La pri­me­ra ‘bad hom­bre’

Gua­da­lu­pe Gar­cía de Ra­yos abre la lis­ta de in­mi­gran­tes me­xi­ca­nos ex­pul­sa­dos por Trump

La Vanguardia (1ª edición) - - INTERNACIONAL - Nue­va York. Co­rres­pon­sal FRAN­CESC PEIRÓN

Los bad hom­bres son una mujer. Esa ex­pre­sión, la que el pre­si­den­te Do­nald Trump acu­ñó pa­ra des­cri­bir a los cri­mi­na­les me­xi­ca­nos que ha­llan co­bi­jo en Es­ta­dos Uni­dos, se lla­ma Gua­da­lu­pe Gar­cía de Ra­yos.

Es­ta mujer de 35 años, que en­tró ile­gal des­de Gua­na­jua­to cum­pli­dos los 14, y que tie­ne dos hi­jos na­ci­dos en EE.UU., se ha con­ver­ti­do en el ros­tro de la nue­va po­lí­ti­ca an­ti­in­mi­gra­ción de Trump. Ase­gu­ran que es la pri­me­ra de­por­ta­da, en una lis­ta que se es­pe­ra muy lar­ga. Hay on­ce mi­llo­nes de in­do­cu­men­ta­dos.

Fue­ra de la ofi­ci­na de in­mi­gra­ción (ICE) de Phoe­nix (Ari­zo­na), su ma­ri­do y sus dos des­cen­dien­tes ofre­cie­ron una rue­da de pren­sa en la que arre­me­tie­ron con­tra el pre­si­den­te. “Te rom­pe el co­ra­zón. Nadie de­be­ría pa­sar por el su­fri­mien­to de ver co­mo una madre es arran­ca­da de su fa­mi­lia”, afir­mó su hi­ja, Jac­que­li­ne Ra­yos Gar­cía, de 14 años. En­tre lá­gri­mas des­cri­bió el do­lor de ver­la me­ti­da en la fur­go­ne­ta, de ha­cer la ma­le­ta con sus ro­pas y otras per­te­nen­cias pa­ra lle­vár­se­la a No­ga­les, al otro la­do.

“Mi her­ma­na necesita a mi madre”, pro­cla­mó Ángel, de 16. “Los agen­tes de in­mi­gra­ción di­cen que ella es un pe­li­gro, pero mi mujer no lo es”, ter­ció el ma­ri­do.

Su úni­co de­li­to con­sis­tió en fal­si­fi­car el número de la se­gu­ri­dad so­cial pa­ra con­se­guir un tra­ba­jo en un par­que acuá­ti­co de Me­sa, un su­bur­bio de Phoe­nix. Ahí em­pe­zó su cal­va­rio. Ese fue el es­ce­na­rio en el 2008 de una re­da­da po­li­cial en bus­ca de in­mi­gran­tes que ha­bían en­tra­do por la puer­ta fal­sa. Se pa­só tres me­ses en un pre­si­dio por la ini­cia­ti­va del she­riff Ar­paio, tris­te­men­te cé­le­bre por su per­se­cu­ción a los his­pa­nos, con o sin do­cu­men­tos. Y lue­go otros tan­tos me­ses en un cen­tro de de­ten­ción de in­mi­gran­tes.

“Es­ta­ba en se­gun­do gra­do cuan­do la de­tu­vie­ron –evo­có Ángel– y nun­ca lo he po­di­do ol­vi­dar. Ca­da no­che he vi­vi­do con el mie­do de que se lle­va­ran a mi madre”.

Gua­da­lu­pe se de­cla­ró cul­pa­ble en el 2009 y en el 2013 la arres­ta­ron pa­ra co­mu­ni­car­le una or­den pa­ra su ex­pul­sión. Pero se la de­jó se­guir vi­vien­do con su fa­mi­lia. El Eje­cu­ti­vo de Oba­ma hi­zo la vis­ta gor­da. El ex­pre­si­den­te, al que se lle­gó a ca­li­fi­car de “de­por­ta­dor en je­fe” al echar a más de 2,5 mi­llo­nes de in­do­cu­men­ta­dos, pre­fi­rió cen­trar sus re­cur­sos en la de­por­ta­ción de pe­li­gro­sos de­lin­cuen­tes y no en una per­so­na que ha­bía lle­ga­do al país sien­do niña y que man­te­nía una vi­da nor­mal.

Es­te pa­sa­do miér­co­les acu­dió a la ofi­ci­na del ICE, a la vi­si­ta anual que de­bía ha­cer. No fal­tó, a pe­sar de que le acon­se­ja­ron es­con­der­se a la vis­ta del cam­bio en el po­der. Ella de­ci­dió cum­plir lo que le to­ca­ba. “Ten­go fe en Dios”, re­pli­có.

Al ver que no sa­lía, se or­ga­ni­zó una ma­ni­fes­ta­ción es­pon­tá­nea, que aca­bó con sie­te arres­ta­dos. Los gru­pos que apo­yan a Trump de­fen­die­ron su ex­pul­sión, por­que exis­tía una or­den pre­via y por­que qui­ta pues­tos de tra­ba­jo.

El Gobierno de Mé­xi­co ad­vir­tió a sus ciu­da­da­nos en EE.UU. que “to­men pre­cau­cio­nes”.

La no­che del jue­ves, la fa­mi­lia se re­en­con­tró en No­ga­les. “No qui­se es­con­der­me. Ten­go dos hi­jos y voy a lu­char por ellos”, sos­tu­vo Gua­da­lu­pe.

Mé­xi­co avi­sa a sus ciu­da­da­nos que vi­ven en Es­ta­dos Uni­dos de que “to­men pre­cau­cio­nes”

ROB SCHU­MA­CHER / AP

Gua­da­lu­pe Gar­cía de Ra­yos, en el fur­gón po­li­cial que se la lle­vó de­te­ni­da de la ofi­ci­na de in­mi­gra­ción de Phoe­nix (Ari­zo­na) el miér­co­les

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.