Orad por el león ro­jo

La Vanguardia (1ª edición) - - OPINIÓN - Quim Mon­zó

Ayer, el co­le­ga Juan Ma­nuel Gar­cía pu­bli­có en la ver­sión di­gi­tal de La Van­guar­dia una no­ti­cia que ha­bría sor­pren­di­do si no fue­se por­que, a es­tas al­tu­ras, ya no sor­pren­de que en Bar­ce­lo­na des­apa­rez­can, uno tras otro, lo­ca­les em­ble­má­ti­cos. La no­ti­cia es que The Red Lion, el pub in­glés más an­ti­guo de la ciu­dad, cie­rra sus puer­tas. Es­tá en la ca­lle Eva­rist Ar­nús, en Les Corts, y du­ran­te mu­cho tiem­po fue pun­to de re­fe­ren­cia pa­ra los jó­ve­nes que vi­vían más o me­nos cer­ca. Co­mo di­ce Gar­cía, en el te­cho ha­bía hue­ve­ras pa­ra in­so­no­ri­zar. (¡Me ha­bía ol­vi­da­do!) Ha­bía una ba­rra a la iz­quier­da, lar­ga, con gran­des cuen­cos con pa­lo­mi­tas. Cuan­tas más pa­lo­mi­tas, más cer­ve­zas. Eran sa­la­das (las pa­lo­mi­tas). Al fondo, unos es­pa­cios más pe­que­ños pero sin puer­tas, don­de con un po­co de dis­cre­ción se ha­cía casi de todo. Al prin­ci­pio cal­cu­la­ba que de­bían de ser las an­ti­guas ha­bi­ta­cio­nes de la vi­vien­da que de­bió de ha­ber, pero después en­ten­dí que el edi­fi­cio no era tan an­ti­guo co­mo pa­ra ha­ber te­ni­do una vi­vien­da de­trás.

En The Red Lion ac­tua­ron co­mo mí­ni­mo Te­te Mon­to­liu, Ma­ria del Mar Bo­net y Ovi­di Montllor. A lo lar­go de las dé­ca­das he vuel­to de vez en cuan­do. La úl­ti­ma vez ha­rá co­sa de un año, un sá­ba­do al me­dio­día que fui a co­mer al Bang­kok Ca­fé, que es­tá cer­ca. De­bía de ha­ber par­ti­do en­tre el FC Bar­ce­lo­na y el Ath­le­tic de Bil­bao. El bar es­ta­ba a re­bo­sar, so­bre todo de se­gui­do­res blan­qui­rro­jos, por­que en The Red Lion es­ta­ba la se­de de Lehoi Beltz, la pe­ña atlé­ti­ca de Bar­ce­lo­na.

De aquí a un mes jus­to –el 11 de mar­zo– The Red Lion ba­ja­rá sus per­sia­nas pa­ra siem­pre. Fue mal pre­sa­gio que, ha­ce dos años, tu­vie­ran que re­bau­ti­zar­lo con el nom­bre de The Black Lion por un con­flic­to de de­re­chos de mar­ca. Me­dio si­glo de exis­ten­cia no im­pi­de que se acer­que un re­cién lle­ga­do, re­gis­tre la mar­ca y ha­ga que tú la cam­bies. Si no me equi­vo­co, al­go pa­re­ci­do ha pa­sa­do con el bar Ab­sen­ta de la ca­lle Hos­pi­tal, don­de un ser­vi­dor pa­sa­ba las cla­ses cuan­do es­tu­dia­ba en la Es­co­la Mas­sa­na. El ac­tual amo de The Red Lion, Jofre Pruna, di­ce que las con­di­cio­nes del nue­vo con­tra­to de al­qui­ler que le pre­sen­ta el pro­pie­ta­rio del lo­cal son inasumibles, que ha he­cho cam­bios im­por­tan­tes que le han cos­ta­do una pas­ta y que du­ran­te los dos pri­me­ros años que lo tu­vo a du­ras pe­nas sa­ca­ba al­go: “Me man­te­nía mi mujer. Los sie­te años si­guien­tes he te­ni­do una nó­mi­na de mil eu­ros al mes”. Vien­do có­mo van las co­sas, du­ran­te es­te mes que falta has­ta el 11 de mar­zo Jofre Pruna ven­de todo el mo­bi­lia­rio que pue­de, pa­ra re­cu­pe­rar par­te de la in­ver­sión.

Pa­ra aca­bar de jo­der­me el día, Juan Ma­nuel Gar­cía ex­pli­ca que al Bang­kok Ca­fé, uno de los me­jo­res res­tau­ran­tes tai­lan­de­ses de la ciu­dad (si no el me­jor), el año que vie­ne se le aca­ba el con­tra­to de al­qui­ler. La ley de Arren­da­mien­tos Ur­ba­nos no per­do­na. An­tes de que lle­gue el mo­men­to fa­tí­di­co, no se pier­dan su curry ver­de, de po­llo, crus­tá­ceos o de lo que sea.

Cie­rra el pub The Red Lion y, co­mo pa­sa ca­da día en Bar­ce­lo­na, ya no sor­pren­de

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.