Tris­te ima­gen

La Vanguardia (1ª edición) - - OPINIÓN -

To­dos pu­di­mos ver las ac­cio­nes y reac­cio­nes que pro­vo­có, en su día, la ce­le­bra­ción del re­fe­rén­dum del 9-N en Ca­ta­lun­ya, y es­ta se­ma­na he­mos co­no­ci­do los por­me­no­res del jui­cio a los po­lí­ti­cos res­pon­sa­bles del mis­mo. El pri­mer día ob­ser­va­mos có­mo ale­ga­ban des­co­no­cer las con­se­cuen­cias que com­por­ta­ba su ce­le­bra­ción, que no les ha­bían co­mu­ni­ca­do su ile­ga­li­dad y que no ha­bían si­do in­for­ma­dos por or­ga­nis­mos com­pe­ten­tes. Ade­más, di­je­ron que la or­ga­ni­za­ción y eje­cu­ción del ac­to fue rea­li­za­da por vo­lun­ta­rios y no por ellos.

Que el que fue­ra pre­cur­sor e ideólogo del ci­ta­do re­fe­rén­dum ex­pon­ga es­tas in­sul­tan­tes ex­cu­sas an­te un juez pro­vo­ca de­cep­ción in­fi­ni­ta y ver­güen­za aje­na. Tras es­tas de­cla­ra­cio­nes, ¿có­mo he­mos de sen­tir­nos quie­nes fui­mos tes­ti­gos de todo lo acae­ci­do y par­ti­cu­lar­men­te aque­llos que, ade­más, acom­pa­ña­ron al prin­ci­pal en­cau­sa­do has­ta la puer­ta de los juz­ga­dos?

JO­SEP PA­GÈS MAR­TÍ

Bar­ce­lo­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.