Po­de­mos arran­ca un con­gre­so de al­to vol­ta­je mar­ca­do por el te­mor al cis­ma

Igle­sias y Erre­jón se dispu­tarán el li­de­raz­go con los an­ti­ca­pi­ta­lis­tas co­mo árbitro

La Vanguardia (1ª edición) - - POLÍTICA - Ma­drid

Po­de­mos afron­ta des­de hoy su se­gun­da Asam­blea Ciu­da­da­na Es­ta­tal en la ma­dri­le­ña pla­za de to­ros de Vis­ta­le­gre con el co­me­ti­do de una re­fun­da­ción y en un am­bien­te car­ga­do de elec­tri­ci­dad y fu­nes­tos au­gu­rios. La pug­na re­gis­tró ayer de nue­vo otra subida de vol­tios por el tono y los tér­mi­nos de los dos con­ten­dien­tes prin­ci­pa­les, el ac­tual se­cre­ta­rio ge­ne­ral, Pa­blo Igle­sias, y su otro­ra mano de­re­cha, el se­cre­ta­rio po­lí­ti­co, Íñi­go Erre­jón. Co­mo ter­ce­ros en discordia y, en al­gu­na me­di­da, ár­bi­tros de la con­tien­da, el co­lec­ti­vo an­ti­ca­pi­ta­lis­ta li­de­ra­do por Mi­guel Ur­bán, al que la in­ten­si­dad del en­cono en­tre las otras dos co­rrien­tes han re­ga­la­do el pa­pel de la sen­sa­tez y la mi­sión de po­ner paz y con­cor­dia cuan­do la cam­pa­na pon­ga el do­min­go fin al com­ba­te.

Lo que se di­ri­me, en todo ca­so, es el li­de­raz­go en la or­ga­ni­za­ción pa­ra los pró­xi­mos tres años, to­da vez que, aun­que no pe­li­gre su elec­ción co­mo can­di­da­to a la se­cre­ta­ría ge­ne­ral, Pa­blo Igle­sias ha anun­cia­do por ac­ti­va y por pa­si­va que si su pro­yec­to po­lí­ti­co no es el ma­yo­ri­ta­rio, no so­lo de­ja­ría la se­cre­ta­ría ge­ne­ral sino tam­bién su es­ca­ño en el par­la­men­to, que pon­dría a dis­po­si­ción de la or­ga­ni­za­ción. Es­te ór­da­go ele­va el al­can­ce del desafío lan­za­do a su con­ten­dien­te, Íñi­go Erre­jón, quien ayer mos­tra­ba un ros­tro de inusual gra­ve­dad en sus apa­ri­cio­nes an­te los me­dios, en las que va­lo­ra­ba co­mo re­mo­ta la po­si­bi­li­dad de que el con­gre­so con­duz­ca al pa­so atrás del líder de Po­de­mos.

La grie­ta que ha ido abrién­do­se en la fa­mi­lia po­de­mis­ta en los úl­ti­mos me­ses, no obs­tan­te, ha al­can­za­do ta­les di­men­sio­nes que mu­chos sim­pa­ti­zan­tes y alia­dos de la for­ma­ción mo­ra­da han de­cli­na­do asis­tir al que pue­de ser un du­rí­si­mo tran­ce pa­ra el jo­ven par­ti­do, de cu­yo desen­la­ce pue­de de­pen­der su su­per­vi­ven­cia co­mo for­ma­ción. El con­tras­te con la vi­bra­ción épi­ca de ha­ce 18 me­ses, cuan­do se ce­le­bró el pri­mer Vis­ta­le­gre –en el que el gru­po di­ri­gen­te, en el que es­ta­ban los hoy ri­va­les, co­pó todo el po­der– se ha­cía evi­den­te en los ros­tros de los pro­pios or­ga­ni­za­do­res. Por­que no só­lo es­tán en jue­go dos li­de­raz­gos y dos es­ti­los po­lí­ti­cos –ca­ri­ca­tu­ri­za­dos co­mo los agi­ta­do­res fren­tea los tec­nó­cra­tas–, sino dos co­rrien­tes que plan­tean en­fo­ques di­ver­gen­tes de la legislatura, lo que con­fie­re a es­te con­gre­so re­so­nan­cia en todo el es­ce­na­rio po­lí­ti­co. Pero la ebu­lli­ción al­can­za­da ha des­pla­za­do la pregunta prin­ci­pal, que ya no es quién ga­na­rá, sino si aún ca­be zur­cir el des­ga­rro que re­co­rre Po­de­mos.

La ges­tión de los re­sul­ta­dos, pa­ra la que es pre­vi­si­ble que el nue­vo con­se­jo ciu­da­dano es­ta­tal se to­me

La ten­sión ha he­cho que la duda que pla­nea so­bre Vis­ta­le­gre no es quién ga­na­rá, sino si se evi­ta­rá la rup­tu­ra

al me­nos una se­ma­na an­tes de nom­brar una eje­cu­ti­va, se­rá el prin­ci­pal desafío de los equi­pos de Igle­sias, Erre­jón y Ur­bán, una vez ex­pre­sa­da la vo­lun­tad de las ba­ses.

La vo­ta­ción, cu­yo re­sul­ta­do se­rá pú­bli­co ma­ña­na, se pre­sen­ta en tér­mi­nos ta­les que un sim­pa­ti­zan­te ca­li­fi­ca­ba el con­gre­so co­mo “el AliFo­re­man de la nue­va iz­quier­da” (en alu­sión al com­ba­te de bo­xeo más fa­mo­so de to­dos los tiem­pos, celebrado en Kin­sa­sa en oc­tu­bre de 1974) . No se sa­be quién ga­na­rá, ni si ha­brá KO o victoria a los pun­tos, pero es muy pro­ba­ble que en la gra­da se oi­ga aquel fa­mo­so cán­ti­co: “¡Alí bu­ma­ye!”

KAI FOERSTERLING / EFE

Íñi­go Erre­jón, ano­che en Ma­drid

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.