So­bre los es­cu­dos pro­tec­to­res

La Vanguardia (1ª edición) - - POLÍTICA - En­ric Ju­lia­na

A prin­ci­pios de enero, un torpe­do fue avis­ta­do en las aguas te­rri­to­ria­les de Ma­drid. Un pro­yec­til Black Shark, que fi­gu­ra en los mo­der­nos ca­tá­lo­gos de ar­ma­men­to co­mo uno de los torpe­dos más mor­tí­fe­ros. Diá­me­tro de 53 cen­tí­me­tros, so­nar avan­za­do y oji­va al­ta­men­te ex­plo­si­va. El Black Shark ma­dri­le­ño trans­por­ta­ba un in­for­me de la uni­dad po­li­cial de in­ves­ti­ga­ción de de­li­tos eco­nó­mi­cos y fi­nan­cie­ros que in­vo­lu­cra al em­pre­sa­rio Ig­na­cio Ló­pez del Hie­rro, ma­ri­do de Ma­ría Do­lo­res de Cospedal, en los ne­go­cios opa­cos atri­bui­dos a la fa­mi­lia de Jor­di Pu­jol. Una oji­va muy ex­plo­si­va, sí se­ñor, pues­to que es­tas úl­ti­mas se­ma­nas se ha avi­va­do en Ma­drid la hi­pó­te­sis de que los Pu­jol dis­po­nen de in­for­ma­ción muy com­pro­me­te­do­ra, a mo­do de es­cu­do pro­tec­tor.

El in­quie­tan­te Black Shark iba di­ri­gi­do a la lí­nea de flo­ta­ción de la se­cre­ta­ria ge­ne­ral del Par­ti­do Po­pu­lar, re­cién nom­bra­da mi­nis­tra de De­fen­sa. La con­ti­nui­dad de Cospedal en la se­cre­ta­ría ge­ne­ral es­ta­ba en aque­llos mo­men­tos en en­tre­di­cho, por una dis­cu­ti­ble acu­mu­la­ción de car­gos. El torpe­do lle­va­ba su­fi­cien­te car­ga pa­ra tum­bar a la dama de To­le­do. En el mo­men­to de la de­fla­gra­ción, otro pro­yec­til, es­ta vez un F21, de cor­te más clá­si­co, ap­to pa­ra todo ti­po de sub­ma­ri­nos, im­pac­tó en el Mi­nis­te­rio de De­fen­sa. Su oji­va trans­por­ta­ba un in­for­me acu­sa­to­rio del Con­se­jo de Es­ta­do so­bre el ac­ci­den­te del avión Yak-42, que en el 2003 cos­tó la vi­da a 62 mi­li­ta­res es­pa­ño­les en Tur­quía.

Una ex­plo­sión ta­pó a la otra y al ca­bo de unas ho­ras to­da España es­ta­ba dis­cu­tien­do so­bre si el exministro de De­fen­sa Fe­de­ri­co Tri­llo de­bía de se­guir una mi­nu­to más en su pues­to de em­ba­ja­dor en Lon­dres. Cospedal ma­ne­jó la si­tua­ción con ver­da­de­ra maes­tría. Re­ci­bió a los fa­mi­lia­res de las víc­ti­mas y les pi­dió per­dón en nom­bre del Gobierno. Tri­llo aban­do­nó la em­ba­ja­da ca­biz­ba­jo y al ca­bo de una se­ma­na ya nadie en Ma­drid ha­bla­ba de la in­mi­nen­te de sus­ti­tu­ción de la se­cre­ta­ria ge­ne­ral del Par­ti­do Po­pu­lar.

Fres­ca co­mo una ro­sa, Cospedal inau­gu­ró ayer el 18.º con­gre­so de su par­ti­do, ho­ras después de co­no­cer­se la pri­me­ra sen­ten­cia con­de­na­to­ria por el ca­so Gür­tel. Tre­ce años de pri­sión pa­ra los tres prin­ci­pa­les acu­sa­dos y nue­ve años pa­ra una ex­con­se­je­ra de la Ge­ne­ra­li­tat va­len­cia­na. En fe­bre­ro del 2016, esa sen­ten­cia ha­bría po­di­do hun­dir a Ma­riano Rajoy. Do­ce me­ses después, un po­ten­te es­cu­do parece pro­te­ger a la fuer­za gu­ber­na­men­tal. El Par­ti­do Al­fa lo re­sis­te todo. Su con­gre­so se­rá una bal­sa de acei­te. El pro­ble­ma lo tie­nen aho­ra los jó­ve­nes par­ti­sa­nos de Po­de­mos.

Un cam­po mag­né­ti­co parece pro­te­ger al PP de los pro­yec­ti­les que pue­den per­fo­rar­le. Po­de­mos, por el con­tra­rio, es­tá sien­do víc­ti­ma de los mag­ne­tis­mos que ellos mis­mos han ge­ne­ra­do. Van a ce­le­brar una asam­blea muy de­mo­crá­ti­ca, en la que 450.000 per­so­nas tie­nen de­re­cho de vo­to por vía te­le­má­ti­ca, por el so­lo he­cho de es­tar ins­cri­tas, sin pa­gar cuo­ta. Un tri­bu­nal ciu­da­dano for­ma­do por casi me­dio mi­llón de per­so­nas de­ci­de. He ahí un gran ali­cien­te pa­ra el es­pec­tácu­lo me­diá­ti­co. Pues­to que se des­co­no­cen las pau­tas de com­por­ta­mien­to de ese co­le­gio electoral, las cam­pa­ñas de Pa­blo Igle­sias e Íñi­go Erre­jón han si­do muy tea­tra­les. Co­rro­si­va­men­te tea­tra­les después de ha­ber­se ro­to la uni­dad del gru­po di­ri­gen­te ha­ce más de un año.

El PP pro­cla­ma a los cua­tro vien­tos: ¡re­sis­tir es ven­cer! Y sus co­ra­zas re­pe­len torpe­dos. Los in­cau­tos par­ti­sa­nos de Po­de­mos han ro­to el es­cu­do que les pro­te­gía: la fra­ter­ni­dad. Ahí es­tá la cla­ve na­rra­ti­va.

Los con­gre­sos del PP y Po­de­mos, ca­ra y cruz de la ca­pa­ci­dad de re­sis­ten­cia en los ac­tua­les tiem­pos

DA­NI DUCH

Es­tan­que de la Ca­ja Má­gi­ca de Ma­drid, se­de del con­gre­so del PP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.