Dos días de fe­bre­ro

La Vanguardia (1ª edición) - - POLÍTICA - Fernando Óne­ga

Si fue­se ver­dad lo que se di­ce, es­te fin de se­ma­na de­be­ría ser el de la de­fi­ni­ción del fu­tu­ro po­lí­ti­co de España. Po­de­mos ten­dría que de­cir qué pien­sa ha­cer con es­te país si al­gún día al­can­za el po­der. Su­sa­na Díaz, acla­ma­da ma­ña­na por cien­tos de al­cal­des, ten­dría que des­ve­lar si pien­sa ser la ca­ra vi­si­ble del PSOE y cuál es su vi­sión de la so­cial­de­mo­cra­cia. Y al PP le ha­bría que exi­gir co­mo par­ti­do go­ber­nan­te que ex­pli­que có­mo pien­sa re­sol­ver los pro­ble­mas más ur­gen­tes, que van des­de la des­co­ne­xión de Ca­ta­lun­ya has­ta la so­li­dez del sis­te­ma pú­bli­co de pen­sio­nes, aun­que ig­no­ro cuál es el or­den de prio­ri­dad.

No es se­gu­ro que na­da de eso se lo­gre. Po­de­mos co­mien­za su asam­blea ciu­da­da­na las­tra­do por una cruel con­tien­da de po­der que no anun­cia na­da bueno: si ga­na Erre­jón, Igle­sias se cor­ta­rá la co­le­ta y re­nun­cia­rá in­clu­so a su es­ca­ño de dipu­tado. Si ga­na Igle­sias, Erre­jón no ten­drá na­da que ha­cer, por­que el pa­blis­mo quie­re el po­der to­tal y no acep­ta nin­gún ti­po de co­rrien­te dis­cre­pan­te de la di­rec­ción. La con­fron­ta­ción no es ideo­ló­gi­ca, sino que em­pe­zó sien­do es­tra­té­gi­ca y ter­mi­nó en gres­ca per­so­nal, agra­va­da por los sim­pa­ti­zan­tes de ca­da uno. El desafío de su asam­blea es su­pe­rar las cues­tio­nes in­ter­nas, vol­ver a la ideo­lo­gía, re­cu­pe­rar la ad­he­sión del in­dig­na­do y ter­mi­nar con el des­gas­te de su per­so­na­lis­mo.

El Par­ti­do So­cia­lis­ta no ce­le­bra con­gre­so, pero hi­zo una con­tra­pro­gra­ma­ción pa­ra que sus al­cal­des arro­pen a Su­sa­na Díaz y la pro­cla­men li­de­re­sa por acla­ma­ción. Tra­ta de ir re­sol­vien­do el li­de­raz­go y al­go más: ha­cer fren­te a Po­de­mos, que hoy quie­re pre­sen­tar­se co­mo la al­ter­na­ti­va al PP. “Y de ha­cer fren­te a Pe­dro Sán­chez”, re­pli­ca­rá cual­quier lec­tor. Cier­to; pero, tal co­mo se pro­nun­ció Sán­chez (“me he equi­vo­ca­do al con­si­de­rar a Po­de­mos po­pu­lis­ta”, le di­jo a Jor­di Évo­le), y vis­to có­mo Igle­sias y Erre­jón ha­blan de en­ten­der­se con el PSOE, la se­ño­ra Díaz es­tá obli­ga­da a des­ple­gar la ban­de­ra de la au­to­no­mía y la su­pe­rio­ri­dad so­cia­lis­ta.

Y el PP, en su calma, en su exi­gua ma­yo­ría par­la­men­ta­ria, pero en su glo­ria co­mo par­ti­do es­ta­ble y sin com­pe­ten­cia; so­lo las­tra­do en su arran­que por la som­bra de Gür­tel y los em­pre­sa­rios va­len­cia­nos que con­fe­sa­ron fi­nan­cia­ción ile­gal. Pero tam­bién mar­ca­do por el per­so­na­lis­mo: la con­sa­gra­ción de Rajoy, la con­ti­nui­dad de Cospedal, la co­lo­ca­ción de as­pi­ran­tes a la su­ce­sión. Pero es el úni­co par­ti­do que no necesita pre­sen­tar pro­gra­ma: le bas­ta de­mos­trar que tie­ne ideo­lo­gía y ta­par las grie­tas por las que se in­ten­te co­lar al­gún po­pu­lis­mo a su de­re­cha.

En re­su­men, un cua­dro po­lí­ti­co mar­ca­do por una de­re­cha ame­na­za­da, pero só­li­da, y una iz­quier­da de dis­cur­so se­duc­tor, pero par­ti­da en tro­zos. Al­guien tie­ne que mo­rir en Po­de­mos pa­ra re­cu­pe­rar una di­fí­cil uni­dad. Al­guien tie­ne que mo­rir en el PSOE pa­ra vol­ver a la calma. Y al­guien ten­dría que mo­rir en el PP –no só­lo la ga­vio­ta—pa­ra ha­blar de re­no­va­ción. Lo que ocu­rra es­tos días en la Ca­ja Má­gi­ca, en Vis­ta­le­gre y en la reunión de al­cal­des no da co­mo re­sul­ta­do un nue­vo ma­pa po­lí­ti­co. Pero lo em­pie­za a per­fi­lar. Só­lo hay una par­te se­gu­ra: la de Rajoy. El res­to es to­da­vía un pol­vo­rín.

RE­TA­LES Sen­ten­cia. No soy quien pa­ra dis­cu­tir la sen­ten­cia de la tra­ma Gür­tel de Va­len­cia. Pero qui­zá tenga ra­zón Mi­guel Du­rán: la fe­cha de su di­fu­sión parece pen­sa­da pa­ra coin­ci­dir con el con­gre­so del PP. La jus­ti­cia tie­ne sus tiem­pos, pero la ha­ce du­do­sa ig­no­rar los tiem­pos de los de­más. Di­le­ma. Y aho­ra se es­pe­ra la sen­ten­cia del 9-N. Vi­sión unio­nis­ta: si se ab­suel­ve a Ar­tur Mas, pa­re­ce­rá que la con­sul­ta fue le­gal; pero si le in­ha­bi­li­tan, se des­per­ta­rá un vic­ti­mis­mo que ca­len­ta­rá la des­co­ne­xión. Per­di­dos. Un día se sa­be que se ex­tra­vió la do­cu­men­ta­ción de la Ciu­dad de la Jus­ti­cia de Ma­drid, en la que se es­fu­ma­ron 104 mi­llo­nes de eu­ros. Otro día, que un pen dri­ve con da­tos de Pu­jol se ha­bía ol­vi­da­do en un ca­jón de la po­li­cía. España es el país de los da­tos per­di­dos. Y mu­chas veces, de los mi­llo­nes. 0,6. Mu­cho ha­blar de cho­que de tre­nes, y mi­ren qué pien­sa la gen­te: só­lo el 0,6 por 100 de los con­sul­ta­dos por el CIS cree que la in­de­pen­den­cia es el prin­ci­pal pri­mer pro­ble­ma po­lí­ti­co del país. O no han leí­do un dia­rio en su vi­da o ig­no­ran o no creen en la des­co­ne­xión. Ver­de. Fer­nán­dez de Me­sa fue nom­bra­do con­se­je­ro de Red Eléc­tri­ca. El in­ge­nio po­pu­lar no se ras­gó las ves­ti­du­ras por la apa­rien­cia de puer­ta gi­ra­to­ria. Co­mo De Me­sa vie­ne de di­ri­gir la Guar­dia Civil, ese in­ge­nio pre­fi­rió la puer­ta del sar­cas­mo: “Fer­nán­dez de Me­sa vie­ne a im­pul­sar la ener­gía ver­de”.

JU­LIÁN PÉREZ / EFE / AR­CHI­VO

Su­sa­na Díaz en un ac­to en Huel­va

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.