Cri­sis y de­sigual­dad

Pe­se a lo que se afir­ma, la de­sigual­dad no se ha in­cre­men­ta­do co­mo con­se­cuen­cia de la úl­ti­ma cri­sis

La Vanguardia (1ª edición) - - ECONOMÍA - Guillem López i Ca­sas­no­vas

Aun­que no es fá­cil afir­mar­lo ca­te­gó­ri­ca­men­te, los eco­no­mis­tas sue­len de­cir que un fuer­te cre­ci­mien­to sue­le lle­var apa­re­ja­da ma­yor de­sigual­dad. Cuan­do se cre­ce mu­cho se cre­ce des­or­de­na­da­men­te y ello ha­ce que au­men­te la distancia en­tre los que más pro­ve­cho sa­can y los que me­nos. Pe­ro, con la cri­sis y el es­tan­ca­mien­to, ¿au­men­ta tam­bién la de­sigual­dad? Es­to es lo que apun­tan ca­te­gó­ri­ca­men­te al­gu­nos eco­no­mis­tas. Sue­na ex­tra­ño. In­ten­te­mos des­ci­frar­lo. Pun­to uno. Lo que pa­sa en de­sigual­da­des en ren­ta, mo­ne­ta­ria, dis­po­ni­ble, del ho­gar, tie­ne una par­te exó­ge­na (del mer­ca­do) y una en­dó­ge­na (las po­lí­ti­cas pú­bli­cas): los im­pues­tos res­tan; las trans­fe­ren­cias mo­ne­ta­rias su­man, siem­pre a unos más que a otros; y las pres­ta­cio­nes en es­pe­cie (uti­li­za­ción de los ser­vi­cios) de­pen­de de su uso. Pun­to dos. De los im­pues­tos po­de­mos adi­vi­nar su pro­gre­si­vi­dad re­la­ti­va (mal si gra­va­mos la ren­ta del tra­ba­jo más que el ca­pi­tal, re­gre­si­vi­dad de im­pues­tos so­bre el con­su­mo...); de las trans­fe­ren­cias más o me­nos sa­be­mos cuá­les son más pro po­bres que pro ri­cos, se­gún se orien­ten a los des­ti­na­ta­rios más ne­ce­si­ta­dos, sean con­tri­bu­ti­vas o uni­ver­sa­les. Pe­ro las pres­ta­cio­nes en es­pe­cie (sa­ni­dad, edu­ca­ción, ser­vi­cios so­cia­les) se­rán más o me­nos re­dis­tri­bu­ti­vas se­gún sea la uti­li­za­ción que de ellos ha­gan los dis­tin­tos gru­pos de ren­ta. De mo­do que si en una cri­sis eco­nó­mi­ca, de aus­te­ri­dad en el gas­to, los ri­cos au­men­tan el pa­go de cuo­tas a ase­gu­ra­do­ras sa­ni­ta­rias, uni­ver­si­da­des y co­le­gios pri­va­dos, la de­sigual­dad se re­du­ce. Si la cri­sis lle­va apa­re­ja­da que gru­pos de ren­ta me­dia ba­ja au­men­ten sus pó­li­zas com­ple­men­ta­rias para com­pen­sar las de­fi­cien­cias del Es­ta­do de bie­nes­tar, la igual­dad au­men­ta tam­bién. Se les impu­ta me­nos gas­to en aque­llos ser­vi­cios y su distancia res­pec­to de los ri­cos dis­mi­nu­ye. Es al­go que se ve em­pí­ri­ca­men­te al fi­nal; no se pue­de pre­juz­gar. Pun­to tres. La de­sigual­dad, por tan­to, tal co­mo se mi­de co­mún­men­te con ín­di­ces de Gi­ni, es un con­cep­to re­la­ti­vo que no dis­tin­gue mo­vi­mien­tos de acer­ca­mien­to y/o ale­ja­mien­to, por lo que al­gu­nos au­to­res pre­fie­ren un in­di­ca­dor de po­bre­za. Con la glo­ba­li­za­ción, la de­sigual­dad ha au­men­ta­do, pe­ro hay me­nos po­bres. Cier­to. O des­de una vi­sión más global: la de­sigual­dad en­tre paí­ses ha dis­mi­nui­do, pe­ro den­tro de al­gu­nos paí­ses ha au­men­ta­do. Tam­bién cier­to.

No­te­mos por úl­ti­mo la pa­ra­do­ja de que in­clu­so con una re­duc­ción de fon­dos pú­bli­cos, la aus­te­ri­dad pue­de me­jo­rar la equi­dad del sis­te­ma de pro­tec­ción so­cial. Es el ca­so al pa­re­cer de Es­pa­ña cuan­do al­gu­nos au­to­res (De Agos­ti­ni P, Pau­lus A, Sut­her­land H, Tas­se­va I. 2014) re­ve­lan que en los re­cor­tes del 2008-2013, los cam­bios en la po­lí­ti­ca so­cial pro­te­gie­ron fuer­te­men­te a las pen­sio­nes, y con la subida de al­gu­nos im­pues­tos, ge­ne­ra­ron un im­pac­to re­dis­tri­bu­ti­vo pro­gre­si­vo, de ma­yor equi­dad global pe­se a las re­duc­cio­nes de par­ti­das del gas­to so­cial.

Con­tra­ria­men­te a lo que se afir­ma, la de­sigual­dad, pe­se o gra­cias a la cri­sis (!), no es hoy ma­yor que en los años no­ven­ta; ni tam­po­co pe­se a la cri­sis en­tre 2010 y 2014 (da­tos del INE), ni tam­po­co sus in­di­ca­do­res de sa­lud (López-Val­cár­cel BG, Bar­ber P. 2016).

¿Quie­re ello de­cir que no nos ha de preo­cu­par la de­sigual­dad? No. Pe­ro sí que un mal ar­gu­men­to en la uti­li­za­ción de los da­tos pue­de arrui­nar una bue­na cau­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.