Ciu­tat Ve­lla po­ne freno a los ac­tos, fe­rias y fes­ti­va­les en sus ca­lles

La me­di­da quie­re fa­vo­re­cer que los ve­ci­nos del dis­tri­to re­cu­pe­ren la vía pú­bli­ca

La Vanguardia (1ª edición) - - PORTADA - RA­MON SUÑÉ Bar­ce­lo­na

A lo lar­go de un año, las ca­lles y pla­zas de Ciu­tat Ve­lla son el es­ce­na­rio de más de un mi­llar de ac­tos que con­lle­van la ocu­pa­ción de sus vías. Or­ga­ni­za­do­res de fes­ti­va­les, pro­mo­to­res de fe­rias, en­ti­da­des ciu­da­da­nas..., todo el mun­do quie­re mos­trar­se en el es­pa­cio pú­bli­co de un dis­tri­to que tie­ne en su enor­me den­si­dad hu­ma­na su pre­mio y, a la vez, su cas­ti­go. Todo pa­sa en Ciu­tat Ve­lla y todo lo que pa­sa en Ciu­tat Ve­lla tie­ne más im­pac­to. Por esa ra­zón, las au­to­ri­da­des, des­de ha­ce tiem­po, se im­po­nen la ne­ce­si­dad de es­ta­ble­cer unos mí­ni­mos criterios que ri­jan la ce­le­bra­ción de ac­tos en la vía pú­bli­ca. Es­te es el mo­ti­vo por el que el Ayun­ta­mien­to de Bar­ce­lo­na es­tá a pun­to de apro­bar –lo ha­rá en el con­se­jo de dis­tri­to de co­mien­zos de mar­zo– una me­di­da de gobierno que mo­di­fi­ca­rá los criterios pa­ra la con­ce­sión de per­mi­sos pa­ra es­tas ac­ti­vi­da­des. Se tra­ta, bá­si­ca­men­te, de cen­tri­fu­gar a otros pun­tos de la ciu­dad un buen número de ce­le­bra­cio­nes que con­tri­bu­yen a sa­tu­rar más las tu­rís­ti­cas y co­mer­cia­les ca­lles de Ciu­tat Ve­lla y, por otra par­te, de fa­ci­li­tar el uso co­mu­ni­ta­rio por par­te de los ve­ci­nos de los cua­tro ba­rrios de es­te te­rri­to­rio –437 hec­tá­reas en las que vi­ven unas 100.000 per­so­nas– del es­pa­cio pú­bli­co más dispu­tado de la ciu­dad.

La me­di­da de gobierno fue pre­sen­ta­da el pa­sa­do mar­tes en la co­mi­sión con­sul­ti­va de Vía Pú­bli­ca de Ciu­tat Ve­lla y for­ma par­te de una se­rie de iniciativas que el dis­tri­to pien­sa po­ner en mar­cha en los pró­xi­mos me­ses pa­ra tra­tar de

re­cu­pe­rar pa­ra los ve­ci­nos un te­rri­to­rio del que a me­nu­do se sien­ten ex­pul­sa­dos.

La re­vi­sión se plan­tea en cin­co ob­je­ti­vos ge­ne­ra­les que se irán des­ple­gan­do después en me­di­das con­cre­tas: ra­cio­na­li­zar las múl­ti­ples ac­ti­vi­da­des que se lle­van a ca­bo en las ca­lles y pla­zas de Ciu­tat Ve­lla; pro­te­ger el es­pa­cio pú­bli­co de la sa­tu­ra­ción que pro­vo­ca la can­ti­dad de ac­tos que en él se celebran; pro­mo­ver las ac­ti­vi­da­des de las en­ti­da­des ve­ci­na­les y de co­mer­cian­tes de los ba­rrios de es­te dis­tri­to; es­ta­ble­cer unos criterios cla­ros y trans­pa­ren­tes pa­ra la con­ce­sión de per­mi­sos, y pu­bli­car­los en la web del dis­tri­to pa­ra ga­ran­ti­zar el co­no­ci­mien­to de las nue­vas re­glas del jue­go y dar­le la di­fu­sión ade­cua­da.

La con­ce­jal Ga­la Pin ex­pli­ca que el pri­mer objetivo de la mo­di­fi­ca­ción de criterios en la con­ce­sión de au­to­ri­za­cio­nes pa­ra la ce­le­bra­ción de ac­tos en el es­pa­cio pú­bli­co es el de “fo­men­tar el uso co­mu­ni­ta­rio y vecinal del mis­mo”. En cier­to mo­do se tra­ta de fa­ci­li­tar que los re­si­den­tes en una de­ter­mi­na­da zo­na de la Barceloneta, el Gòtic, el Ra­val y el ba­rrio de Sant Pere, San­ta Ca­te­ri­na y la Ri­be­ra pue­dan res­ca­tar la vie­ja cos­tum­bre, el es­pí­ri­tu de pue­blo, de plan­tar sus si­llas y me­sas en la ca­lle pa­ra dis­fru­tar de una co­mi­da y la co­rres­pon­dien­te con­ver­sa­ción al ai­re li­bre. Con esa in­ten­ción, la fu­tu­ra re­gu­la­ción pre­vé la au­to­ri­za­ción pa­ra or­ga­ni­zar al­muer­zos y ce­nas po­pu­la­res siem­pre que

SA­TU­RA­CIÓN A lo lar­go de un año, el te­rri­to­rio cen­tral de Bar­ce­lo­na aco­ge más de un mi­llar de ac­ti­vi­da­des PRO­XI­MI­DAD En las nue­vas fe­rias de co­mer­cio, al me­nos el 60% de la ofer­ta ten­drá que ser del ba­rrio

com­ple­men­ten las ac­ti­vi­da­des prin­ci­pa­les mon­ta­das por al­gu­na en­ti­dad del ba­rrio. Has­ta aho­ra, es­ta po­si­bi­li­dad es­tá res­trin­gi­da a los ac­tos de fies­ta ma­yor. Tam­bién en es­te apar­ta­do del fo­men­to de la con­vi­ven­cia vecinal ha­brá no­ve­da­des en las fies­tas ma­yo­res, en las que se po­drá am­pliar el horario, aun­que li­mi­ta­do a un so­lo día y a un so­lo ac­to del pro­gra­ma fes­ti­vo.

Aun­que la me­di­da de gobierno tie­ne, en su glo­ba­li­dad, un ca­rác­ter más bien res­tric­ti­vo, da fa­ci­li­da­des pa­ra que el co­mer­cio de pro­xi­mi­dad pue­da plan­tar su ofer­ta en la ca­lle, es­pe­cial­men­te los fi­nes de se­ma­na. Las tien­das de los ba­rrios ve­rán in­cre­men­ta­do el número de jor­na­das co­mer­cia­les en la vía pú­bli­ca. Ga­la Pin ex­pli­ca que en la ac­tua­li­dad no se con­ce­den nue­vos per­mi­sos pa­ra po­der desa­rro­llar es­tas ac­ti­vi­da­des de fo­men­to del co­mer­cio, lo que im­pi­de que al­gu­nos ejes co­mo el del Ra­val pue­dan sa­car sus pro­duc­tos a la ca­lle con la asi­dui­dad que que­rrían. En las nue­vas mues­tras de co­mer­cio en la ca­lle un mí­ni­mo del 60% de la ofer­ta ten­drá que ser de tien­das del ba­rrio y se per­mi­ti­rá un 30%de fue­ra y un 10% que pro­mue­va el con­su­mo res­pon­sa­ble. Tam­bién se per­mi­ti­rá la mú­si­ca en di­rec­to si el dis­tri­to lo con­si­de­ra opor­tuno y siem­pre que ayu­de a di­na­mi­zar es­pa­cios con po­ca ac­ti­vi­dad y con un co­mer­cio po­co con­so­li­da­do.

¿Có­mo com­pen­sar es­te po­si­ble in­cre­men­to del número de ac­ti­vi­da­des que com­por­ta­rán las ma­yo­vi­mien­to res fa­ci­li­da­des pa­ran los ve­ci­nos y co­mer­cian­tes del ba­rrio? La res­pues­ta es­tá en la mo­di­fi­ca­ción de los criterios pa­ra la ce­le­bra­ción de fe­rias. Ga­la Pin apun­ta que se tra­ta de po­ner or­den, de dis­tri­buir me­jor la ocu­pa­ción del es­pa­cio pú­bli­co y de ir tras­la­dan­do ac­ti­vi­da­des a otros dis­tri­tos de la ciu­dad.

De he­cho, en los úl­ti­mos tiem­pos ya se es­tá pro­du­cien­do un mo- de pie­zas den­tro del propio dis­tri­to. Mu­chas fe­rias son lle­va­das a la pe­ri­fe­ria de Ciu­tat Ve­lla, so­bre todo a Arc de Triomf, don­de la ac­ti­vi­dad ha cre­ci­do de for­ma ex­po­nen­cial.

Hay un ti­po de en­ti­da­des, las de ca­rác­ter re­li­gio­so, que tam­bién en­con­tra­rán más fa­ci­li­da­des pa­ra desa­rro­llar unas ac­ti­vi­da­des en la vía pú­bli­ca que has­ta aho­ra que­da­ban muy li­mi­ta­das. La fór­mu­la ele­gi­da es la de que es­tos ac­tos ten­gan la con­si­de­ra­ción de culturales en lu­gar de religiosos.

La re­gu­la­ción que pron­to apro­ba­rá Ciu­tat Ve­lla no es la úni­ca de es­te ti­po que se es­tá de­ba­tien­do en los des­pa­chos mu­ni­ci­pa­les. Se­gún fuen­tes del Ayun­ta­mien­to, tam­bién el dis­tri­to del Ei­xam­ple, que en cier­tas zo­nas pa­de­ce igual­men­te una sa­tu­ra­ción de su es­pa­cio pú­bli­co, es­tá ul­ti­man­do una mo­di­fi­ca­ción de los criterios de con­ce­sión de per­mi­sos pa­ra la ce­le­bra­ción de ac­ti­vi­da­des en la ca­lle.

El dis­tri­to del Ei­xam­ple tam­bién pre­pa­ra nue­vos criterios de ocu­pa­ción del es­pa­cio pú­bli­co

DA­VID AIROB/AR­CHI­VO

Mercat de Mer­cats, una de las ac­ti­vi­da­des en la ave­ni­da Ca­te­dral

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.