Pre­si­den­te Ban­non

La Vanguardia (1ª edición) - - OPINIÓN - OB­SER­VA­TO­RIO GLO­BAL Ma­nuel Cas­tells

El día en que mi­les de pa­sa­je­ros de paí­ses mu­sul­ma­nes eran de­te­ni­dos en los ae­ro­puer­tos de Es­ta­dos Uni­dos y mi­les de ciu­da­da­nos se ma­ni­fes­ta­ban en con­tra de la prohi­bi­ción de Trump, un tren­ding to­pic irrum­pía en Twit­ter: #stop­pre­si­dent­ban­non.

La per­cep­ción era co­rrec­ta. Ste­ve Ban­non, con­se­je­ro es­tra­té­gi­co del pre­si­den­te, fue quien re­dac­tó la or­den de ne­gar el ac­ce­so al país a 140 mi­llo­nes de per­so­nas. Se­gún fil­tra­ción des­de crí­ti­cos in­ter­nos del Gobierno Trump, Ban­non ni si­quie­ra con­sul­tó con el se­cre­ta­rio de De­fen­sa o el se­cre­ta­rio de la Se­gu­ri­dad In­te­rior, que se en­te­ró de la or­den por la te­le­vi­sión. Se­gún la Ca­sa Blan­ca por ra­zo­nes de se­gu­ri­dad pa­ra evi­tar que los te­rro­ris­tas que vo­la­ban a Es­ta­dos Uni­dos es­tu­vie­ran avi­sa­dos. O sea que Ban­non po­día sa­ber lo que el Pen­tá­gono o Se­gu­ri­dad In­te­rior no de­bían sa­ber por se­gu­ri­dad. No ca­be me­jor in­di­ca­dor del po­der de Ban­non. Un po­der ma­ni­fes­ta­do en su nom­bra­mien­to co­mo miem­bro prin­ci­pal del Con­se­jo de Se­gu­ri­dad Na­cio­nal, mien­tras se ex­cluían co­mo miem­bros al je­fe del Es­ta­do Ma­yor y al di­rec­tor de la In­te­li­gen­cia Na­cio­nal. Fue Ban­non el que di­ri­gió la cam­pa­ña de Trump con­tra Clin­ton, po­nien­do en prác­ti­ca to­das las es­tra­te­gias que lle­va­ba tiem­po pre­pa­ran­do.

La in­fluen­cia que ga­nó so­bre Trump por su de­ci­si­vo pa­pel en la cam­pa­ña la uti­li­za aho­ra pa­ra acu­mu­lar po­der e ini­cia­ti­va en la Ca­sa Blan­ca. Su tác­ti­ca es avan­zar muy de­pri­sa, po­nien­do en prác­ti­ca las pro­me­sas elec­to­ra­les, en par­ti­cu­lar la anu­la­ción del se­gu­ro de sa­lud de Oba­ma, la de­nun­cia de los tra­ta­dos co­mer­cia­les mul­ti­la­te­ra­les, la pre­sión so­bre las em­pre­sas es­ta­dou­ni­den­ses pa­ra que no se des­lo­ca­li­cen a Mé­xi­co y la ame­na­za de aran­ce­les a la im­por­ta­ción de pro­duc­tos me­xi­ca­nos a me­nos que pa­guen el mu­ro. Ese mu­ro cu­ya cons­truc­ción se ha pues­to en mar­cha de for­ma in­me­dia­ta, en con­ti­nua­ción con el mu­ro ya exis­ten­te, de San Die­go a Ari­zo­na, cons­trui­do por Bill Clin­ton. Y, so­bre todo, el in­ten­to de prohi­bir la en­tra­da de mu­sul­ma­nes a Es­ta­dos Uni­dos, hoy par­cial­men­te blo­quea­do por una se­ria opo­si­ción judicial y so­cial.

Por­que Ban­non cree, co­mo ex­pli­có en un guion ci­ne­ma­to­grá­fi­co que es­cri­bió, que el Oc­ci­den­te ju­deo­cris­tiano es­tá en una gue­rra im­pla­ca­ble con el yiha­dis­mo is­lá­mi­co. Gue­rra que pue­de per­der­se si no se ac­túa aho­ra de for­ma de­ci­si­va. Tam­bién de Ban­non es la idea de que Es­ta­dos Uni­dos tie­ne que ele­gir sus enemi­gos prio­ri­ta­rios, que son el is­lam, ame­na­za te­rro­ris­ta, y Chi­na, ame­na­za co­mer­cial hoy y mi­li­tar ma­ña­na. De ahí que pre­di­je­ra que an­tes de una dé­ca­da ha­bría una con­fron­ta­ción mi­li­tar en el mar de Chi­na Me­ri­dio­nal, en torno a las is­las cu­ya so­be­ra­nía (hoy ja­po­ne­sa) es dispu­tada por Chi­na. En es­tos días Trump ya ha de­cla­ra­do que pro­te­ge­rá los in­tere­ses de Ja­pón so­bre las is­las. Por esas prio­ri­da­des Ban­non acon­se­jó la alian­za con Pu­tin pa­ra evi­tar con­flic­tos con Ru­sia y, en cam­bio, re­ca­bar su apo­yo en la cru­za­da an­ti­is­lá­mi­ca. Y, tal vez, ob­tu­vo co­la­bo­ra­ción del espionaje ru­so pa­ra la cam­pa­ña pre­si­den­cial.

La in­fluen­cia de Ban­non tam­bién es esen­cial en la nue­va po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca de Trump ba­sa­da en la de­fen­sa de los tra­ba­ja­do­res in­dus­tria­les blan­cos de los efec­tos de la glo­ba­li­za­ción, me­dian­te pro­tec­cio­nis­mo co­mer­cial, ta­sas pa­ra fre­nar la des­lo­ca­li­za­ción a otros paí­ses y un ex­ten­so pro­gra­ma de in­fra­es­truc­tu­ras fi­nan­cia­do por el Gobierno. Así se crea­rían mi­llo­nes de pues­tos de tra­ba­jo pa­ra los tra­ba­ja­do­res des­pla­za­dos por el cam­bio tec­no­ló­gi­co y la cri­sis in­dus­trial.

Pa­ra Ban­non, tal co­mo lo ha ex­pli­ci­ta­do en va­rias en­tre­vis­tas, es­tas me­di­das son, so­bre todo, una estrategia po­lí­ti­ca des­ti­na­da a crear una ba­se so­cial electoral que, jun­to al ra­cis­mo y la xe­no­fo­bia, ase­gu­re, se­gún sus cálcu­los, la re­no­va­ción del man­da­to pre­si­den­cial por dos dé­ca­das. La con­cen­tra­ción de ese vo­to en es­ta­dos cla­ve en el sis­te­ma electoral, en el Me­dio Oes­te, su­pe­raría la ma­yo­ría del vo­to po­pu­lar con­cen­tra­do en las áreas cos­mo­po­li­tas, edu­ca­das y abier­tas a la in­mi­gra­ción en las dos cos­tas. Así pien­sa Ban­non que el na­cio­na­lis­mo blan­co es­ta­dou­ni­den­se pue­de im­po­ner­se en Amé­ri­ca y lue­go co­nec­tar con una Eu­ro­pa que con­ver­ge ten­den­cial­men­te ha­cia esa de­fen­sa de la ci­vi­li­za­ción cris­tia­na. Por­que Ban­non no es un re­pu­bli­cano, sino un an­ti­sis­te­ma que con­si­de­ra que los dos par­ti­dos han trai­cio­na­do a los tra­ba­ja­do­res, a los blan­cos, al país y a la cris­tian­dad. Se­gún su pro­pia de­fi­ni­ción es un “le­ni­nis­ta” que quie­re en úl­ti­mo tér­mino des­truir el Es­ta­do, pero pa­ra eso hay que pe­ne­trar y uti­li­zar el Es­ta­do pa­ra com­ba­tir los peligros que se cier­nen.

Co­noz­co a al­gu­nas per­so­nas que tra­ba­ja­ron con él en la in­dus­tria te­le­vi­si­va de Los Án­ge­les, don­de se hi­zo mi­llo­na­rio, an­tes de con­ver­tir­se en el di­rec­tor de Breit­bart News, el gru­po me­diá­ti­co de re­fe­ren­cia del su­pre­ma­cis­mo blan­co en el país, hoy día ex­pan­dién­do­se en Eu­ro­pa. To­dos coin­ci­den en apre­ciar su fuer­za y su in­te­li­gen­cia. Cre­ció en una fa­mi­lia ir­lan­de­sa ca­tó­li­ca con un pa­dre sin­di­ca­lis­ta, se alis­tó en la Ma­ri­na, es­tu­dió em­pre­sa­ria­les en Har­vard, fue eje­cu­ti­vo de Gold­man Sachs en Wall Street, an­tes de en­trar en el ne­go­cio me­diá­ti­co en Los Án­ge­les. Tam­bién se­ña­lan un la­do os­cu­ro en Ban­non. Co­mo él de­cla­ró: “La os­cu­ri­dad es bue­na... Che­ney, Va­der, Sa­tán. Eso es po­der”. Pa­ra al­can­zar ese po­der tie­ne que de­rro­tar a los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, la úni­ca opo­si­ción se­gún él, por­que los de­mó­cra­tas es­tán des­le­gi­ti­ma­dos y Oc­cupy no cuen­ta.

Pa­ra eso, bus­ca po­der en las re­des so­cia­les co­mo hi­zo en la cam­pa­ña, ma­ni­pu­lan­do a los me­dios pa­ra que pres­ta­ran cons­tan­te aten­ción a Trump aun­que fue­ra en ne­ga­ti­vo. Y así es co­mo Trump go­bier­na di­ri­gién­do­se al país por Twit­ter. Se con­si­de­ra un re­vo­lu­cio­na­rio al fren­te de un mo­vi­mien­to. Se au­to­de­fi­ne co­mo Crom­well en la cor­te de los Tu­dor. Sa­be que lo de­ca­pi­ta­ron. Pero ese de­ta­lle lo aña­de a su fas­ci­na­ción por la os­cu­ri­dad. Y el bo­tón nu­clear es­tá en el des­pa­cho de al la­do.

No es un re­pu­bli­cano, sino un an­ti­sis­te­ma que cree que los dos par­ti­dos han trai­cio­na­do a los tra­ba­ja­do­res, a los blan­cos, al país

y a la cris­tian­dad

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.