Raf Si­mons se es­tre­na en Cal­vin Klein con un ho­me­na­je a Amé­ri­ca

El di­se­ña­dor bel­ga da un to­que de al­ta cos­tu­ra a Cal­vin Klein, en su es­treno, en Nue­va York

La Vanguardia (1ª edición) - - VIVIR - MAR­GA­RI­TA PUIG Nue­va York

Ya lo ha he­cho. Raf Si­mons, el bri­llan­te ex di­rec­tor crea­ti­vo de Dior que de­jó al mun­do de la mo­da en es­ta­do de shock cuan­do aban­do­nó la Mai­son, se ha pues­to ma­nos a la obra pa­ra de­vol­ver a Cal­vin Klein el lu­jo do­ra­do que im­pul­só su mo­men­ta­zo en los 90. Y va­ya si lo ha con­se­gui­do: no po­día ha­ber pro­pues­to un me­jor co­mien­zo. Pa­só ayer, en la Se­ma­na de la Mo­da de Nue­va York a la que la fir­ma reina del un­der­wear si­gue sien­do ex­tre­ma­da­men­te fiel, con su ge­nial es­treno de es­ta nue­va eta­pa en la que van a erra­di­car­se las cam­pa­ñas pu­bli­ci­ta­rias aban­de­ra­das por ins­ta­gra­mers por­que aho­ra se bus­ca dar más con­te­ni­do. Es­ta se­rá una era ilus­tra­da. Co­men­za­rá, de he­cho co­men­zó ayer, un rei­na­do le­jos de la ver­ti­gi­no­sa re­la­ción con la ins­tan­ta­nei­dad que im­pul­san per­so­na­jes co­mo Jen­ner Ken­dall o Jus­tin Bie­ber y se su­gie­ren ca­mi­nos mu­cho más po­ten­tes, en los que el ar­te y las sub­cul­tu­ras todo lo pue­den. Em­pie­za la que mu­chos ya con­si­de­ran la me­jor épo­ca de Cal­vin Klein.

Al compás de This is not America, Raf Si­mons de­jó sin palabras a los im­pa­cien­tes, con­ta­dí­si­mos y fe­li­ces in­vi­ta­dos que asis­tie­ron a su de­but. En el es­ce­na­rio crea­do por el ar­tis­ta con­tem­po­rá­neo Ster­ling Ruby (el me­jor ami­go de Si­mons) en la se­de de la fir­ma, có­mo­da­men­te arro­pa­do en la con­tem­po­ra­nei­dad y la mez­cla afor­tu­na­da de las co­sas que le ins­pi­ran, Si­mons pu­do sor­pren­der a to­dos con la Amé­ri­ca y el fu­tu­ro que él ha ima­gi­na­do pa­ra Cal­vin Klein. Y lo bor­dó, an­te la ayer im­pres­cin­di­ble An­na Win­tour, la edi­to­ra del Vo­gue es­ta­dou­ni­den­se, y una lar­ga lis­ta de ce­le­bri­da­des co­mo Sa­rah Jes­si­ca Par­ker, Julianne Moo­re, Ka­te Bosworth, Gwy­neth Pal­trow, Lau­ren Hut­ton, Amber Va­lle­ta y has­ta Kan­ye West y Charly Asap, por nom­brar a al­gu­nos. Es de­cir, an­te to­da la di­ver­si­dad en ma­yús­cu­la que le apor­tan el país y la mar­ca que lo aco­gen.

El di­se­ña­dor bel­ga (del que di­cen que le en­can­ta Nue­va York, aun­que de mo­men­to si­gue man­te­nien­do su vi­da en Am­be­res) con­fir­mó que es el me­jor cap­tan­do la esen­cia de una fir­ma pa­ra otor­gar­le la mo­der­ni­dad más ab­so­lu­ta. Sas­tres en to­dos los ma­te­ria­les, fal­das lá­piz que ya no son mi­di, plu­mas, pe­lo y lanas tri­co­ta­das que com­bi­nan con plás­ti­cos y trans­pa­ren­cias, ade­más de las ver­sio­nes del jean y la piel más ele­gan­tes, es­tam­pa­dos ani­ma­les me­ta­li­za­dos y trans­pa­ren­cias y com­bi­na­cio­nes in­só­li­tas de ma­teRaf

An­na Win­tour, Sa­rah Jes­si­ca Par­ker, Julianne Moo­re y Gwy­neth Pal­trow no per­die­ron de­ta­lle

ria­les cons­tru­ye­ron un look agé­ne­ro (en los no­ven­ta lo lla­ma­ban uni­sex) que a buen se­gu­ro va a dar un gi­ro bru­tal a la con­cep­ción del ready to wear. Si­mons ha da­do un de­fi­ni­ti­vo to­que de al­ta cos­tu­ra a la his­to­ria y al fu­tu­ro de la fir­ma del un­der­wear y co­mo siem­pre va a crear es­cue­la.

¿Ad­je­ti­vos que se oían tras el des­fi­le? Ex­tra­or­di­na­rio. Lo fue. Re­sul­tó bri­llan­te y na­da pre­ten­cio­so, que es lo que mu­chos es­pe­ra­ban de su des­fi­le y su pro­pues­ta después de que Si­mons, que só­lo uti­li­za las re­des so­cia­les en la me­di­da y los mo­men­tos jus­tos, sor­pren­die­ra ha­ce un par de días com­pa­ran­do la esen­cia que pre­ten­de dar a Cal­vin Klein con ico­nos de la cultura ame­ri­ca­na del todo inal­can­za­bles co­mo Andy War­hol.

El bel­ga qui­zá se pa­só con la equi­va­len­cia, ani­ma­do pro­ba­ble­men­te por el éxi­to que ob­tu­vo cuan­do pre­sen­tó ha­ce un mes tam­bién en las re­des su aplau­di­do Cal­vin Klein by Ap­point­ment y ha­ce ape­nas 48 ho­ras el nue­vo lo­go, he­cho mano a mano con Pe­ter Sa­vi­lle y con una ti­po­gra­fía Sans Se­rif que vuel­ve a los orí­ge­nes.

Pero de lo que no hay duda es de que en­ca­ja a la per­fec­ción con el es­pí­ri­tu del fundador de la fir­ma, Cal­vin Klein, cla­ro, que siem­pre se ha sen­ti­do des­con­ten­to con las pro­vo­ca­cio­nes de las ins­ta­mo­de­los y la ne­ce­si­dad de ur­gen­cia que ri­ge hoy la in­dus­tria. In­clu­so con la mo­da del mi­ra aho­ra y com­pra aho­ra.

Si­gue todo el lío de si hay que pre­sen­tar lo que ya es­tá dis­po­ni­ble en las tien­das o hay que anun­ciar lo que se ven­de­rá al ca­bo de seis me­ses y Cal­vin Klein de­ci­de se­guir con lo que se ha he­cho siem­pre, es de­cir, que lo que pre­sen­tó ayer de la mano del bri­llan­te di­se­ña­dor bel­ga fue la co­lec­ción pa­ra el pró­xi­mo oto­ño-invierno. Im­pe­ca­ble, con el gi­ro decidido que su­gie­re la ele­gan­cia de Raf Si­mons. Eso sí, el gran fi­cha­je de CK lo hi­zo mo­der­ni­zan­do el ar­chi­vo de la ca­sa. Res­pe­tan­do el pa­sa­do de la fir­ma que aho­ra lo aco­ge, co­mo en su día triun­fó al fren­te de Dior y an­tes en Jil San­der. Y ex­ten­dien­do ese su­til cam­bio en el lo­go a una co­lec­ción a la al­tu­ra de lo que de él se es­pe­ra­ba.

AN­DREW KELLY / REU­TERS AN­DREW KELLY / REU­TERS

Raf Si­mons y su mano de­re­cha, Pie­ter Mu­lier

AN­GE­LA WEISS / AFP

AN­GE­LA WEISS / AFP

An­na Win­tour y Sa­rah Jes­si­ca Par­ker, en el front row

Mo­der­ni­dad. AN­DREW KELLY / REU­TERS

En la pa­sa­re­la se vie­ron plu­mas, pe­lo y lanas tri­co­ta­das, com­bi­na­das con plás­ti­cos y trans­pa­ren­cias

DIA­NE BONDAREFF / AP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.