Un re­fe­rén­dum le­gal y pac­ta­do

La Vanguardia (1ª edición) - - OPINIÓN - Car­les Ca­sa­jua­na

Cuan­do al­guien ha­bla de un re­fe­rén­dum le­gal y pac­ta­do, ¿es­tá es­cu­dán­do­se tras una qui­me­ra? ¿Es po­si­ble un acuer­do en­tre la Ge­ne­ra­li­tat y el Gobierno cen­tral pa­ra la ce­le­bra­ción en Ca­ta­lun­ya de una con­sul­ta re­la­cio­na­da con la in­de­pen­den­cia?

Si no en­tien­do mal la po­si­ción del Gobierno y la doc­tri­na del Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal, es­te acuer­do no es im­po­si­ble. Con­vie­ne par­tir de tres pre­mi­sas. La pri­me­ra es que la Ge­ne­ra­li­tat necesita au­to­ri­za­ción del Gobierno pa­ra con­vo­car una con­sul­ta. La se­gun­da, que es­ta no pue­de ver­sar en nin­gún ca­so so­bre un te­ma que no sea de su com­pe­ten­cia. La ter­ce­ra es que el ob­je­to de la con­sul­ta tie­ne que ser acor­de con la Cons­ti­tu­ción. Es de­cir, que la Ge­ne­ra­li­tat, por ejem­plo, no pue­de con­vo­car una con­sul­ta so­bre la per­te­nen­cia de Ca­ta­lun­ya a la OTAN, por­que no es te­ma de su com­pe­ten­cia, ni so­bre el res­ta­ble­ci­mien­to de la pe­na de muer­te, por ser con­tra­rio a la ley fun­da­men­tal.

Den­tro de es­tos már­ge­nes, pues, una con­sul­ta bi­na­ria so­bre la in­de­pen­den­cia de Ca­ta­lun­ya no es po­si­ble, por­que la Ge­ne­ra­li­tat ca­re­ce de com­pe­ten­cias so­bre el te­ma y la in­de­pen­den­cia cho­ca con­tra la le­tra y el es­pí­ri­tu de la Cons­ti­tu­ción, de mo­do que el Gobierno no podría au­to­ri­zar­la aun­que qui­sie­ra.

Aho­ra bien, la Cons­ti­tu­ción pue­de ser re­for­ma­da y el Par­la­ment de Ca­ta­lun­ya tie­ne com­pe­ten­cias pa­ra pro­mo­ver una re­for­ma, in­clu­so si es­ta tie­ne por ob­je­to ha­cer po­si­ble que Ca­ta­lun­ya se se­pa­re del res­to de España. En es­te cam­po, la Cons­ti­tu­ción no es­ta­ble­ce lí­mi­tes. To­da ella pue­de ser re­for­ma­da (eso sí, con unas ma­yo­rías muy exi­gen­tes, se­gún el ca­la­do de la re­for­ma, y con un po­si­ble re­fe­rén­dum fi­nal de to­dos los es­pa­ño­les).

Si se acep­ta es­to, creo que tam­bién hay que acep­tar que es le­gal que la Ge­ne­ra­li­tat, con au­to­ri­za­ción del Gobierno, con­sul­te a los ca­ta­la­nes si desean que el Par­la­ment pro­mue­va una re­for­ma de la Cons­ti­tu­ción que abra la puer­ta a una po­si­ble in­de­pen­den­cia de Ca­ta­lun­ya. Y es­to, si el Gobierno die­ra luz ver­de, per­mi­ti­ría ce­le­brar una con­sul­ta con una pregunta de es­te te­nor: “¿Es­tá us­ted de acuer­do con que el Par­la­ment de Ca­ta­lun­ya pro­pon­ga una re­for­ma de la Cons­ti­tu­ción es­pa­ño­la que ha­ga po­si­ble la in­de­pen­den­cia de Ca­ta­lun­ya?”.

A mi mo­do de ver, se tra­ta de una pregunta res­pe­tuo­sa con la Car­ta Mag­na, acor­de con la vía su­ge­ri­da por el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal en su sen­ten­cia de 25 de mar­zo del 2014 y que no hur­ta al res­to de los es­pa­ño­les el de­re­cho a pro­nun­ciar­se cuan­do pro­ce­da, pero que a la vez per­mi­te a la Ge­ne­ra­li­tat co­no­cer la opi­nión de los ciu­da­da­nos de Ca­ta­lun­ya so­bre la in­de­pen­den­cia. No es la pregunta bi­na­ria que mu­chos desea­rían pero no es mu­cho más os­cu­ra que la del pri­mer re­fe­rén­dum de Que­bec. Aun­que el re­sul­ta­do no se­ría vin­cu­lan­te, ten­dría más pe­so po­lí­ti­co que el 9-N o que un re­fe­rén­dum uni­la­te­ral y, ca­so de ser po­si­ti­vo, ha­ría in­elu­di­ble la ne­go­cia­ción.

Soy cons­cien­te de que es­ta fór­mu­la es­tá muy ale­ja­da de las po­si­cio­nes ac­tua­les de la Ge­ne­ra­li­tat y del Gobierno. Es una fór­mu­la que exi­ge que am­bos ha­gan con­ce­sio­nes sus­tan­cia­les, co­sa que en el cli­ma ac­tual es muy di­fí­cil. La Ge­ne­ra­li­tat ten­dría que ad­mi­tir que la cues­tión se di­lu­ci­de den­tro del cau­ce cons­ti­tu­cio­nal, lo que sin duda im­pli­ca­ría per­der el apo­yo de la CUP. Se tra­ta, por tan­to, de una fór­mu­la que hoy por hoy es di­fí­cil de acep­tar. Pero le per­mi­ti­ría cum­plir la pro­me­sa de ce­le­brar un re­fe­rén­dum y nos sa­ca­ría del ca­lle­jón sin salida en que nos ha­lla­mos. ¿No es es­to me­jor que es­tre­llar­se con­tra el mu­ro cons­ti­tu­cio­nal?

Por su par­te, el Gobierno ten­dría que acep­tar una con­sul­ta que, a la luz de la opi­nión in­ter­na­cio­nal, se podría ver co­mo un pri­mer pa­so ha­cia una even­tual in­de­pen­den­cia. No le re­sul­ta­ría fá­cil, aun­que só­lo fue­ra por­que ello im­pli­ca­ría ad­mi­tir el de­re­cho de los ca­ta­la­nes a pro­nun­ciar­se y re­co­no­cer de al­gún mo­do la po­si­bi­li­dad de la in­de­pen­den­cia, aun­que fue­ra re­mo­ta. Pero creo que es un pro­ce­di­mien­to que res­pe­ta las lí­neas rojas es­ta­ble­ci­das por la Cons­ti­tu­ción y que abri­ría una vía po­lí­ti­ca pa­ra re­sol­ver el li­ti­gio me­jor pa­ra to­dos que la ju­di­cia­li­za­ción ac­tual o que de­jar que la si­tua­ción se va­ya pu­drien­do po­co a po­co.

Ha­ce tres años, cuan­do se em­pe­za­ba a ha­blar de la ce­le­bra­ción de la con­sul­ta, su­ge­rí es­ta idea en es­tas mis­mas pá­gi­nas. Su­pon­go que, si al­guien la vio, le de­bió de pa­re­cer una jai­mi­ta­da pro­pia de un ama­teur osa­do y la des­car­tó sin más, tal vez con to­da la ra­zón. Me atre­vo a po­ner­la de nue­vo so­bre el ta­pe­te, a ries­go de atraer­me las iras de unos y de otros, por­que el de­ba­te ha vuel­to al pun­to de par­ti­da, al de­re­cho a de­ci­dir y a la po­si­bi­li­dad –al me­nos teó­ri­ca– de pac­tar la con­sul­ta, y por­que en­tien­do que pue­de ser útil, aun­que só­lo sea pa­ra apro­xi­mar el de­ba­te a la reali­dad cons­ti­tu­cio­nal y pa­ra so­pe­sar po­si­bles fór­mu­las de com­pro­mi­so. Es un ca­mino muy es­tre­cho que no sa­tis­fa­ría a nadie, pero es­tá ahí y, quién sa­be, tal vez per­mi­ti­ría evi­tar un cho­que que pue­de ser muy da­ñino pa­ra to­dos, so­bre todo en Ca­ta­lun­ya.

La Cons­ti­tu­ción pue­de ser re­for­ma­da y el Par­la­ment tie­ne com­pe­ten­cias pa­ra pro­mo­ver una re­for­ma

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.