De la ley a la ley

La Vanguardia (1ª edición) - - OPINIÓN - Tor­cua­to Fer­nán­dez-Miranda y el pre­si­den­te Adol­fo Suá­rez Juan-Jo­sé Ló­pez Bur­niol

Ten­go aso­cia­do el re­cuer­do del pro­fe­sor Tor­cua­to Fer­nán­de­zMi­ran­da a dos anéc­do­tas y a un he­cho ca­pi­tal de la re­cien­te his­to­ria es­pa­ño­la. La pri­me­ra anéc­do­ta se pro­du­jo en pleno fran­quis­mo –en la se­sión de Cor­tes del 6 de no­viem­bre de 1972– cuan­do le pi­die­ron su opi­nión, co­mo mi­nis­tro se­cre­ta­rio ge­ne­ral del Mo­vi­mien­to, so­bre las aso­cia­cio­nes po­lí­ti­cas –un su­ce­dá­neo de los par­ti­dos per­ge­ña­do du­ran­te el tar­do­fran­quis­mo–, y res­pon­dió que tal pregunta era “una tram­pa sa­du­cea”, es de­cir, una pregunta cap­cio­sa que com­pro­me­te al in­te­rro­ga­do res­pon­da lo que res­pon­da. La se­gun­da anéc­do­ta se re­fie­re al co­no­ci­do co­mo Dis­cur­so de las nie­blas, que pro­nun­ció el 4 de enero de 1974, al ce­sar co­mo pre­si­den­te ac­ci­den­tal del Gobierno –lo fue du­ran­te on­ce días tras el ase­si­na­to del al­mi­ran­te Ca­rre­ro–, en el que, ape­lan­do a las nie­blas, nu­bes y bru­jas pro­pias de su tie­rra as­tu­ria­na, de­nun­ció las ma­nio­bras in­ter­nas que lo ha­bían des­ca­bal­ga­do de la pre­si­den­cia pa­ra en­co­men­dár­se­la a un “hom­bre del Pardo”, Carlos Arias Na­va­rro.

Fer­nán­dez-Miranda fue de por­te frío y dis­tan­te, in­te­li­gen­te y agu­do, de bue­na for­ma­ción ju­rí­di­ca y cla­ra con­cien­cia del propio va­ler, lo que le do­ta­ba de cier­ta in­de­pen­den­cia. Con es­te ba­ga­je pro­ta­go­ni­zó un epi­so­dio ca­pi­tal de nues­tra his­to­ria po­lí­ti­ca. En efec­to, pro­fe­sor del entonces prín­ci­pe Juan Carlos, cul­ti­vó su re­la­ción con él ga­nán­do­se su con­fian­za. Tan­to es así que re­ins­tau­ra­da la mo­nar­quía don Juan Carlos le nom­bró pre­si­den­te de las Cor­tes, des­de don­de pi­lo­tó el epi­so­dio ini­cial y cru­cial de la tran­si­ción: la gé­ne­sis de la ley pa­ra la Re­for­ma Po­lí­ti­ca (ley 1/1977, de 4 de enero). Su tex­to ini­cial fue en­tre­ga­do por Fer­nán­dez-Miranda al pre­si­den­te Suá­rez el 23 de agos­to de 1976 y plas­ma­ba, en su cor­to ar­ti­cu­la­do, la idea axial de lo que lue­go se co­no­ce­ría co­mo la tran­si­ción: que el pa­so de una dic­ta­du­ra a una de­mo­cra­cia de­bía ha­cer­se “de la ley a la ley”, es de­cir, sin ha­cer ta­bla ra­sa del ré­gi­men ju­rí­di­co pre­ce­den­te, uti­li­zan­do ple­naha­blan, men­te sus me­ca­nis­mos de re­for­ma, cui­dan­do de que no hu­bie­se ni un atis­bo de rup­tu­ra ins­ti­tu­cio­nal y ob­ser­van­do co­mo prin­ci­pio má­xi­mo el de la con­ti­nui­dad del Es­ta­do. Es­to sig­ni­fi­ca, ni más ni me­nos, “de la ley a la ley”.

El pro­ce­so que es­ta ley des­en­ca­de­nó, ini­cia­do con las elec­cio­nes de 15 de ju­nio de 1977 y cul­mi­na­do con la Cons­ti­tu­ción de 1978, po­drá va­lo­rar­se hoy co­mo se quie­ra: por su ges­ta­ción, por sus re­sul­ta­dos, por sus lo­gros y por sus li­mi­ta­cio­nes. Po­drá in­clu­so aña­dir­se que el mo­tor que lo im­pul­só no fue otro que el mie­do que aún pro­vo­ca­ba en los es­pa­ño­les el re­cuer­do la­ce­ran­te de la Gue­rra Civil, una gue­rra de po­bres len­ta y atroz. Pero lo cier­to es que sir­vió pa­ra evi­tar un des­ga­rro y un en­fren­ta­mien­to más que po­si­bles en aque­llas cir­cuns­tan­cias. Y co­mo, en de­re­cho, lo que no son efec­tos es li­te­ra­tu­ra –y, ade­más, ma­la li­te­ra­tu­ra–, pue­de afir­mar­se con pers­pec­ti­va his­tó­ri­ca que fue una bue­na ley. Una ley bre­ve: cin­co ar­tícu­los, tres dis­po­si­cio­nes tran­si­to­rias y una dis­po­si­ción fi­nal. Bas­ta­ron. La dis­po­si­ción fi­nal la un­cía al pa­sa­do: “La presente ley ten­drá ran­go de Ley Fun­da­men­tal”, es de­cir, se in­te­gra­ba en las Le­yes Fun­da­men­ta­les fran­quis­tas, re­me­do de una cons­ti­tu­ción. Y el ar­tícu­lo 3.º abrió la puer­ta al fu­tu­ro al dis­po­ner que “Cual­quier re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal re­que­ri­rá la apro­ba­ción por la ma­yo­ría ab­so­lu­ta de los miem­bros del Con­gre­so y del Se­na­do”, así co­mo que “el Rey, an­tes de san­cio­nar una ley de Re­for­ma Cons­ti­tu­cio­nal, de­be­rá so­me­ter el pro­yec­to a re­fe­rén­dum de la na­ción”. Lo di­cho: de la ley a la ley. Fun­cio­nó.

Muy dis­tin­to es el ca­so de aque­llos que en el ac­tual con­ten­cio­so ca­ta­lán, de ir tam­bién de la ley a la ley me­dian­te la fór­mu­la de una ley de tran­si­to­rie­dad ju­rí­di­ca que sus­ti­tu­ya la le­ga­li­dad es­pa­ño­la –pres­cin­dien­do de ella y con­tra­vi­nién­do­la– por una nue­va le­ga­li­dad ca­ta­la­na. Es­to no es ir de la ley a la ley sino, li­sa y lla­na­men­te, ha­cer ta­bla ra­sa de la le­ga­li­dad vi­gen­te me­dian­te un ac­to re­vo­lu­cio­na­rio. Lo que su­po­ne pres­cin­dir de los cau­ces ins­ti­tu­cio­na­les pre­vis­tos pa­ra to­da re­for­ma nor­ma­ti­va, re­con­du­cien­do la se­gu­ra con­fron­ta­ción con los di­si­den­tes al ám­bi­to ex­clu­si­vo de la fuer­za. Una fuer­za que, evi­den­te­men­te, pue­de en­car­nar­se de muy dis­tin­tas ma­ne­ras. Y una con­fron­ta­ción que pue­de desa­rro­llar­se tam­bién de muy di­ver­sas for­mas. Pero con­fron­ta­ción por la fuer­za en todo ca­so. Es cier­to que con las palabras po­de­mos ha­cer ma­ra­vi­llas y crear, in­clu­so, universos ima­gi­na­rios de cu­ya real exis­ten­cia aca­be­mos con­ven­cién­do­nos. La ima­gi­na­ción es gra­tis. Pero las co­sas son co­mo son y la reali­dad aca­ba im­po­nién­do­se. Por ello, cuan­do se aco­me­te un cam­bio sus­tan­cial del sis­te­ma po­lí­ti­co del que –gus­te o no– se for­ma par­te pres­cin­dien­do del res­to de los im­pli­ca­dos, el con­flic­to es­tá ser­vi­do. Un con­flic­to que ha­brá que afron­tar ex­clu­si­va­men­te con las pro­pias fuer­zas. Es­pe­rar que la so­lu­ción ven­ga de fue­ra es un es­pe­jis­mo o, peor aún, una prue­ba de de­bi­li­dad. Ade­más, lle­ga­do es­te mo­men­to, los apren­di­ces de bru­jo ca­lla­rán y de­ja­rán sin con­tes­tar la gran pregunta: ¿cre­ye­ron al­gu­na vez en lo que de­cían? Es­pe­rar que la so­lu­ción ven­ga de fue­ra es un es­pe­jis­mo o, peor aún, una prue­ba de de­bi­li­dad

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.