El jui­cio del 9-N y la po­lí­ti­ca

La Vanguardia (1ª edición) - - OPINIÓN -

EL jui­cio del 9-N que­dó ayer vis­to pa­ra sen­ten­cia. Los tres pro­ce­sa­dos, Ar­tur Mas, Joa­na Or­te­ga e Ire­ne Ri­gau, pro­nun­cia­ron sen­dos ale­ga­tos fi­na­les, de cla­ro con­te­ni­do po­lí­ti­co. El ex­pre­si­dent Mas afir­mó: “Es­ta­mos aquí no por ha­ber des­obe­de­ci­do a nin­gún tri­bu­nal, sino por el éxi­to del 9-N; co­mo no gus­tó al Es­ta­do es­pa­ñol y se con­si­de­ró co­mo un desafío, aho­ra es­ta­mos aquí por­que han que­ri­do que al­guien pa­ga­ra”. Tal co­mo ha ex­pre­sa­do en va­rias oca­sio­nes, Mas se de­cla­ró “má­xi­mo y úni­co res­pon­sa­ble po­lí­ti­co” de aque­lla jor­na­da y aña­dió: “No soy cul­pa­ble de ha­ber co­me­ti­do nin­gún ti­po de de­li­to”. “En nues­tro áni­mo –se­gún el líder na­cio­na­lis­ta– no es­ta­ba des­obe­de­cer a nin­gún tri­bu­nal. Que­ría­mos plan­tar ca­ra an­te un gobierno es­pa­ñol que que­ría im­pe­dir que la gen­te par­ti­ci­pa­ra en aquel pro­ce­so. ¿No re­cuer­dan que yo di­je que aquel pro­ce­so no te­nía con­se­cuen­cias le­ga­les?”.

Des­de el lu­nes y has­ta ayer, el fis­cal, Emi­lio Sán­che­zU­lled, in­ten­tó pro­bar que los tres pro­ce­sa­dos vul­ne­ra­ron la sus­pen­sión dic­ta­da por el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal, lo cual –se­gún su cri­te­rio– re­pre­sen­ta ha­ber co­me­ti­do de­li­tos de desobe­dien­cia y pre­va­ri­ca­ción. Sán­chez-Ulled –que hi­zo una reivin­di­ca­ción ex­plí­ci­ta de su in­de­pen­den­cia en una in­ter­ven­ción inusual por par­te del mi­nis­te­rio pú­bli­co– vin­cu­ló la ac­ti­tud de los acu­sa­dos al con­cep­to “des­leal­tad cons­ti­tu­cio­nal”. La de­fen­sa, de acuer­do con la estrategia ex­hi­bi­da des­de el pri­mer día, in­sis­tió en la falta de re­que­ri­mien­to del TC al Go­vern. El jui­cio oral no ha cla­ri­fi­ca­do de ma­ne­ra ro­tun­da que exis­ta prue­ba de car­go su­fi­cien­te pa­ra acre­di­tar una ac­tua­ción téc­ni­ca­men­te “desobe­dien­te” después de la providencia del TC del 4 de no­viem­bre. Pero tam­bién es cier­to que los vo­lun­ta­rios tu­vie­ron a favor las iner­cias pues­tas en mar­cha an­te­rior­men­te des­de el ám­bi­to ins­ti­tu­cio­nal. La am­bi­güe­dad en la ac­tua­ción del TC pro­pi­ció que se rea­li­za­ra una con­sul­ta in­for­mal de gran al­can­ce el 9 de no­viem­bre del 2014. El tri­bu­nal de­be­rá di­ri­mir si se in­cu­rrió en un de­li­to de desobe­dien­cia por­que no to­da desobe­dien­cia es ne­ce­sa­ria­men­te un de­li­to en tér­mi­nos ju­rí­di­cos.

En es­te jui­cio ha so­bre­vo­la­do inevi­ta­ble­men­te el con­tex­to de ten­sión y falta de diá­lo­go en­tre los go­bier­nos cen­tral y ca­ta­lán. In­sis­ti­mos hoy en una idea: hay que de­vol­ver a la po­lí­ti­ca lo que per­te­ne­ce a la po­lí­ti­ca, y pa­ra con­se­guir­lo son im­pres­cin­di­bles dos fac­to­res: el res­pe­to a la le­ga­li­dad y que nin­gún di­ri­gen­te po­lí­ti­co ca­ta­lán que­de ex­clui­do de ma­ne­ra irre­ver­si­ble de la es­ce­na pú­bli­ca. El mo­men­to es de­li­ca­do y exi­ge má­xi­ma res­pon­sa­bi­li­dad y al­tu­ra de mi­ras por par­te de to­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.