Prohi­bi­ción po­lí­ti­ca

La Vanguardia (1ª edición) - - OPINIÓN -

Leo la car­ta “Con­flic­to en­quis­ta­do” (9/II/2017), en la que su au­tor afir­ma que el mar­co cons­ti­tu­cio­nal es con­tra­dic­to­rio al se­ña­lar que “por un la­do, per­mi­te que exis­tan par­ti­dos in­de­pen­den­tis­tas y, por otro, los coar­ta e ile­ga­li­za cuan­do lle­gan al po­der”. Real­men­te es lo que es­tá su­ce­dien­do, por­que exis­te una ma­yo­ría par­la­men­ta­ria que es­tá pro­po­nien­do al Gobierno cen­tral que se ha­ga una con­sul­ta le­gal u ofi­cial, me­dian­te re­fe­rén­dum, al ciu­da­dano con de­re­cho, pero es­te Gobierno se nie­ga a con­si­de­rar­lo y no acep­ta si­quie­ra que se le plan­tee. Me pre­gun­to entonces, ¿cuál es el lí­mi­te? ¿Se acep­ta el pen­sa­mien­to li­bre de un gru­po ideo­ló­gi­co, pero no su de­re­cho a plan­tear­lo or­de­na­da­men­te? Pa­ra mu­chos es­ta si­tua­ción es sor­pren­den­te y has­ta con­fu­sa.

GON­ZA­LO VIDAL-QUADRAS Sus­crip­tor Bar­ce­lo­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.