Du­das y men­ti­ras

El va­cío le­gal de­ja las mar­cas en ma­nos de la cer­ti­fi­ca­ción y con­fun­de al con­su­mi­dor

La Vanguardia (1ª edición) - - TEN­DEN­CIAS - E. GI­RALT Ta­rra­go­na

La cos­mé­ti­ca na­tu­ral, o si lo pre­fie­ren sa­lu­da­ble, ha evo­lu­cio­na­do más rá­pi­do que los or­ga­nis­mos re­gu­la­do­res. No exis­te to­da­vía una le­gis­la­ción es­pe­cí­fi­ca que re­gu­le con cla­ri­dad los in­gredien­tes que de­be con­te­ner una cre­ma hi­dra­tan­te, un cham­pú o un tó­ni­co fa­cial pa­ra ser eti­que­ta­do y co­mer­cia­li­za­do co­mo cos­mé­ti­co na­tu­ral. La si­tua­ción sus­ci­ta cier­ta con­fu­sión y se con­vier­te en un es­ce­na­rio abo­na­do pa­ra el en­ga­ño o las ver­da­des a me­dias. Una nor­ma­ti­va es­pe­cí­fi­ca pa­ra es­te ti­po de pro­duc­tos, que los pro­duc­to­res es­pe­ran pa­ra el pró­xi­mo año, ten­dría que aca­bar con la ma­la pra­xis y dar más ga­ran­tías a los con­su­mi­do­res.

El pri­mer pa­so ha­cia la re­gu­la­ción lle­gó el pa­sa­do año, con la pu­bli­ca­ción de una nor­ma ISO con una se­rie de di­rec­tri­ces y cri­te­rios a la ho­ra de ca­ta­lo­gar in­gredien­tes y pro­duc­tos cos­mé­ti­cos co­mo na­tu­ra­les y or­gá­ni­cos. Pe­ro mien­tras no lle­ga una re­gu­la­ción es­tán­dar que sir­va pa­ra to­dos las mar­cas, con in­de­pen­den­cia de su ta­ma­ño, mu­chos de los ela­bo­ra­do­res de cos­mé­ti­cos na­tu­ra­les han apos­ta­do por las em­pre­sas cer­ti­fi­ca­do­ras ex­ter­nas. Una ga­ran­tía pa­ra un con­su­mi­dor que bus­ca en es­te ti­po de pro­duc­tos la trans­pa­ren­cia total.

Las cer­ti­fi­ca­do­ras ga­ran­ti­zan que el 95% de los in­gredien­tes son de ori­gen na­tu­ral y que es­tán li­bres de tó­xi­cos, los dos pi­la­res fun­da­men­ta­les. “Exis­ten mu­chas mar­cas con pro­duc­tos pseu­do­na­tu­ra­les”, ad­vier­te Miquel An­to­lín, di­rec­tor eje­cu­ti­vo de Freshly, que ven­de sus pro­duc­tos cer­ti­fi­ca­dos por una em­pre­sa (BioVi­daSa­na) que ga­ran­ti­za que no con­tie­nen “pa­ra­be­nos, sul­fa­tos, si­li­co­nas ni de­ri­va­dos del pe­tró­leo”, ade­más de otras sus­tan­cias, y que más del 95% de los in­gredien­tes son na­tu­ra­les.

Los pro­duc­tos se desa­rro­llan en la­bo­ra­to­rios de I+D, don­de se lle­van a ca­bo las for­mu­la­cio­nes, des­pués se pro­du­cen a pe­que­ña es­ca­la y em­pie­zan fi­nal­men­te los tests y es­tu­dios der­ma­to­ló­gi­cos. Se de­be ga­ran­ti­zar no so­la­men­te que el pro­duc­to es es­ta­ble, tam­bién que der­ma­to­ló­gi­ca­men­te no pro­vo­ca al­ter­na­cio­nes, tam­po­co so­bre pie­les sen­si­bles. Se si­gue, pues, una ló­gi­ca in­dus­trial. Na­da de pe­que­ños ar­te­sa­nos do­més­ti­cos.

“Es un ti­po de con­su­mi­dor que no se fía de la pu­bli­ci­dad, quie­re con­tras­tar la in­for­ma­ción”, aña­de An­to­lín, ingeniero quí­mi­co de for­ma­ción. “No siem­pre lo na­tu­ral es­tá li­bre de

Los pro­duc­to­res es­pe­ran la pri­me­ra nor­ma­ti­va es­pe­cí­fi­ca del sec­tor a par­tir del año pró­xi­mo

tó­xi­cos”, ad­vier­te Sa­ra Wer­ner, de Co­cu­nat. La re­gu­la­ción y los con­tro­les son in­dis­pen­sa­bles.

Nor­ma­ti­vas y re­gu­la­ción apar­te, hay quie­nes sos­tie­nen que lo na­tu­ral se aca­ba­rá por im­po­ner por la de­man­da de un pú­bli­co ca­da día más sen­si­bi­li­za­do. Gran­des mar­cas de cos­mé­ti­ca con­ven­cio­nal es­tán rea­li­zan­do ya in­cur­sio­nes en es­te nue­vo mer­ca­do, lan­zan­do lí­neas es­pe­cí­fi­cas de pro­duc­tos. La fal­ta de una re­gu­la­ción tam­bién ori­gi­na cier­ta con­fu­sión cuan­do mar­cas de to­da la vi­da apues­tan por es­te ti­po de cos­mé­ti­ca, ad­vier­ten los pe­que­ños pro­duc­to­res. “En cin­co o diez años, el fu­tu­ro de la cos­mé­ti­ca pa­sa por vol­ver a lo na­tu­ral, con la in­tro­duc­ción de la tec­no­lo­gía; no pa­sa por se­guir en­ga­ñan­do”, ase­gu­ra Wer­ner.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.