La cos­mé­ti­ca tam­bién quie­re ser ver­de

El boom de los pro­duc­tos na­tu­ra­les de hi­gie­ne y belleza

La Vanguardia (1ª edición) - - TEN­DEN­CIAS - ES­TE­VE GI­RALT Ta­rra­go­na

Mu­chos com­pa­ran lo que se es­tá mo­vien­do aho­ra en el mun­do de la cos­mé­ti­ca con lo que su­ce­dió años atrás con la ali­men­ta­ción sa­lu­da­ble, con con­su­mi­do­res que em­pe­za­ron a in­tere­sar­se por la com­po­si­ción, ela­bo­ra­ción y pro­ce­den­cia de lo que co­mían. El ac­ce­so a ca­da vez más in­for­ma­ción, una ma­yor con­cien­cia­ción de la im­por­tan­cia de lle­var una vi­da sa­lu­da­ble y el in­te­rés por co­no­cer ex­pli­can, en par­te, el boom de la de­no­mi­na­da cos­mé­ti­ca na­tu­ral. Cre­ce la de­man­da y se mul­ti­pli­ca la ofer­ta de pro­duc­tos pa­ra la hi­gie­ne per­so­nal y el cui­da­do de la piel o el ca­be­llo ela­bo­ra­dos con una ma­yo­ría de in­gredien­tes na­tu­ra­les que se co­mer­cia­li­zan co­mo li­bres de tó­xi­cos, con lis­tas es­pe­cí­fi­cas de com­po­nen­tes que no se pue­den uti­li­zar.

El fe­nó­meno, que al­gu­nas mar­cas han po­pu­la­ri­za­do co­mo la nue­va cos­mé­ti­ca sa­lu­da­ble, por lo ge­ne­ral bas­tan­te más ca­ra que la ha­bi­tual, ha irrum­pi­do en el úl­ti­mo año en Es­pa­ña des­pués de em­pe­zar con fuer­za en otros paí­ses europeos, co­mo Ale­ma­nia o Fran­cia, y en Es­ta­dos Uni­dos. La moda, que pa­re­ce que ha lle­ga­do pa­ra que­dar­se, si­guien­do el pa­ra­le­lis­mo con la ali­men­ta­ción eco, ha des­per­ta­do ya el in­te­rés de las gran­des mar­cas y los gigantes de la cos­mé­ti­ca, que han em­pe­za­do a lan­zar tó­ni­cos fa­cia­les o cham­pús sin pa­ra­be­nos, sin sul­fi­tos o sin si­li­co­nas, tres de los com­po­nen­tes más de­nos­ta­dos por los de­fen­so­res de la cos­mé­ti­ca ver­de.

No se tra­ta de ela­bo­ra­do­res ar­te­sa­na­les, que siem­pre ha­bían exis­ti­do a pe­que­ña es­ca­la, sino de mar­cas que a es­ca­la in­dus­trial co­mer­cia­li­zan ma­yo­ri­ta­ria­men­te sus pro­duc­tos a tra­vés de in­ter­net o, en me­nor gra­do, en tien­das es­pe­cia­li­za­das. Su clien­te­la es mi­no­ri­ta­ria si se com­pa­ra con las gran­des mul­ti­na­cio­na­les de la cos­mé­ti­ca, pe­ro su ve­lo­ci­dad de cre­ci­mien­to, por en­ci­ma del 10% anual en Es­pa­ña y de un 15% en paí­ses co­mo Ale­ma­nia, ha con­ver­ti­do ya el fe­nó­meno en una ten­den­cia de al­can­ce glo­bal.“He­mos de­tec­ta­do que se tra­ta de per­so­nas que em­pe­za­ron con la ali­men­ta­ción y que, a me­di­da que se ha­cen es­tric­tos con lo que co­men y su es­ti­lo de vi­da, in­ten­tan re­gu­la­ri­zar des­pués otros as­pec­tos co­mo la cos­mé­ti­ca, con un con­su­mo res­pon­sa­ble pa­ra su sa­lud y el me­dio am­bien­te”, ex­pli­ca Miquel An­to­lín, di­rec­tor ge­ne­ral de Freshly Cos­me­tics, em­pre­sa fun­da­da el pa­sa­do año por tres in­ge­nie­ros quí­mi­cos de la Uni­ver­si­tat Ro­vi­ra i Vir­gi­li (URV). Su pro­yec­to es­tá cre­cien­do de for­ma ful­gu­ran­te gra­cias al boom de un mer­ca­do en ebu­lli­ción.

“El 40% de nues­tros clien­tes son mu­je­res de 25 a 35 años, a quie­nes les gus­ta cui­dar­se, mu­chas son ve­ga­nas, que des­cu­bren las mar­cas a tra­vés de las re­des so­cia­les, so­bre to­do Ins­ta­gram. Las lla­ma­mos vo­ra­ces apren­de­do­ras, por­que siem­pre quieren sa­ber más y pre­gun­tan so­bre los in­gredien­tes”, aña­de An­to­lín. En la com­po­si­ción de los pro­duc­tos es­tá jus­ta­men­te la cla­ve. Los cos­mé­ti­cos sa­lu­da­bles, co­mo los co­mer­cia­li­zan al­gu­nas mar­cas, de­ben te­ner al me­nos un 90% de in­gredien­tes de ori­gen na­tu­ral, des­de el aloe ve­ra, el té, los acei­tes, las al­gas o las fru­tas; pue­den con­te­ner

DEL PLATO A LA PIEL En­tre los adep­tos, mu­chos ve­ga­nos y se­gui­do­res de una ali­men­ta­ción ‘eco’ AU­GE GLO­BAL Su con­su­mo cre­ce un 10% al año en Es­pa­ña y triunfa en EE.UU. y Eu­ro­pa

otros de ori­gen mi­ne­ral, co­mo las ar­ci­llas o la sal, y de­ben evi­tar a to­da cos­ta la uti­li­za­ción de lo que de­no­mi­nan com­po­nen­tes “tó­xi­cos”. De ellos, los más co­no­ci­dos son los pa­ra­be­nos, las si­li­co­nas, los sul­fa­tos y los com­po­nen­tes de­ri­va­dos del pe­tró­leo.

Las mar­cas que más es­tán triun­fan­do ba­san su éxi­to en una apues­ta por la trans­pa­ren­cia, con lis­tas ex­haus­ti­vas en las que in­clu­yen to­dos los com­po­nen­tes. “En la cos­mé­ti­ca con­ven­cio­nal se uti­li­zan 12.000 in­gredien­tes y só­lo el 20% es­tán tes­ta­dos. De­be­ría apli­car­se el prin­ci­pio de pre­cau­ción con pro­duc­tos que es­tu­dios se­rios han de­mos­tra­do que pue­den ser no­ci­vos pa­ra la sa­lud”, di­ce Sa­ra Wer­ner, co­fun­da­do­ra de Co­cu­nat, sur­gi­da en el 2013 en Bar­ce­lo­na, que co­mer­cia­li­za con el

e-com­mer­ce me­dio cen­te­nar de mar­cas de “cos­mé­ti­ca sa­lu­da­ble y 100% li­bre de tó­xi­cos”.

Se tra­ta de una cos­mé­ti­ca que ga­ran­ti­za tam­bién que ninguno de sus pro­duc­tos ha si­do tes­ta­do en ani­ma­les, uti­li­zan­do el se­llo cruelty

free, y que se ven­de co­mo ap­ta pa­ra ve­ga­nos. Con la po­pu­la­ri­za­ción de sus efec­tos beneficiosos pa­ra el cui­da­do de la piel o el ca­be­llo, y su po­der pa­ra des­in­to­xi­car (de­tox), se­gún ase­gu­ran pro­duc­to­res y em­pre­sas cer­ti­fi­ca­do­ras, se ha abier­to el de­ba­te.

Fren­te a los gran­des de­fen­so­res, co­mo Ni­co­lás Olea, ca­te­drá­ti­co de la fa­cul­tad de Me­di­ci­na de la Uni­ver­si­dad de Gra­na­da, po­pu­lar por sus con­fe­ren­cias aler­tan­do de los efec­tos no­ci­vos de los pa­ra­be­nos, apa­re­cen otras vo­ces que re­la­ti­vi­zan los be­ne­fi­cios pa­ra la piel de la cos­mé­ti­ca na­tu­ral y los per­jui­cios de la con­ven­cio­nal. Ni lo na­tu­ral es siem­pre me­jor ni la quí­mi­ca, si es­tá bien uti­li­za­da, tie­ne por qué ser da­ñi­na, aler­tan.

“No es­ta­mos en con­tra de la quí­mi­ca, sino de los pro­duc­tos tó­xi­cos que se si­guen uti­li­zan­do. Los cham­pús, las cre­mas, el ja­bón, el af­ters­ha­ve, el pin­tau­ñas o el pin­ta­la­bios son pro­duc­tos que uti­li­za­mos a dia­rio”, ad­vier­te Wer­ner. “La pro­ble­má­ti­ca es­tá en que, so­bre to­do en el ca­so de las mu­je­res, uti­li­za­mos 15 pro­duc­tos al día du­ran­te to­da la vi­da, aquí es­tá el im­pac­to real de com­po­nen­tes que es­tán en pro­por­cio­nes pe­que­ñas; pe­ro na­die lo es­tu­dia”, des­ta­ca An­to­lín.

Va­rios der­ma­tó­lo­gos con­sul­ta­dos por La Van­guar­dia no han querido eva­luar pú­bli­ca­men­te los cos­mé­ti­cos na­tu­ra­les por­que ase­gu­ran co­no­cer­los aún po­co. Di­cen que has­ta aho­ra han es­ta­do po­co pre­sen­tes en sus re­ce­tas, es­pe­cial­men­te en la sa­ni­dad pú­bli­ca, ya que los pre­cios sue­len ser al­tos. “To­dos es­tos pro­duc­tos no­ci­vos se en­cuen­tran en la na­tu­ra­le­za, es cues­tión de en­con­trar un sus­ti­tu­ti­vo na­tu­ral, con la mis­ma fun­ción y las mis­mas pro­pie­da­des, sin que pue­da pro­du­cir efec­tos no desea­dos. To­do es quí­mi­ca, em­pe­zan­do por no­so­tros mis­mos, y por eso no to­dos reac­cio­na­mos de la mis­ma ma­ne­ra a los pro­duc­tos na­tu­ra­les”, re­fle­xio­na Víc­tor Molina, quí­mi­co de la URV.

La po­pu­la­ri­za­ción y el desa­rro­llo de es­ta nue­va for­ma de en­ten­der la cos­mé­ti­ca de­be­ría ayu­dar, con el tiem­po, a ana­li­zar cien­tí­fi­ca­men­te sus pros y sus con­tras.

GLOW IMA­GES / GETTY

El va­lor de lo

na­tu­ral. Los pro­duc­to­res de cos­mé­ti­ca na­tu­ral ase­gu­ran que es­tá li­bre de tó­xi­cos.Se ba­sa en in­gredien­tes co­mo las al­gas, el té o el aloe ve­ra, en­tre otros. Y evi­tan sus­tan­cias que tie­nen ma­la ima­gen en­tre al­gu­nos con­su­mi­do­res co­mo pa­ra­be­nos y sul­fi­tos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.