Trump bus­ca ven­gan­za

El pre­si­den­te pro­me­te ac­tuar rá­pi­do con­tra el terror tras la de­rro­ta judicial

La Vanguardia (1ª edición) - - INTERNACIONAL - FRAN­CESC PEIRÓN Nue­va York. Co­rres­pon­sal

Per­de­dor. Es­te es un de los des­ca­li­fi­ca­ti­vos pre­fe­ri­dos en el ex­plo­si­vo lé­xi­co de Do­nald Trump.

Acos­tum­bra­do a de­cir eso de “es­tás des­pe­di­do”, a ha­cer y des­ha­cer a sus an­chas en su im­pe­rio in­mo­bi­lia­rio, el pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos no pu­do di­si­mu­lar ayer la hu­mi­lla­ción que sen­tía por el va­ra­pa­lo judicial. Ni si­quie­ra tres se­ma­nas en el car­go.

No pu­do ocul­tar su en­fa­do con la una­ni­mi­dad de los tres jue­ces del Tri­bu­nal de Ape­la­ción del 9.º Dis­tri­to, con se­de en San Fran­cis­co y a los que in­ti­mi­dó con sus in­sul­tos y des­pre­cios, que han ra­ti­fi­ca­do la sus­pen­sión del ve­to a la en­tra­da de ciu­da­da­nos de sie­te paí­ses ma­yo­ri­ta­ria­men­te de po­bla­ción mu­sul­ma­na. No han vis­to la exis­ten­cia de prue­bas que con­fir­men el terror in­mi­nen­te.

En su com­pa­re­cen­cia jun­to al pri­mer mi­nis­tro ja­po­nés, Shin­zo Abe, Trump re­cu­rrió al tre­men­dis­mo del mie­do, sin prue­ba al­gu­na, pa­ra in­sis­tir en la lu­cha en los tri­bu­na­les, aun­que sin ofre­cer con­cre­cio­nes, y con me­di­das adi­cio­na­les de con­trol en la en­tra­da a Es­ta­dos Uni­dos. “Va­mos a ha­cer al­go muy rá­pi­do pa­ra im­po­ner me­di­das adi­cio­na­les de se­gu­ri­dad pa­ra nues­tro país, lo ve­réis la pró­xi­ma se­ma­na”, re­pli­có en una rue­da de pren­sa en que só­lo acep­tó dos pre­gun­tas de pe­rio­dis­tas lo­ca­les, am­bos de me­dios ami­gos co­mo el ta­bloi­de The

New York Post y el ca­nal Fox. Sus palabras con­fir­ma­ron que ha­brá re­van­cha. Bus­ca ven­gan­za. En­tre las po­si­bi­li­da­des se in­clu­yen re­vi­sar la ac­tual or­den, que cuen­ta con otros fren­tes abier­tos en di­fe­por ren­tes juz­ga­dos, o ela­bo­rar una nue­va y, a su vez, dis­po­ner de re­cur­sos pa­ra rea­li­zar un exa­men a los via­je­ros más en pro­fun­di­dad. “To­das las op­cio­nes es­tán so­bre la me­sa”, afir­ma­ron fuen­tes de la Ca­sa Blan­ca. To­das me­nos dar el bra­zo a tor­cer en su po­pu­lis­mo.

“Ade­más –aña­dió Trump con su tono desafian­te– con­ti­nua­re­mos el pro­ce­so en los juz­ga­dos y no ten­go duda al­gu­na de que ga­na­re­mos es­te ca­so par­ti­cu­lar”.

Tampoco aquí que­da cla­ro cuál es la ru­ta a se­guir. Fuen­tes de la Ca­sa Blan­ca opi­nan que acu­dir la vía de emer­gen­cia al Tri­bu­nal Su­pre­mo podría sig­ni­fi­car lle­gar de­ma­sia­do pron­to, an­tes de que sea ele­gi­do Neil Gor­such co­mo no­veno ma­gis­tra­do. Si hu­bie­ra em­pa­te, co­mo es­ta­ble­ce la di­vi­sión exis­ten­te, eso iría a favor de de­jar el ve­to sin apli­ca­ción. Todo apun­ta a que re­cu­rri­rán en el mis­mo Dis­tri­to 9.º, pero al com­ple­to, con to­dos sus in­te­gran­tes.

La de­rro­ta que le han ases­ta­do los tres ma­gis­tra­dos va mu­cho más allá. En só­lo tres se­ma­nas en la Ca­sa Blan­ca, Trump ha mos­tra­do una con­duc­ta co­mo si to­da­vía es­tu­vie­ra en sus ofi­ci­nas de la to­rre de la Quin­ta Ave­ni­da de Man­hat­tan. Se ha per­mi­ti­do ha­blar de mul­ti­tu­des sin pa­ran­gón en el día de su to­ma de po­se­sión, o de un frau­de electoral ma­si­vo, con­tra­di­cien­do cual­quier evi­den­cia y con la im­pu­ni­dad del que se con­si­de­ra in­ape­la­ble.

“3-0”. Esa es­pe­cie de mar­ca­dor de­por­ti­vo, en alu­sión a los tres jue­ces, apa­re­ció en un tuit de su ri­val, Hi­llary Clin­ton, y de in­me­dia­to se hi­zo vi­ral. La go­lea­da mar­ca los lí­mi­tes a su po­der. El ve­to a su or­den an­ti­in­mi­gra­ción le ilus­tra so­bre el equi­li­brio en­tre las tres ra­mas de la Ad­mi­nis­tra­ción. La re­so­lu­ción de 29 fo­lios, que ava­la la in­ter­ven­ción del juez Ja­mes Ro­bart, se­ña­la

que “el sis­te­ma judicial fe­de­ral man­tie­ne la au­to­ri­dad de de­tec­tar peligros cons­ti­tu­cio­na­les en una ac­ción eje­cu­ti­va”.

La de­ci­sión re­co­no­ce al pre­si­den­te la po­tes­tad de re­gu­lar la in­mi­gra­ción y la se­gu­ri­dad na­cio­nal. Sin em­bar­go, los jue­ces pre­ci­san que el Gobierno man­tie­ne in­co­rrec­ta­men­te en su di­rec­ti­va del 27 de enero el con­cep­to de que “las cues­tio­nes de se­gu­ri­dad na­cio­nal no son re­vi­sa­bles in­clu­so cuan­do es­tas ac­cio­nes con­tra­vie­nen po­ten­cial­men­te de­re­chos y pro­tec­cio­nes”. La or­den, ejem­plo de im­pro­vi­sa­ción pa­ra con­ten­tar a los ra­di­ca­les que le apo­ya­ron du­ran­te la cam­pa­ña, se ela­bo­ró ba­jo la ins­pi­ra­ción del ase­sor ul­tra­de­re­chis­ta y na­cio­na­lis­ta blan­co Ste­ve Ban­non.

En la re­so­lu­ción del tri­bu­nal se des­ta­ca que no ha ha­bi­do aten­ta­dos co­me­ti­dos por ciu­da­da­nos de esos sie­te paí­ses (Irán, Irak, Si­ria, Ye­men, Li­bia, Su­dán y So­ma­lia). “Nos ve­re­mos en los tri­bu­na­les. La se­gu­ri­dad de nues­tro país es­tá en jue­go”, re­pli­có Trump de in­me­dia­to, la no­che del jue­ves. Más tar­de tam­bién ha­bló de “de­ci­sión po­lí­ti­ca”.

Ayer aña­dió el ca­li­fi­ca­ti­vo de “ver­gon­zo­so” en uno de sus tuits. Alu­día, en su favor, a un ar­tícu­lo de una re­vis­ta ju­rí­di­ca,

Law­fa­re, don­de se sub­ra­ya la ca­pa­ci­dad del pre­si­den­te de prohi­bir o res­trin­gir la en­tra­da de ex­tran­je­ros si van a da­ñar los in­tere­ses de Es­ta­dos Uni­dos.

La ci­ta per­mi­tió ob­ser­var una vez más la ca­pa­ci­dad ma­ni­pu­la­do­ra de Trump. El au­tor del redactado, Ben­ja­min Wit­tes, col­gó un men­sa­je de ré­pli­ca en el que pe­día leer el pá­rra­fo si­guien­te al se­lec­cio­na­do por el pre­si­den­te pa­ra com­pren­der su dis­tor­sión. En ese aná­li­sis, Wit­tes sos­tie­ne que el tri­bu­nal de ape­la­ción re­sol­vió co­rrec­ta­men­te. “No hay ra­zón pa­ra su­mer­gir al país en la con­fu­sión”, es­cri­bió.

Al la­do de Shin­zo Abe, Trump no tu­vo re­pa­ro en pin­tar el país al bor­de del pá­ni­co.

BREN­DAN SMIALOWSKI / AFP

El pre­si­den­te Trump es­cu­cha la tra­duc­ción de las palabras del pri­mer mi­nis­tro ja­po­nés, Shin­zo Abe, du­ran­te su rue­da de pren­sa con­jun­ta

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.