El pre­si­den­te res­pal­da a Con­way pe­se a ha­ber vio­la­do su có­di­go éti­co

La Vanguardia (1ª edición) - - INTERNACIONAL - WAS­HING­TON Re­dac­ción y agen­cias

Kell­yan­ne Con­way, ase­so­ra de la Ca­sa Blan­ca, no pa­ra de me­ter la pa­ta, pero si­gue con­tan­do con la ple­na con­fian­za del pre­si­den­te Do­nald Trump. Pri­me­ro se in­ven­tó una “ma­sa­cre” inexis­ten­te en Bow­ling Green (Ken­tucky) y aho­ra pu­bli­ci­ta la lí­nea de ro­pa de Ivanka Trump después de que los gran­des al­ma­ce­nes Nords­trom de­ci­die­ran re­ti­rar­la por su caí­da de ven­tas. Sus de­cla­ra­cio­nes a la Fox –“Es un lí­nea de ro­pa ma­ra­vi­llo­sa. Yo ten­go al­gu­nas pren­das. Le voy a ha­cer pu­bli­ci­dad gra­tui­ta. Sal­gan y com­pren ro­pa de Ivanka”– han pro­vo­ca­do un alud de crí­ti­cas de le­gis­la­do­res, tan­to de­mó­cra­tas co­mo re­pu­bli­ca­nos. El por­ta­voz de la Ca­sa Blan­ca, Sean Spi­cer, se li­mi­tó a in­for­mar a los pe­rio­dis­tas de que la ase­so­ra ha­bía si­do lla­ma­da al or­den.

Na­da de es­to ha bas­ta­do pa­ra una re­pro­ba­ción del pre­si­den­te, que la ha res­pal­da­do en pú­bli­co y en pri­va­do. Se­gún in­for­man fuen­tes de la Ca­sa Blan­ca a la CNN, Con­way pi­dió per­dón al pre­si­den­te en una reunión, an­te lo que él le di­jo que la apo­ya­ba “com­ple­ta­men­te” y que “odia­ba” la ex­pre­sión “lla­mar al or­den” que ha­bía uti­li­za­do Spi­cer. “El pre­si­den­te me apo­ya, y mi­llo­nes de es­ta­dou­ni­den­ses le apo­yan a él y a su agen­da”, tui­teó la afec­ta­da. Se­gún pu­bli­can al­gu­nos me­dios, el pre­si­den­te es­tá de­cep­cio­na­do con el tra­ba­jo del por­ta­voz, so­bre todo después de ser pa­ro­dia­do por Me­lis­sa McCarthy en Sa­tur­day Night Li­ve, y ya le es­tá bus­can­do sus­ti­tu­to.

Los co­men­ta­rios de Con­way con­tra­di­cen una ley fe­de­ral que prohí­be que los em­plea­dos pú­bli­cos ha­gan pu­bli­ci­dad de “cual­quier pro­duc­to, ser­vi­cio o em­pre­sa, o a favor de las ga­nan­cias de ami­gos, fa­mi­lia­res o per­so­nas con quien el em­plea­do es­tá re­la­cio­na­do fue­ra del Gobierno”. Trump tam­bién ha res­pal­da­do la lí­nea de ro­pa de su hi­ja, pero el pre­si­den­te y el vi­ce­pre­si­den­te no es­tán su­je­tos a las re­gu­la­cio­nes éti­cas de los em­plea­dos fe­de­ra­les.

El asun­to ha lle­ga­do has­ta al pre­si­den­te del Co­mi­té de Su­per­vi­sión y Re­for­ma Gu­ber­na­men­tal de la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes, el re­pu­bli­cano Ja­son Chaf­fetz, quien ha di­cho que la ase­so­ra “se pa­só de la ra­ya” y que la pro­mo­ción de la mar­ca de Ivanka es “inacep­ta­ble”. Chaf­fetz y Eli­jah Cum­mings, el le­gis­la­dor de­mó­cra­ta de ma­yor ran­go en el co­mi­té, en­via­ron una car­ta con­jun­ta al di­rec­tor de la Ofi­ci­na de Éti­ca Gu­ber­na­men­tal en la que pi­den ac­cio­nes dis­ci­pli­na­rias con­tra Con­way por el “con­flic­to de in­tere­ses in­he­ren­te” pa­ra Trump.

Ivanka Trump ha per­ma­ne­ci­do en si­len­cio du­ran­te una tor­men­ta que ha obli­ga­do a las prin­ci­pa­les ca­de­nas a repensar su re­la­ción con su lí­nea pa­ra mujer. Ca­de­nas de gran­des al­ma­ce­nes co­mo TJMaxx o Mars­halls en­via­ron una car­ta a sus em­plea­dos pi­dien­do que re­ti­ra­sen to­dos los car­te­les de pu­bli­ci­dad de Ivanka Trump y mez­cla­sen sus ar­tícu­los en­tre las zo­nas mul­ti­mar­ca de las tien­das. Las ac­cio­nes de Nords­trom ba­ja­ron le­ve­men­te (-1%) en Wall Street con la re­pri­men­da de Trump, pero pron­to se re­cu­pe­ra­ron has­ta cre­cer un 4%. A Trump ya no le obe­de­ce ni la bol­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.