Le­yes que eran ob­so­le­tas

La Vanguardia (1ª edición) - - POLÍTICA -

“Es­te es el in­for­me más emo­ti­vo y más tris­te de mi vi­da”, em­pe­zó su ale­ga­to Jor­di Pi­na, el abo­ga­do de Ire­ne Ri­gau, quien ex­pu­so que en es­te jui­cio no de­be te­ner­se en cuen­ta el ac­tual mar­co le­gal, sino en el del 2014. En es­te sen­ti­do, se­ña­ló que en el 2015 se produjeron mo­di­fi­ca­cio­nes sig­ni­fi­ca­ti­vas, en el sen­ti­do de do­tar de ca­rác­ter eje­cu­ti­vo a las re­so­lu­cio­nes del Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal. Has­ta entonces, pa­ra ello, ha­bía que acu­dir a los tri­bu­na­les or­di­na­rios. Es­tos cam­bios in­di­can que, en el 9-N, exis­tía un va­cío le­gal que aho­ra se ha cu­bier­to. Ahon­dan­do en es­te ar­gu­men­to, des­cri­bió que en el 2013 y el 2014 hu­bo una gran po­lé­mi­ca por­que el entonces pre­si­den­te del TC, Fran­cis­co Pérez de los Cobos, pa­ga­ba cuo­tas al PP, y se des­es­ti­mó tomar me­di­das por­que entonces se con­si­de­ró que el Cons­ti­tu­cio­nal no for­ma­ba par­te del Po­der Judicial. Por su par­te, su clien­te, Ire­ne Ri­gau, en su úl­ti­ma pa­la­bra, ase­gu­ró que ja­más pre­sio­nó a los di­rec­to­res de ins­ti­tu­to e hi­zo én­fa­sis en que no ha­bía co­me­ti­do nin­gún de­li­to. En es­te sen­ti­do, Pi­na aña­dió que po­día exis­tir la exi­men­te de no ac­tuar pa­ra no pro­du­cir un mal ma­yor, que se­ría la sus­pen­sión del pro­ce­so. Y ade­más cri­ti­có los he­chos que se le impu­tan por par­te de la Fis­ca­lía: “¿Có­mo se cons­tru­ye coope­ra­dor ne­ce­sa­rio en un de­li­to de pre­va­ri­ca­ción por omi­sión? Si me lo hu­bie­ran pre­gun­ta­do en la ca­rre­ra de De­re­cho, aho­ra yo se­ría elec­tri­cis­ta”.

“A mí no me de­pu­ró el fran­quis­mo y me pue­de in­ha­bi­li­tar la de­mo­cra­cia”

Ire­ne Ri­gau

JOR­DI PI­NA ABO­GA­DO DE IRE­NE RI­GAU

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.