Ni desobe­dien­cia, ni pre­va­ri­ca­ción

La Vanguardia (1ª edición) - - POLÍTICA - Jau­me Alon­so-Cue­vi­llas J. ALON­SO-CUE­VI­LLAS, ca­te­drá­ti­co de De­re­cho Pro­ce­sal de la UB

Tras una in­ten­sa se­ma­na de jui­cio, el ca­so 9-N ha que­da­do vis­to pa­ra sen­ten­cia. En oca­sio­nes ha pa­re­ci­do que lo que se juz­ga­ba era la ade­cua­ción a la le­ga­li­dad del pro­ce­so par­ti­ci­pa­ti­vo, pero con­vie­ne re­cor­dar que lo que ver­da­de­ra­men­te se juz­ga­ba era si los acu­sa­dos Mas, Or­te­ga y Ri­gau han co­me­ti­do al­gún he­cho sus­cep­ti­ble de ser ti­pi­fi­ca­do co­mo de­li­to de desobe­dien­cia o pre­va­ri­ca­ción.

Una con­de­na re­quie­re así, pri­me­ro, pro­bar la efec­ti­va co­mi­sión de con­cre­tos he­chos y, se­gun­do, que di­chos he­chos pro­ba­dos pue­dan ser ca­li­fi­ca­dos co­mo de­lic­ti­vos. De la prue­ba prac­ti­ca­da du­ran­te las se­sio­nes del jui­cio oral –úni­ca vá­li­da pa­ra fun­da­men­tar una even­tual con­de­na pe­nal–, parece di­fí­cil po­der con­cluir que exis­ta prue­ba de car­go su­fi­cien­te pa­ra te­ner por pro­ba­da al­gu­na ac­tua­ción do­lo­sa­men­te desobe­dien­te pos­te­rior a la providencia del Cons­ti­tu­cio­nal de 4 de no­viem­bre. Cier­to es que con­for­man tam­bién la prue­ba (for­mal­men­te) prac­ti­ca­da los cen­te­na­res de fo­lios do­cu­men­ta­les cu­ya ex­pre­sa lec­tu­ra dis­pen­sa­ron ex­pre­sa­men­te las par­tes y cons­ta, eso sí, que mu­chas ac­tua­cio­nes pro­mo­vi­das an­tes de la sus­pen­sión con­ti­nua­ron su cur­so, pero no cons­ta inequí­vo­ca­men­te que los acu­sa­dos las im­pul­sa­ran con pos­te­rio­ri­dad.

Pero, aun cuan­do se tu­vie­ra por pro­ba­do al­gún ac­to de im­pul­so pos­te­rior o in­clu­so si lo que se pre­ten­de re­pro­bar es que los pre­pa­ra­ti­vos no se hu­bie­ran trun­ca­do con pos­te­rio­ri­dad a la sus­pen­sión, de­be­ría­mos po­der ca­li­fi­car ta­les he­chos no co­mo una sim­ple desobe­dien­cia en sen­ti­do co­lo­quial, sino co­mo cons­ti­tu­ti­va del de­li­to de desobe­dien­cia del ar­tícu­lo 410 del Có­di­go Pe­nal. Y, pa­ra ello, se re­quie­re la exis­ten­cia de “un man­da­to ex­pre­so, con­cre­to y ter­mi­nan­te de ha­cer o no ha­cer una es­pe­cí­fi­ca con­duc­ta”. Pues bien, el in­for­me de la Jun­ta de Fis­ca­les de Ca­ta­lun­ya de 17 de no­viem­bre del 2014 era con­tun­den­te en afir­mar “la au­sen­cia de or­den con­cre­ta, pre­ci­sa y de­ter­mi­na­da”, así co­mo la “falta de un des­ti­na­ta­rio con­cre­to”, “no ha­bién­do­se di­ri­gi­do re­que­ri­mien­to al­guno a per­so­na con­cre­ta o de­ter­mi­na­da por par­te del Tri­bu­nal emi­sor de la re­so­lu­ción”. Se en­tien­den así las ener­gías de­di­ca­das por la Fis­ca­lía pa­ra que di­cho in­for­me –ini­cial­men­te acep­ta­do por el ma­gis­tra­do ins­truc­tor, pero pos­te­rior­men­te apar­ta­do por re­cur­so de aque­lla– no que­da­ra for­mal­men­te in­cor­po­ra­do a la cau­sa. Y es que aun cuan­do se­pa­mos que la Fis­ca­lía se ri­ge por el prin­ci­pio de je­rar­quía y que, por en­de, con in­de­pen­den­cia del cri­te­rio par­ti­cu­lar de sus con­cre­tos in­te­gran­tes, el fis­cal del jui­cio de­be man­te­ner el cri­te­rio or­de­na­do por la su­pe­rio­ri­dad, re­sul­ta cuan­do me­nos ex­tra­ño que se pi­da con­de­na cuan­do an­tes se ha con­clui­do que “las ob­je­cio­nes que aca­ba­mos de po­ner de ma­ni­fies­to di­fi­cul­tan so­bre­ma­ne­ra la via­bi­li­dad de una even­tual ac­ción pe­nal a ejer­ci­tar con­tra el pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat y miem­bros de su Con­se­jo de Gobierno” (en­tre­co­mi­lla­dos tex­tua­les del in­for­me de la Fis­ca­lía).

Res­pec­to de la pre­va­ri­ca­ción –que, re­cor­de­mos, es el de­li­to con pe­na más gra­ve– no es ya que fal­te prue­ba, es que falta in­clu­so la con­cre­ción de las su­pues­tas re­so­lu­cio­nes in­jus­tas dic­ta­das u omi­ti­das a sa­bien­das. Y, en todo ca­so, só­lo se­rían in­jus­tas si son el me­dio pa­ra des­obe­de­cer. Si no hay desobe­dien­cia, tampoco pre­va­ri­ca­ción.

Ve­re­mos cuál se­rá la sen­ten­cia. Pero, sea la que sea, se­gu­ro que no con­tri­bu­ye a re­ba­jar la ten­sión que el propio pro­ce­so judicial ha in­cre­men­ta­do. Y, sea la que sea, la ya es­ca­sa con­fian­za en el sis­te­ma judicial que­da­rá aún más mal­tre­cha. Un jui­cio in­ne­ce­sa­rio y per­ju­di­cial.

Ve­re­mos cuál se­rá la sen­ten­cia; pero, sea la que sea, se­gu­ro que no con­tri­bu­ye a re­ba­jar la ten­sión

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.