Cospedal po­drá se­guir en la se­cre­ta­ría ge­ne­ral del PP por 25 vo­tos

La di­ri­gen­te po­pu­lar ad­mi­te que el par­ti­do tar­dó en reac­cio­nar con­tra la co­rrup­ción

La Vanguardia (1ª edición) - - PORTADA - CAR­MEN DEL RIE­GO IÑA­KI ELLAKURÍA Ma­drid

El PP abrió ayer su con­gre­so con un dis­cur­so de su se­cre­ta­ria ge­ne­ral, Ma­ría Do­lo­res de Cospedal, en el que ad­mi­tió falta de reac­ción an­te los ca­sos de co­rrup­ción. Cospedal po­drá re­pe­tir en el car­go tras una elec­ción que se sal­vó por só­lo 25 vo­tos de di­fe­ren­cia.

Si Ma­riano Rajoy no lo tie­ne decidido aún, co­sa que ya nadie se cree, Ma­ría Do­lo­res de Cospedal ayer se lo pu­so un po­co más di­fí­cil pa­ra pres­cin­dir de sus ser­vi­cios co­mo se­cre­ta­ria ge­ne­ral, cuan­do en la jor­na­da de hoy anun­cie su nue­vo equi­po. Lo hi­zo con un dis­cur­so balance de es­tos cin­co años que pu­so en pie a los más de 3.000 com­pro­mi­sa­rios que asis­ten al 18 con­gre­so del PP. Cospedal ha­bló de “las ho­ras di­fí­ci­les” y de “los mo­men­tos en los que tu­vi­mos que apre­tar los dien­tes y sa­car fuer­za de fla­que­za pa­ra se­guir ade­lan­te” en los años de ma­yor du­re­za de la cri­sis eco­nó­mi­ca y tam­bién por unos ca­sos de co­rrup­ción que, ad­mi­tió, les ha he­cho da­ño.

Ho­ras di­fí­ci­les y mo­men­tos amar­gos, “más que los mo­men­tos de sa­tis­fac­ción”, en cin­co años mar­ca­dos por la cri­sis y las me­di­das que el Gobierno tu­vo que adop­tar, mien­tras el PP, sub­ra­yó, “asu­mía­mos el des­gas­te de de­fen­der en so­li­ta­rio las me­di­das más im­po­pu­la­res y du­ras”. Pero el PP estuvo a la al­tu­ra, sos­tu­vo Cospedal, a pe­sar de que “mu­chas veces vol­vi­mos con la ca­ra par­ti­da”. Más aún: “Han que­ri­do no­quear­nos y no nos han con­se­gui­do ga­nar en el ring”. “Han in­ten­ta­do agrie­tar­nos, frac­tu­rar­nos, pero no lo con­se­gui­do”.

Pa­ra su­pe­rar esa de­li­ca­da co­yun­tu­ra y el ner­vio­sis­mo que se creó tras los ma­los re­sul­ta­dos de las eu­ro­peas del 2014, pa­ra Cospedal la uni­dad in­ter­na fue vi­tal. “La uni­dad, la cohe­sión, la so­li­da­ri­dad in­ter­na que nos di­fe­ren­cia de los de­más par­ti­dos”, di­jo sin re­fe­rir­se a nin­guno, aun­que en un de­ter­mi­na­do mo­men­to ha­bló del “Pim­pi­ne­lla de Vis­ta­le­gre”, don­de Po­de­mos ce­le­bra­rá ma­ña­na su con­gre­so.

Cospedal con­tra­pu­so ve­la­da­men­te la si­tua­ción in­ter­na en el PP con la del par­ti­do morado: “La uni­dad nos con­vier­te en un par­ti­do úni­co en España, y la te­ne­mos que cui­dar”.

Uni­dad y un li­de­raz­go cla­ro, el de Ma­riano Rajoy, in­dis­cu­ti­do e in­dis­cu­ti­ble. Un li­de­raz­go que, se­gún Cospedal, “se ha ga­na­do” con su ac­tua­ción fir­me en es­tos cin­co años . “Me­re­ció la pe­na y tú te­nías ra­zón”, di­jo con cier­ta emo­ción Cospedal di­ri­gien­do­se al pre­si­den­te, de quien des­ta­có que a la ho­ra de tomar esas de­ci­sio­nes fue “ra­bio­sa­men­te in­de­pen­dien­te”.

Es­ta ac­tua­ción, pa­ra Cospedal, re­for­zó al PP: “Ha­bre­mos he­cho co­sas mal; nos ha­bre­mos equi­vo­ca­do a veces, pero si so­mos lo que so­mos es por­que he­mos he­cho es­te par­ti­do des­de el co­ra­zón”. En­tre las co­sas mal he­chas, ha­bló de la co­rrup­ción el mis­mo día en el que se co­no­ció la pri­me­ra sen­ten­cia so­bre la Gür­tel: “Co­no­ci­mos es­cán­da­los de co­rrup­ción que nos afec­ta­ron de lleno, y en al­gún ca­so tar­da­mos en reac­cio­nar”, re­co­no­ció sin re­fe­rir­se a nin­gún ca­so con­cre­to. Pero jus­ti­fi­có esa tar­dan­za en que les pa­re­cía im­po­si­ble que esos su­ce­sos se pu­die­ran pro­du­cir en el PP: “No fui­mos lo ági­les que de­man­da­ba la sociedad”, pero por fin “re­co­no­ci­mos los erro­res, pe­di­mos per­dón, hi­ci­mos pro­pó­si­to de enmienda y apro­ba­mos la ma­yor ba­te­ría de me­di­das an­ti­co­rrup­ción de la de­mo­cra­cia”.

Cospedal, ade­más, qui­so re­cor­dar a to­dos los miem­bros de la jun­ta di­rec­ti­va fa­lle­ci­dos es­te año, con una men­ción es­pe­cial a Ri­ta Bar­be­rá, que fue se­cun­da­da por un ce­rra­do aplau­so. Pos­te­rior­men­te se pa­só a la dis­cu­sión de las en­mien­das. El ple­na­rio del PP re­cha­zó, no sin de­ba­te, la acu­mu­la­ción de car­gos. Una pe­ti­ción que fue aplau­di­da por un am­plio sec­tor. Fue re­cha­za­da por só­lo 25 vo­tos: 328 fren­te a 303. Tam­bién fue­ron re­cha­za­das las en­mien­das vi­vas so­bre las primarias, y se apro­bó que la re­fe­ren­cia al hu­ma­nis­mo cris­tiano fi­gu­re en el ar­ti­cu­la­do del tex­to y no só­lo en el preám­bu­lo. Tam­bién se apro­bó la transac­cio­nal que no fi­ja una li­mi­ta­ción de man­da­tos, sino que pro­po­ne ir abor­dán­do­lo de for­ma gra­dual.

Cospedal podría se­guir sien­do se­cre­ta­ria al re­cha­zar el con­gre­so por só­lo 25 vo­tos la li­mi­ta­ción de car­gos

DA­NI DUCH

Ja­vier Ma­ro­to, Ma­ría Do­lo­res de Cospedal y Ma­riano Rajoy, ayer en el ini­cio del con­gre­so del PP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.