Los de­te­ni­dos en el sur de Francia pre­pa­ra­ban un aten­ta­do in­mi­nen­te

Un jo­ven de 20 años, po­si­ble ka­mi­ka­ze, y una mu­cha­cha de 16, su pro­me­ti­da

La Vanguardia (1ª edición) - - INTERNACIONAL - RA­FAEL POCH Ni­za. Co­rres­pon­sal

Tres hom­bres de 20, 26 y 33 años y una mu­cha­cha de 16 fue­ron de­te­ni­dos ayer en un ope­ra­ti­vo an­ti­te­rro­ris­ta en los al­re­de­do­res de las ciu­da­des de Mont­pe­llier y Sè­te, en el sud­es­te de Francia, sos­pe­cho­sos de pre­pa­rar lo que el mi­nis­tro del In­te­rior fran­cés, Bruno Le Roux, des­cri­bió co­mo “un aten­ta­do in­mi­nen­te”.

El más jo­ven de los hom­bres de­te­ni­dos, del que se co­no­ce su nom­bre de pi­la, Thomas, podría ha­ber si­do el pro­yec­ta­do ka­mi­ka­ze. Los in­ves­ti­ga­do­res tra­ba­jan so­bre la hi­pó­te­sis de que la mu­cha­cha de 16 años, de nom­bre Sa­ra, de­bía ca­sar­se con Thomas an­tes del ata­que y huir a con­ti­nua­ción a Si­ria o Iraq. Sa­ra ha­bía pres­ta­do ju­ra­men­to an­te el Es­ta­do Is­lá­mi­co re­cien­te­men­te.

Las de­ten­cio­nes de ayer se produjeron al fi­lo de las 10 de la ma­ña­na en las lo­ca­li­da­des de Mar­sei­llan, Cla­piers y Mont­pe­llier. La pri­me­ra es un arra­bal de Sè­te, la se­gun­da que­da a diez kilómetros de Mont­pe­llier. En el do­mi­ci­lio de Thomas se en­con­tra­ron 71 gra­mos del ex­plo­si­vo TATP, com­po­nen­tes pa­ra ob­te­ner más (agua oxi­ge­na­da y ace­to­na), así co­mo je­rin­gas, guan­tes de pro­tec­ción e ins­truc­cio­nes pa­ra la fa­bri­ca­ción, se­ña­ló una fuen­te judicial. Los cua­tro se co­mu­ni­ca­ban vía la red en­crip­ta­da Te­le­gram. El ope­ra­ti­vo se ace­le­ró el jue­ves al com­pro­bar­se las com­pras de los com­po­nen­tes del TATP.

Fuen­tes ju­di­cia­les aven­tu­ra­ron ayer tar­de que el objetivo del aten­ta­do po­día ser un es­ce­na­rio tu­rís­ti­co de Pa­rís. El pri­mer mi­nis­tro, Ber­nard Ca­ze­neu­ve, no qui­so es­pe­cu­lar so­bre es­te ex­tre­mo. El vier­nes de la se­ma­na pa­sa­da, 3 de fe­bre­ro, el egip­cio Ab­da­llah El Ha­mahmy, in­ten­tó acu­chi­llar a una pa­tru­lla de sol­da­dos en los ac­ce­sos al Ca­rrou­sel du Lou­vre, el con­cu­rri­do cen­tro co­mer­cial que hay ba­jo el mu­seo del Lou­vre. Era la pri­me­ra vez que un lu­gar tu­rís­ti­co era es­ce­na­rio de una in­ten­to­na en Pa­rís, al­go que en Ni­za se re­cuer­da per­fec­ta­men­te por el aten­ta­do con­tra la aglo­me­ra­ción del 14 de ju­lio en el pa­seo de los In­gle­ses.

Ni­za ce­le­bra hoy la 133.ª edi­ción de su po­pu­lar car­na­val, la ci­ta in­ver­nal más im­por­tan­te de la Cos­ta Azul. El im­pac­to de aquel aten­ta­do con un ca­mión atro­pe­llan­do a la mul­ti­tud, que de­jó 86 muer­tos y más de 300 he­ri­dos, si­gue bien fres­co en las me­mo­rias.

Ayer se re­ti­ra­ron las pie­zas más pe­ren­nes del im­pro­vi­sa­do me­mo­rial ciu­da­dano (es­cri­tos, fo­tos, ve­las, poe­mas, osi­tos de pe­lu­che), em­pla­za­do en el quiosco de mú­si­ca de los jar­di­nes de Al­ber­to I, jun­to al pa­seo de los In­gle­ses. Las pie­zas se han tras­la­da­do pro­vi­sio­nal­men­te a un al­ma­cén de la cer­ca­na lo­ca­li­dad de Saint-Lau­rent-du-Var, don­de se han guar­da­do en 150 cofres, co­mo se hi­zo en Pa­rís, un mo­vi­mien­to que “ha sus­ci­ta­do mu­cha nos­tal­gia y tris­te­za”, ex­pli­ca Emi­lie Pe­tit­jean, pre­si­den­ta de la aso­cia­ción de víc­ti­mas que per­dió a su hi­jo de diez años en el aten­ta­do.

Las fuer­tes me­di­das de se­gu­ri­dad y la psi­co­sis de aten­ta­do han des­lu­ci­do el car­na­val. Hay un 40% me­nos de re­ser­vas tu­rís­ti­cas en com­pa­ra­ción a años an­te­rio­res y so­bre todo se ha de­mo­li­do mu­cha es­pon­ta­nei­dad.

El car­na­val de la ciu­dad se ce­le­bra­ba con gran ani­ma­ción de for­ma muy des­cen­tra­li­za­da en los ba­rrios. Aho­ra se ha aco­ta­do un pe­rí­me­tro de se­gu­ri­dad, al­re­de­dor de la pla­za Mas­se­na, por el que tran­si­ta­rán las ca­rro­zas. La en­tra­da en la zo­na se ha­rá tras pa­sar un fuerte con­trol con re­gis­tros y ca­cheos. Se han pu­bli­ca­do sie­te pá­gi­nas de ins­truc­cio­nes en­tre las que des­ta­ca la ad­ver­ten­cia de que no se per­mi­ti­rán aque­llos “dis­fra­ces que se pres­ten a con­fu­sión”. So­lo po­drán des­fi­lar dis­fra­za­das en la zo­na las per­so­nas que pre­via­men­te se ha­yan re­gis­tra­do en lí­nea.

La se­gu­ri­dad des­vir­túa la 133.ª edi­ción del po­pu­lar car­na­val de Ni­za, ma­yor even­to in­ver­nal

ERIC GAI­LLARD / REU­TERS

El me­mo­rial po­pu­lar por las víc­ti­mas del aten­ta­do de Ni­za del pa­sa­do 14 de ju­lio em­pe­zó a ser des­man­te­la­do ayer

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.