El ci­clo se ha ce­rra­do (I)

La Vanguardia (1ª edición) - - OPINIÓN - Gre­go­rio Morán

Ya no hay obre­ros, sal­vo excepciones hon­ro­sí­si­mas, que vo­ten a la iz­quier­da; se des­pla­zan a la de­re­cha

En el mo­men­to que es­ta­mos go­ber­na­dos por las de­re­chas más co­rrup­tas e in­com­pe­ten­tes, las iz­quier­das es­tán em­pe­ña­das en di­si­mu­lar lo más po­si­ble pa­ra que no se no­ten sus in­cli­na­cio­nes. No se tra­ta de re­pe­tir las bo­ba­das de que no hay de­re­chas ni iz­quier­das, o aque­lla chus­ca­da or­te­guia­na tan ci­ta­da an­ta­ño por todo fas­cis­ta es­pa­ñol que se pre­cia­ra: ser de de­re­chas o de iz­quier­das son dos ma­ne­ras de ser idio­ta (ci­to de me­mo­ria).

Es­te año se celebran, o se se­pul­tan –de­pen­de del án­gu­lo con que se ana­li­ce–, cien años del bo­rras­co­so 1917, y cuan­do se di­ce 1917 mez­cla­mos dos re­vo­lu­cio­nes en Ru­sia. La de fe­bre­ro, con Ke­rens­ki y la so­cial­de­mo­cra­cia, que no fue po­ca co­sa, y so­bre todo “los diez días que es­tre­me­cie­ron el mun­do”, que re­la­tó con plu­ma maes­tra un pe­rio­dis­ta nor­te­ame­ri­cano, John Reed (1919). La re­vo­lu­ción ru­sa de oc­tu­bre de 1917, la de Le­nin, Trots­ki y los bol­che­vi­ques, fue no só­lo el co­mien­zo de un ci­clo re­vo­lu­cio­na­rio –exi­to­so y fa­lli­do, pero in­con­tro­ver­ti­ble–, sino el he­cho his­tó­ri­co más im­por­tan­te del si­glo XX. Tan­to que su eco y sus con­se­cuen­cias du­ra­ron cien años; al­go sin pre­ce­den­tes.

Abrie­ron ese ci­clo de re­vo­lu­cio­nes que hi­zo tam­ba­lear­se al mun­do y que pro­vo­có el terror de la de­re­cha, que la lle­vó a me­ter­se en aven­tu­ras cri­mi­na­les que pa­re­cen hoy ape­nas car­ne de his­to­ria­dor que re­par­te res­pon­sa­bi­li­da­des co­mo si fue­ra un juez ve­nal. Pero el con­te­ni­do de aque­llas re­vo­lu­cio­nes ru­sas, su am­bi­ción, sus pro­yec­tos –lue­go frus­tra­dos, cuan­do no con­ver­ti­dos en dic­ta­du­ras san­grien­tas–, abrie­ron un tiem­po en el que aún se as­pi­ra­ba a con­quis­tar los cie­los, co­mo ha­bía di­cho Karl Marx de la Co­mu­na de Pa­rís.

Eso se aca­bó. Los res­tos de los nau­fra­gios re­vo­lu­cio­na­rios fue­ron de­jan­do un po­so de co­rrup­ción y ne­po­tis­mo y mu­cha re­tó­ri­ca. Has­ta tal pun­to que se pue­de de­cir que to­da la ver­bo­rrea de la de­re­cha li­be­ral con­ser­va­do­ra que do­mi­nó bru­tal­men­te el si­glo XIX se tras­la­dó co­mo por en­sal­mo a esa nue­va cla­se que te­nía el po­der fuer­te­men­te aga­rra­do a par­tir de una re­vo­lu­ción y no les que­da­ba más que la re­tó­ri­ca y la re­pre­sión. Tan­ti­to igual que ha­bía he­cho el enemi­go de cla­se unas dé­ca­das an­tes. Bur­gue­sía emer­gen­te, no­men­kla­tu­ra im­pa­si­ble.

Pero lo más lla­ma­ti­vo fue la de­ca­den­cia de una cla­se obre­ra que ha­bía per­di­do ab­so­lu­ta­men­te cual­quier con­cien­cia de cla­se y que­ría ser co­mo mí­ni­mo aris­to­cra­cia sin­di­cal. Con­for­me gran par­te de los obre­ros fue­ron des­apa­re­cien­do por los avan­ces tec­no­ló­gi­cos y se con­vir­tie­ron en dig­ní­si­mas pie­zas de mu­seo, car­ga­das de his­to­rias, de fra­ca­sos, de es­ta­fas (al­gún día se ex­pli­ca­rá As­tu­rias y su mi­ne­ría co­mo un fe­nó­meno es­pec­ta­cu­lar de la­mi­na­ción de aque­lla que fue, o ha­bía de ser, la sal de la tie­rra), lle­gó la calma sal­pi­ca­da de ra­bia.

Los par­ti­dos o gru­pos con as­pi­ra­cio­nes a ser una al­ter­na­ti­va al ca­pi­tal más fe­roz que co­no­cie­ron los tiem­pos no es­tán for­ma­dos por tra­ba­ja­do­res asa­la­ria­dos, que ven­den se­gún el ca­non mar­xis­ta su fuer­za de tra­ba­jo, sino por pro­fe­so­res. Si hay al­go que ca­rac­te­ri­za el fi­nal del ci­clo re­vo­lu­cio­na­rio que se abrió en 1917, y que ya an­tes can­ta­ba La In­ter­na­cio­nal, que hoy sue­na a cha­ran­ga de des­ver­gon­za­dos –“Arri­ba pa­rias de la tie­rra, en pie fa­mé­li­ca le­gión…”–, tie­ne co­mo un eco sar­cás­ti­co pues­to en bo­ca de mi­les de pro­fe­so­res, ca­te­drá­ti­cos… eso que da aho­ra en lla­mar­se en­se­ñan­tes. Lo pri­me­ro que ha­bría que ha­cer es in­ven­tar­se un himno y de­jar de bur­lar­se de un pa­sa­do du­ro y sangriento, y evi­tar La In­ter­na­cio­nal, que ya es can­ción pa­ra nos­tál­gi­cos de la de­rro­ta o funcionarios sin de­ma­sia­dos es­crú­pu­los.

Con el fi­nal del ci­clo re­vo­lu­cio­na­rio se aca­bó La In­ter­na­cio­nal. Lo de­más son pa­ya­sa­das. ¿Qué re­vo­lu­ción se pue­de ha­cer con funcionarios del Es­ta­do? Hay que va­riar el mar­co y el rum­bo si el ci­clo pre­sun­ta­men­te re­vo­lu­cio­na­rio se ha ter­mi­na­do. Aho­ra, a lo más, trans­for­ma­cio­nes pro­fun­das y una éti­ca po­lí­ti­ca de res­pe­to ciu­da­dano, que in­clu­ya no ro­bar a los co­le­gas, que no otra co­sa es es­ta­far, ti­rar de co­mi­sio­nes por fa­vo­res sub­te­rrá­neos, y to­das esas va­rie­da­des que han ido crean­do los funcionarios de un Es­ta­do co­rrup­to; cuan­do más al­tos, más co­rrup­tos. Que el más im­por­tan­te y res­pe­ta­do líder sin­di­cal de la mi­ne­ría en As­tu­rias, se­de del mí­ti­co SO­MA-UGT, tenga cuen­ta en Sui­za por va­lor su­pe­rior al mi­llón de eu­ros se tra­du­ce en mu­chas co­sas, em­pe­zan­do por una pun­ti­lla mor­tal a un sin­di­ca­to que no com­par­ta con la ma­fia mé­to­dos y am­bi­cio­nes.

Ya no hay obre­ros, sal­vo excepciones hon­ro­sí­si­mas, que vo­ten a la iz­quier­da. Se des­pla­zan a la de­re­cha, y en su ma­yo­ría a la ra­di­cal ex­tre­ma de­re­cha, por­que la que an­ta­ño fue ra­di­cal ex­tre­ma iz­quier­da se pa­só de vuel­tas y es­tá co­pa­da por funcionarios, vo­lun­ta­rio­sos en­se­ñan­tes, que se di­ría aho­ra, que tie­nen todo ga­ran­ti­za­do –subida aquí, ba­ja­da allá–, pero un Es­ta­do pro­tec­tor con­tra el que ellos en su ma­yo­ría lu­cha­ron. En par­te les con­ce­die­ron ese es­ta­do que aho­ra con­tem­plan so­ber­bios y ad­mi­ra­dos, igual que las cla­ses ba­jas, los res­tos obre­ros, ase­gu­ran una cier­ta es­ta­bi­li­dad fren­te a la tro­pa fun­cio­na­rial que tie­ne muy le­jos la idea y has­ta la am­bi­ción de “con­quis­tar los cie­los”. ¡De­je­mos los cie­los pa­ra los cu­ras y los án­ge­les, y pe­gue­mos los pies en tie­rra por­que se aca­bó la so­li­da­ri­dad fue­ra de las oe­ne­gés, que fe­liz­men­te no son par­ti­dos po­lí­ti­cos!

No ha­ce falta ser un lin­ce pa­ra de­tec­tar sig­nos de de­ca­den­cia en una iz­quier­da, la es­pa­ño­la, cu­yo ci­clo ini­ció su mor­tal caí­da en 1982, cuan­do muer­to el dic­ta­dor –ro­dea­do de los su­yos–, ini­cia­da una in­ven­ción aca­dé­mi­ca de gran éxi­to en­tre la gen­te lla­na y gran for­tu­na en­tre los que in­ver­tían en fu­tu­ro, que se lla­mó tran­si­ción, la po­bla­ción –no me atre­ve­ría a de­cir ciu­da­da­nía, que es tér­mino muy li­ga­do a la li­ber­tad de cri­te­rio y a la con­cien­cia crí­ti­ca– de­ci­dió una gran apues­ta. Lle­var la iz­quier­da al po­der, aquel PSOE de Fe­li­pe y Al­fon­so. En­tre otras co­sas no ha­bía op­ción po­si­ble que no fue­ra esa, o un se­ñor cu­yo nom­bre no de­be­ría ser bo­rra­do de los ana­les de la inani­dad po­lí­ti­ca, Lan­de­lino La­vi­lla. Gen­te se­ria y for­ma­da, fun­cio­na­rio del Es­ta­do des­de siem­pre y con muy al­ta ca­li­fi­ca­ción.

Todo se fue al ca­ra­jo, pero eso sí, muy ri­sue­ños, por­que el PSOE te­nía la lec­ción apren­di­da y es­ta­ba ad­ver­ti­do que el ci­clo aquel de las re­vo­lu­cio­nes y los cam­bios pro­fun­dos es­ta­ba en la UCI del hos­pi­tal de la his­to­ria. El ci­clo ape­nas po­día ya res­pi­rar arro­lla­do por una de­re­cha se­gu­ra de que te­nía una lar­ga ex­ten­sión en el tiem­po y que no ha­bía pe­li­gro en el ho­ri­zon­te. No hay co­sa más pa­té­ti­ca­men­te di­ver­ti­da que un par­ti­de­te, Ciu­da­da­nos, que na­ció en Bar­ce­lo­na, por el que nadie da­ba un du­ro, di­ri­gi­do por un tal Al­bert Ri­ve­ra, ora­dor de con­cur­so. Em­pe­zó con un pu­ña­do de no­ta­bles y cán­di­dos in­te­lec­tua­les, con­ven­ci­dos de que la so­cial­de­mo­cra­cia no es­ta­ba bien re­pre­sen­ta­da en España. Tar­dó unos años, po­cos, pa­ra con­se­guir ha­cer­se un fi­gu­ra res­pe­ta­ble en un mun­do po­lí­ti­co co­mo el es­pa­ñol, po­co in­cli­na­do a la res­pe­ta­bi­li­dad. Pero lo lo­gró y es su mé­ri­to.

Lo pri­me­ro que hi­zo en su re­cien­te con­gre­so es de­jar de ser so­cial­de­mó­cra­ta pa­ra de­fi­nir­se co­mo li­be­ral. ¿Qué otra co­sa iba a ha­cer un ti­po am­bi­cio­so con ga­nas de to­car po­der a cos­ta de lo que sea y que no se no­te que la po­lí­ti­ca es tra­ba­jo que tie­ne mu­cho que ver con la car­ni­ce­ría? Si el ci­clo aquel que se ini­ció en 1917 en Ru­sia se fue ago­tan­do has­ta lle­gar a la po­bre­za y lue­go a la mi­se­ria ca­ben dos op­cio­nes: es­pe­rar tiem­pos me­jo­res, y pa­ra ello se re­quie­re tiem­po (que al­gu­nos ya no ten­dre­mos), y vo­lun­tad de po­der. Lo de­más son dis­cu­sio­nes se­mán­ti­cas con flo­re­te, ar­ma es­pe­cial­men­te inade­cua­da pa­ra la pe­lea en cam­po abier­to.

MESEGUER

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.