Una ana­lo­gía

La Vanguardia (1ª edición) - - OPINIÓN - Jo­sep Cu­ní

La vi­da de O.J. Sim­pson se nu­tre de gran­des éxi­tos de­por­ti­vos y un lar­go his­to­rial judicial. La to­da­vía le­yen­da del fút­bol ame­ri­cano con­ver­ti­da en ac­tor y pre­sen­ta­dor vio mar­ca­da su fa­ma por la acu­sa­ción de ha­ber ma­ta­do a su exes­po­sa y a un ami­go de ella dos años después del di­vor­cio. In­cul­pa­ción pre­ce­di­da de de­nun­cias por vio­len­cia do­més­ti­ca y li­ti­gios por la tu­te­la de los hi­jos. El jui­cio fue re­trans­mi­ti­do en di­rec­to por te­le­vi­sión y se con­vir­tió en todo un fe­nó­meno me­diá­ti­co. Ló­gi­co. Mujer blan­ca, gua­pa, ru­bia y ri­ca in­ti­man­do con un camarero fren­te a un ce­lo­so hom­bre ne­gro, al­to, for­ni­do y atrac­ti­vo que ha­bía de­mos­tra­do a los de su co­mu­ni­dad que el éxi­to no les es­ta­ba ve­ta­do. El pro­ce­so lo en­tur­bió todo y fo­men­tó una con­clu­sión: la di­vi­sión so­cial por el co­lor de la piel se man­te­nía vi­va, muy vi­va.

Co­rría el 1995 y las en­cues­tas de­mos­tra­ron des­de el pri­mer día de la vis­ta que el 80% de quie­nes le acla­ma­ban inocen­te eran ne­gros y quie­nes le con­si­de­ra­ban cul­pa­ble, blan­cos en la mis­ma pro­por­ción. Du­ran­te los me­ses que du­ró el jui­cio los por­cen­ta­jes ape­nas va­ria­ron. Vein­te años después he­mos cons­ta­ta­do la vi­gen­cia del drama nor­te­ame­ri­cano. Ni si­quie­ra el pri­mer pre­si­den­te ne­gro

Un 80% de los ca­ta­la­nes quie­re un re­fe­rén­dum aun­que sea pa­ra de­cir no a la in­de­pen­den­cia

de Es­ta­dos Uni­dos ha con­se­gui­do fre­nar la vio­len­cia ét­ni­ca. Al con­tra­rio. Aque­llo por lo que di­jo lu­char en cam­pa­ña y que se con­vir­tió en en­tu­sias­mo de mu­chos vo­tan­tes pa­ra au­par­le a la Ca­sa Blan­ca ya con­for­ma tan­to la frus­tra­ción co­lec­ti­va co­mo el balance ne­ga­ti­vo de su do­ble man­da­to.

Do­nald Trump su­po sa­car pro­ve­cho de ello pa­ra mal y ahí le te­ne­mos. Las com­pa­ra­cio­nes son odio­sas, pero las ana­lo­gías inevi­ta­bles. Un 80% de los ca­ta­la­nes quie­re un re­fe­rén­dum aun­que sea pa­ra de­cir no a la in­de­pen­den­cia. Si­me­tría que tampoco se ha al­te­ra­do en los úl­ti­mos años, man­te­nien­do en su con­jun­to un por­cen­ta­je na­da des­pre­cia­ble de se­ce­sio­nis­tas pero sin al­can­zar la ma­yo­ría so­cial. Da­to re­le­van­te en el ca­so del jui­cio por el 9-N y que ad­vier­te de la di­vi­sión ciu­da­da­na. Por eso es pro­ba­ble que, sea cual sea el ve­re­dic­to, una de las dos par­tes no lo acep­te por con­si­de­rar­lo po­lí­ti­co. En un sen­ti­do o en otro. La pre­sión me­diá­ti­ca no ha si­do me­nor en es­te pre­jui­cio ali­men­ta­do por la falta de diá­lo­go y las po­si­bles al­ter­na­ti­vas re­cha­za­das. Es­pe­cial­men­te, las pro­pues­tas a par­tir de la le­ga­li­dad vi­gen­te de des­ta­ca­dos ju­ris­tas po­co sos­pe­cho­sos de ca­ta­la­ni­dad.

Al­guien con­fun­dió la con­fian­za en el sis­te­ma con la fe a la ley inal­te­ra­ble. An­te la cru­de­za de es­ta si­tua­ción real, los ma­gis­tra­dos no po­drán exi­mir des­co­no­ci­mien­to de cau­sa so­cial por mu­cho que ha­yan in­ten­ta­do evi­tar pre­gun­tas y res­pues­tas sus­cep­ti­bles de ser po­lí­ti­cas aun­que la ba­se del jui­cio lo sea. Fue inevi­ta­ble ha­blar de se­xo y vio­len­cia en el de O.J. Sim­pson. La ha­bi­li­dad del juez le de­cla­ró no cul­pa­ble y todo el mun­do en­ten­dió que tampoco era inocen­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.