Trump re­ta al sis­te­ma judicial

La Vanguardia (1ª edición) - - OPINIÓN -

DO­NALD Trump no es el pri­mer pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos que cho­ca con el sis­te­ma judicial, pero sí es el pri­me­ro que arre­me­te con­tra la jus­ti­cia, con el agra­van­te de que tan pron­to po­ne en duda la ca­pa­ci­dad per­so­nal de jue­ces co­mo se bur­la de sus sen­ten­cias. El pre­si­den­te Trump no ha cum­pli­do si­quie­ra trein­ta días en la Ca­sa Blan­ca y ya tie­ne su pri­me­ra gue­rra. Y no es en Irak, Af­ga­nis­tán, Ku­wait, So­ma­lia, Hai­tí o Gra­na­da –es­ce­na­rios mi­li­ta­res de sus pre­de­ce­so­res–, es un con­flic­to civil e in­terno que per­fi­la un pul­so in­quie­tan­te por­que, por mo­men­tos, parece que la Ca­sa Blan­ca, el po­der eje­cu­ti­vo, pre­ten­de de­va­luar o aun ac­tuar al mar­gen del po­der judicial, uno de los tres pi­la­res de la de­mo­cra­cia es­ta­dou­ni­den­se des­de su fun­da­ción.

El de­cre­to pre­si­den­cial del 27 de enero –que prohi­bía la en­tra­da du­ran­te 90 días de los ciu­da­da­nos de sie­te paí­ses de po­bla­ción mu­sul­ma­na y con­ge­la­ba la lle­ga­da de re­fu­gia­dos si­rios a Es­ta­dos Uni­dos– pro­vo­có la reac­ción ful­mi­nan­te de va­rios jue­ces en di­fe­ren­tes es­ta­dos y pre­ci­pi­tó la salida de la fis­cal ge­ne­ral en fun­cio­nes, que se re­co­no­ció in­ca­paz de de­fen­der en su de­par­ta­men­to la or­den del nue­vo pre­si­den­te, aca­so por sus im­per­fec­cio­nes. El en­fren­ta­mien­to si­gue en pie y ha ad­qui­ri­do las ca­rac­te­rís­ti­cas de un pul­so que di­fi­cil­men­te po­día ser ines­pe­ra­do pa­ra la Ca­sa Blan­ca.

La co­li­sión sir­ve pa­ra re­cor­dar a Do­nald Trump que la pre­si­den­cia de Es­ta­dos Uni­dos no se pue­de ejer­cer con los mo­dos del úni­co pro­pie­ta­rio de una em­pre­sa pri­va­da. El sis­te­ma de con­tra­pe­sos del po­der es es­pe­cial­men­te ní­ti­do en Es­ta­dos Uni­dos, una gran na­ción que fue fundada y ha pros­pe­ra­do gra­cias a un sis­te­ma de­mo­crá­ti­co idea­do pa­ra evi­tar las ti­ra­nías o las per­se­cu­cio­nes re­li­gio­sas o ideo­ló­gi­cas de las que huían mu­chos de los pio­ne­ros europeos que des­em­bar­ca­ron en Nor­tea­mé­ri­ca. Es­tos pri­me­ros días de pre­si­den­cia re­so­lu­ti­va ya han cho­ca­do, afor­tu­na­da­men­te, con unos con­tra­po­de­res fir­mes y des­acom­ple­ja­dos a la ho­ra de al­zar la voz. Tras lar­gos me­ses de cam­pa­ñas –pri­me­ro a la no­mi­na­ción republicana, después a la Ca­sa Blan­ca–, Do­nald Trump es­ta­ba obli­ga­do a im­pri­mir un rit­mo fuerte a sus pri­me­ros días en el car­go, al que lle­gó sin nin­gu­na ex­pe­rien­cia pre­via, un ca­so in­só­li­to. Te­nía que de­mos­trar que sus pro­me­sas de efi­ca­cia rá­pi­da no se con­ver­ti­rían en otro ejem­plo del abis­mo en­tre las pro­me­sas elec­to­ra­les y los ac­tos pre­si­den­cia­les, de la po­lí­ti­ca en de­fi­ni­ti­va, en el sen­ti­do pe­yo­ra­ti­vo que tan­to cri­ti­ca­ba el mag­na­te in­mo­bi­lia­rio an­tes de tomar po­se­sión del car­go en Was­hing­ton.

La jus­ti­cia –y la reali­dad– es­tán mos­tran­do a Do­nald Trump las li­mi­ta­cio­nes a su po­der. Es un pul­so tras­cen­den­tal. No es tan­to la ba­ta­lla ele­gi­da –las me­di­das dis­cri­mi­na­to­rias con­tra los ciu­da­da­nos de sie­te paí­ses mu­sul­ma­nes– co­mo el tras­fon­do en jue­go: ¿pue­de un pre­si­den­te ac­tuar sin li­mi­ta­cio­nes? La res­pues­ta ob­via es no. Es­tá por ver el desen­la­ce de es­te en­vi­te. Des­de el 11-S del 2001, los pre­si­den­tes de EE.UU. han ga­na­do mar­gen de ma­nio­bra pa­ra ac­tuar al mar­gen de los de­más po­de­res, par­tien­do de los in­tere­ses de la se­gu­ri­dad na­cio­nal. Trump tra­ta de ga­nar más ra­dio de ac­tua­ción y parece dis­pues­to a li­ti­gar con la jus­ti­cia aun­que haya co­men­za­do de for­ma ju­rí­di­ca­men­te cha­pu­ce­ra. Ayer ya anun­ció nue­vos decretos pa­ra re­for­zar su cri­te­rio con el ar­gu­men­to de la se­gu­ri­dad. Una pre­si­den­cia enér­gi­ca no es­tá re­ñi­da con el res­pe­to a la jus­ti­cia, pi­lar de la de­mo­cra­cia de Es­ta­dos Uni­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.