Nú­cleo ver­di­ne­gro

La Vanguardia (1ª edición) - - OBITUARIOS - AN­TO­NI MAS VI­LAL­TA (1921-2013) Ex­pre­si­den­te del Jo­ven­tut de Ba­da­lo­na JUAN A. CA­SA­NO­VA

El año que se aca­ba se ha lle­va­do a tres prohom­bres de la his­to­ria del Jo­ven­tut. Tres ex­pre­si­den­tes del club. Pri­me­ro fue Joan Ro­sàs. Po­cos días des­pués, en fe­bre­ro, Fran­cesc Cairó. Y aho­ra, An­to­ni Mas Vi­lal­ta, que fa­lle­ció el do­min­go por la no­che, a los 92 años, en su do­mi­ci­lio de Ba­da­lo­na. Un hom­bre del club cu­ya vi­da no se ex­pli­ca­ría sin la Pen­ya. Ni la de la Pen­ya sin él.

La re­la­ción en­tre uno y otra co­men­zó ha­ce más de ochen­ta años, cuan­do un cha­val de ape­nas 12, alumno de la Es­co­la Ca­ta­la­na, en­tra­ba en la re­cién crea­da (en ho­nor de Char­les Lind­bergh, el pio­ne­ro de la avia­ción) Pen­ya Spi­rit of Ba­da­lo­na, cu­ya ca­mi­se­ta verdinegra de­fen­de­ría. An­to­ni Mas, na­ci­do en Ta­rra­go­na el 25 de sep­tiem­bre de 1921, vol­vió al club en los años cin­cuen­ta, pe­ro ya en la­bo­res di­rec­ti­vas. Fue du­ran­te seis años la mano de­re­cha del pre­si­den­te, An­to­ni Vi­ña­llon­ga, for­man­do un gran equi­po de tra­ba­jo con el ci­ta­do Fran­cesc Cairó, y en 1962 se con­vir­tió en su su­ce­sor.

El club cre­ció mu­chí­si­mo du­ran­te la pre­si­den­cia de Mas, un hom­bre de fir­mes con­vic­cio­nes. Por un la­do, fue el fun­da­dor (1966) de Amics del Jo­ven­tut, una es­pe­cie de Se­na­do ver­di­ne­gro que no só­lo ser­vía co­mo fo­ro se­ma­nal de de­ba­te sino tam­bién, muy a me­nu­do, co­mo vehícu­lo de co­lec­ta de can­ti­da­des fue­ra de pre­su­pues­to pa­ra cu­brir al­gu­na ne­ce­si­dad ines­pe­ra­da del equi­po; por ejem­plo, traer un nue­vo ju­ga­dor ex­tran­je­ro. Por otro, creó (1973) la Es­co­la de Bàs­quet, de ob­via im­por­tan­cia en una en­ti­dad que, co­mo nin­gu­na otra, ha he­cho del cui­da­do de la can­te­ra su signo de iden­ti­dad.

En­tre él y Dani Fer­nán­dez obra­ron el pe­que­ño mi­la­gro de do­tar al Jo­ven­tut de un nue­vo pa­be­llón, el de Au­siàs March, inau­gu­ra­do el 30 de sep­tiem­bre de 1972 –co­mo “un ma­ra­vi­llo­so sue­ño” lo ca­li­fi­có aquel día el pre­si­den­te en una en­tre­vis­ta– con un par­ti­do fren­te al Real Ma­drid, que ha­bría de ser fun­da­men­tal pa­ra el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co y de­por­ti­vo del club en aque­lla épo­ca. Los so­cios, en­tu­sias­ma­dos, pa­ga­ron por ade­lan­ta­do la mi­tad de un abono por diez años.

Mas de­jó la pre­si­den­cia en ju­lio de 1978, in­me­dia­ta­men­te des­pués de que el equi­po que di­ri­gía An­to­nio Se­rra des­de el ban­qui­llo y Mo­ka Slav­nic en la pis­ta con­si­guie­ra el tí­tu­lo de Li­ga, el se­gun­do en la his­to­ria de la Pen­ya. Se ha­bía plan­tea­do mu­chas ve­ces su mar­cha, pe­ro siem­pre le ha­bían con­ven­ci­do

Fun­dó Amics del Jo­ven­tut y la Es­co­la de Bàs­quet e inau­gu­ró el pa­be­llón de Au­siàs March

pa­ra que con­ti­nua­ra. “Pa­ra mi fa­mi­lia ha­bía lle­ga­do a con­ver­tir­me en un ex­tra­ño”, ex­pli­có en­ton­ces. Y sus hi­jas tie­nen aún muy pre­sen­te la ima­gen de su ma­dre, la esposa del pre­si­den­te, que siem­pre de­cía en broma que te­nía “una gran com­pe­ti­do­ra: la Pen­ya”. pre­pa­ran­do bo­ca­di­llos de tor­ti­lla pa­ra to­dos los ju­ga­do­res an­tes de los des­pla­za­mien­tos. Evi­den­te­men­te, eran otros tiem­pos.

Tam­bién sus ne­go­cios que­da­ron a me­nu­do en se­gun­do plano de su de­di­ca­ción, siem­pre re­que­ri­da por el club en tiem­po... y en di­ne­ro. Pri­me­ro tu­vo una fá­bri­ca de pien­so pa­ra va­cas (sus pa­dres ha­bían si­do due­ños de una va­que­ría), des­pués una de le­va­du­ra pa­ra la ela­bo­ra­ción de pan y fi­nal­men­te un ta­ller me­cá­ni­co.

De­jó de ser pre­si­den­te, sí, pe­ro de he­cho Mas só­lo se fue a me­dias de la Pen­ya. Du­ran­te mu­cho tiem­po si­guió vin­cu­la­do al club de su vi­da, ya fue­ra co­mo pre­si­den­te de la co­mi­sión eco­nó­mi­ca o de la pa­tri­mo­nial… y en un mo­men­to da­do tam­bién co­mo ca­be­za vi­si­ble de la opo­si­ción a San­tia­go March. En fe­bre­ro de 1992 el Jo­ven­tut le ofre­ció una ce­na de ho­me­na­je des­pués de ha­ber si­do dis­tin­gui­do por la Ge­ne­ra­li­tat co­mo “for­ja­dor de la his­to­ria de­por­ti­va de Ca­ta­lun­ya” y has­ta ha­ce po­cas se­ma­nas si­guió muy de cer­ca la mar­cha del equi­po ver­di­ne­gro.

An­to­ni Mas de­ja dos hi­jas (Ma­ria Neus y Marta), tres nie­tos y tres biz­nie­tas. Su fa­mi­lia y el mun­do del ba­lon­ces­to le des­pe­di­rán es­ta ma­ña­na, a las 10.30, en el ta­na­to­rio de Can Ru­ti, en Ba­da­lo­na.

AR­CHI­VO CJB

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.