Pan­car­tas con ros­tro pro­pio

Ar­te ur­bano, ac­ti­vis­mo so­cial y fo­to­gra­fía se dan la mano pa­ra reivin­di­car la vie­ja vi­da de ba­rrio del cas­co an­ti­guo

La Vanguardia (1ª edición) - - SUMARIO - LUIS BENVENUTY Bar­ce­lo­na

Gran­des fo­tos de alum­nos, maes­tros y pa­dres de la es­cue­la Baixeras cuel­gan en una pa­red del so­lar de la ca­lle Sots-Ti­nent Na­va­rro, don­de du­ran­te los úl­ti­mos años se han es­ta­do lle­van­do a ca­bo ex­ca­va­cio­nes ar­queo­ló­gi­cas, pa­ra re­cla­mar al Ayun­ta­mien­to un es­pa­cio en el que los ni­ños pue­dan ju­gar.

La úl­ti­ma idea de los pa­dres de los alum­nos de la es­cue­la Baixeras a fin de reivin­di­car una vez más un es­pa­cio pa­ra el es­par­ci­mien­to de los ni­ños del ba­rrio Gò­tic fue lla­mar a JR. Por­que la es­cue­la ne­ce­si­ta un pa­tio en con­di­cio­nes. JR es un mis­te­rio­so ar­tis­ta ur­bano de los su­bur­bios pa­ri­si­nos que, di­ce su le­yen­da, una vez se en­con­tró una cá­ma­ra de fo­tos en el me­tro. En­ton­ces JR co­men­zó a in­mor­ta­li­zar a sus ami­gos, a col­gar sus ins­tan­tá­neas por to­da la ban­lieue, a dig­ni­fi­car a to­dos aque­llos que fue­ron ba­rri­dos ba­jo la al­fom­bra... Y en­tre tan­to, más o me­nos por aque­llas fe­chas, ha­ce más de diez años, pe­ro por es­tas la­ti­tu­des, aquí mis­mo, en el ba­rrio de la Ribera, sin que ni uno ni otro se co­no­cie­ran, el fo­tó­gra­fo Joan To­más tam­bién ba­rrun­ta­ba las po­si­bi­li­da­des de mez­clar ar­te ur­bano, ac­ti­vis­mo so­cial, fo­to­gra­fía... La repu­tación de JR se mul­ti­pli­có cuan­do sus fo­to­gra­fías se con­vir­tie­ron en uno de los es­ce­na­rios de los dis­tur­bios del 2005. Las cá­ma­ras de te­le­vi­sión gra­ba­ban co­ches ar­dien­do y al fon­do del plano po­dían ver­se las ca­ras de... Lue­go JR fo­rró una fa­ve­la con las ca­ras de sus mo­ra­do­res, y de­co­ró el mu­ro de Is­rael con ros­tros de is­rae­líes y pa­les­ti­nos. En­tre tan­to, To­más con­ti­nua­ba colgando por San­ta Ca­te­ri­na, el Gò­tic, la Ribera, las fo­tos de in­mi­gran­tes, de ve­ci­nos de siem­pre, de gen­te que vi­ve allí, de gen­te que quiere con­ti­nuar vi­vien­do allí.

Y aho­ra, des­de ha­ce po­co, ca­ras de alum­nos de la es­cue­la Baixeras, de sus pa­dres y de sus maes­tros, lu­cen en el so­lar de la ca­lle Sots-Ti­nent Na­va­rro, tras la ofi­ci­na de Co­rreos, don­de du­ran­te los úl­ti­mos cua­tro años se es­tu- vie­ron lle­van­do a ca­bo ex­ca­va­cio­nes ar­queo­ló­gi­cas. El Ayun­ta­mien­to di­ce que el so­lar de ma­rras se ur­ba­ni­za­rá el 2016 y que pa­ra de­ci­dir su di­se­ño abri­rá un pro­ce­so par­ti­ci­pa­ti­vo abier­to al ve­cin­da­rio y la gen­te de la es­cue­la Baixeras. Aho­ra gen­te de to­do el mun­do que quiere pro­tes­tar en­vía a JR sus pro­pias fo­tos, las de sus ca­ras, y JR les de­vuel­ve por co­rreo in­men­sas am­plia­cio­nes a con­di­ción de que las cuel­guen en el es­pa­cio pú­bli­co, que las em­pleen en be­ne­fi­cio de la co­mu­ni­dad.

“Yo me pu­se a col­gar fo­tos de ve­ci­nos en el 2004, en la pla­za Sant Pe­re, por las fies­tas del ba­rrio–ex­pli­ca To­más, en el pa­sa­je de la ca­lle Car­ders si­tua­do jun­to a la te­rra­za de la fun­da­ción Mes­cla­dís, en­tre do­ce­nas de son­ri­sas con­ge­la­das, en­tre do­ce­nas de fo­to­gra­fías de ve­ci­nos mi­ran­do aque­llas ins­tan­tá­neas que les hi­zo ha­ce mu­chos años...–. Y vi que la gen­te las vi­si­ta­ba, se fo­to­gra­fia­ba jun­to a ellas, se re­en­con­tra­ba con co­no­ci­dos, se pre­gun­ta­ba qué ha­bía si­do de fu­lano y de... Es­tas fo­tos na­cie­ron co­mo una suer­te de ho­me­na­je a la gen­te de unos lu­ga­res que es­tán cam­bian­do de un mo­do muy pro­fun­do. Me di cuen­ta de que en aque­llas fo­to­gra­fías eran una reivin­di­ca­ción de la vi­da de ba­rrio. Y me di­je que re­pe­ti­ría el pro­yec­to ca­da cin­co años, que po­dría ser un mo­do de re­for­zar la me­mo­ria co­lec­ti­va de es­tas ca­lles. Pe­ro en el 2006 en­tró en vi­gor la ordenanza de ci­vis­mo, y mu­chas fo­to­gra­fías fue­ron muy efí­me­ras, pe­ro pa­ra otras con­se­gui­mos per­mi­sos de los pro­pie­ta­rios y aún aguan­tan”.

Ha­ce diez años, un fran­cés en la ‘ban­lieue’ y un bar­ce­lo­nés en la Ribera se pu­sie­ron a col­gar fo­tos de per­so­nas anó­ni­mas

RO­SER VILALLONGA

Alum­nos, pa­dres y maes­tros de la es­cue­la Baixeras pi­den un lu­gar don­de los ni­ños pue­dan ju­gar

RO­SER VILALLONGA

Joan To­más, fo­to­gra­fia­do en­tre las fo­tos de sus ve­ci­nos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.