­no­ra­ble Ser­gio Mat­ta­re­lla, el pen­sa­mien­to que me ha di­ri­gi­do en su Men­sa­je de fin de año, y lo re­nue­vo in­vo­can­do la ben­di­ción de Dios so­bre su al­ta mi­sión.

Sa­lu­do con afec­to a los par­ti­ci­pan­tes del even­to “Paz en to­das las tie­rras”. Es­te even­to es­tá or­ga­ni­za­do por la Co­mu­ni­dad de Sant'Egi­dio en Ro­ma y en mu­chas ciu­da­des del mun­do. Tam­bién tie­nen una es­cue­la pa­ra la paz. ¡Ade­lan­te! Sa­lu­do a los pe­re­gri­nos de Es­ta­dos Uni­dos, Nue­va Ze­lan­da y Es­pa­ña; a los jó­ve­nes ita­lia­nos, al­ba­ne­ses y mal­te­ses jun­to con las Her­ma­nas de la Ca­ri­dad; a los ami­gos y vo­lun­ta­rios de “Fra­ter­na Do­mus”.

Ex­tien­do mi sa­lu­do y mi alien­to a to­das las ini­cia­ti­vas por la paz que las Igle­sias par­ti­cu­la­res, las aso­cia­cio­nes y los mo­vi­mien­tos ecle­sia­les han pro­mo­vi­do en es­ta Jor­na­da de la Paz: en­cuen­tros de ora­ción y de fra­ter­ni­dad acom­pa­ña­dos de solidarida­d con los más po­bres. En par­ti­cu­lar re­cuer­do la mar­cha que tu­vo lu­gar ayer por la tar­de en Ra­ve­na.

Mi pen­sa­mien­to se di­ri­ge tam­bién a los nu­me­ro­sos vo­lun­ta­rios que, en lu­ga­res don­de la paz y la jus­ti­cia es­tán amenazadas, de­ci­den va­lien­te­men­te es­tar pre­sen­tes de ma­ne­ra no vio­len­ta y des­ar­ma­da; así co­mo a los mi­li­ta­res que tra­ba­jan en mi­sio­nes de paz en mu­chas zo­nas de con­flic­to. ¡Mu­chas gra­cias a ellos!

A to­dos, cre­yen­tes y no cre­yen­tes por igual, por­que to­dos so­mos her­ma­nos y her­ma­nas, de­seo que no de­je­mos nun­ca de es­pe­rar un mun­do de paz, que se cons­tru­ya jun­tos día a día. Y por fa­vor no os ol­vi­déis de re­zar por mí. Que ten­gáis un buen al­muer­zo y has­ta pron­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.