La fic­ción de Ca­ta­lun­ya fue­ra de la UE

La Vanguardia (1ª edición) - - POLÍTICA - Fran­cesc Gra­nell

El Gobierno bri­tá­ni­co de la con­ser­va­do­ra The­re­sa May ha pu­bli­ca­do a prin­ci­pios de fe­bre­ro su li­bro blan­co so­bre los pro­ble­mas que tie­ne que in­ten­tar re­sol­ver de ca­ra a con­se­guir un Bre­xit en con­di­cio­nes. El li­bro, pu­bli­ca­do ba­jo el tí­tu­lo The Uni­ted King­dom exit from and new part­ners­hip with the Eu­ro­pean Union ana­li­za en 77 pá­gi­nas las di­fi­cul­ta­des que se le van a pre­sen­tar al Reino Uni­do en su pro­ce­so ne­go­cia­dor pa­ra aban­do­nar la Unión Eu­ro­pea tras el irres­pon­sa­ble re­fe­rén­dum con­vo­ca­do por Ca­me­ron.

De la mis­ma ma­ne­ra que cuan­do los bri­tá­ni­cos en­tra­ron en la Unión Eu­ro­pea, el Círcu­lo de Economía pu­bli­có La op­ción Eu­ro­pa pa­ra la economía es­pa­ño­la pa­ra ver las di­fi­cul­ta­des que España de­be­ría afron­tar pa­ra lle­gar a par­ti­ci­par en la in­te­gra­ción eu­ro­pea, si­guien­do el mo­de­lo de li­bro blan­co que ha­bían rea­li­za­do los bri­tá­ni­cos, la pu­bli­ca­ción, aho­ra, del vo­lu­men so­bre el Bre­xit sir­ve pa­ra ver lo di­fí­cil que le se­ría a una even­tual re­pú­bli­ca ca­ta­la­na in­de­pen­dien­te re­sol­ver su ar­ti­cu­la­ción con la economía mun­dial fue­ra de España y por tan­to fue­ra de la Unión Eu­ro­pea.

“La re­pú­bli­ca ca­ta­la­na”, di­cen los in­de­pen­den­tis­tas, se­gui­ría sien­do miem­bro de la Unión Eu­ro­pea y las Na­cio­nes Uni­das por­que Ca­ta­lun­ya es de­ma­sia­do im­por­tan­te co­mo pa­ra que el mun­do nos vuel­va la es­pal­da, afir­ma­ción, es­ta, que se des­di­ce con los reite­ra­dos fra­ca­sos que el Go­vern ha co­se­cha­do en sus as­pi­ra­cio­nes a re­ci­bir al­gún re­co­no­ci­mien­to in­ter­na­cio­nal sig­ni­fi­ca­ti­vo.

Es­to de que una Ca­ta­lun­ya se­pa­ra­da de España –que es quien es miem­bro de la UE– se­gui­ría en la Unión es una más de las fic­cio­nes que ma­ne­ja el in­de­pen­den­tis­mo, que ol­vi­da que es­ta co­mu­ni­dad po­lí­ti­ca tie­ne le­yes que de­ben res­pe­tar­se y que la in­te­gri­dad te­rri­to­rial de los es­ta­dos miem­bros es una de ellas.

El li­bro blan­co so­bre el Bre­xit re­pa­sa las do­ce áreas pro­ble­má­ti­cas que el Gobierno bri­tá­ni­co de­be­rá te­ner en cuen­ta pa­ra evi­tar el ca­ta­clis­mo que pa­de­ce­rán sus em­pre­sas con la salida de la Unión Eu­ro­pea, en la que es­tá in­te­gra­da des­de 1973: ro­tu­ra de las ca­de­nas pro­duc­ti­vas sin ba­rre­ras adua­ne­ras, sub­ven­cio­nes pa­ra los agri­cul­to­res, pa­sa­por­tes pa­ra que la ban­ca y los ser­vi­cios fi­nan­cie­ros pue­dan se­guir ope­ran­do des­de la City, pro­ble­mas de frag­men­ta­ción de mer­ca­dos, peligros de pér­di­da de coope­ra­ción con las uni­ver­si­da­des eu­ro­peas, in­con­ve­nien­tes pa­ra las prác­ti­cas co­mer­cia­les, falta de atrac­ti­vo pa­ra las in­ver­sio­nes ex­tran­je­ras, pro­ble­mas de ne­go­cia­ción de cien­tos de tra­ta­dos en los que Gran Bre­ta­ña par­ti­ci­pa a tra­vés de la UE, pér­di­da de agen­cias co­mu­ni­ta­rias, et­cé­te­ra.

Si el Bre­xit es al­go muy du­ro pa­ra una economía im­por­tan­te co­mo la bri­tá­ni­ca –que ade­más no es­tá en el eu­ro ni en Schen­gen–, tal si­tua­ción pa­ra Ca­ta­lun­ya –que si lo es­tá– se­ría aún mu­cho más pro­ble­má­ti­ca. Pre­ten­der que Ca­ta­lun­ya se in­de­pen­di­ce que­dan­do, con ello, fue­ra de la UE es, por ello, pu­ra fic­ción ma­ne­ja­da des­de el in­de­pen­den­tis­mo.

La UE tie­ne le­yes que de­ben res­pe­tar­se y la in­te­gri­dad te­rri­to­rial es una de ellas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.