Ar­qui­tec­tu­ra, ciu­dad y ca­li­dad de vi­da

La Vanguardia (1ª edición) - - VIVIR - Daniel Mò­dol Con­ce­jal de Ar­qui­tec­tu­ra del Ayun­ta­mien­to de Bar­ce­lo­na

Bar­ce­lo­na ha de­mos­tra­do que el cui­da­do de su reali­dad fí­si­ca es un fac­tor de ca­li­dad de vi­da inigua­la­ble. La de­fi­ni­ción de un pai­sa­je ur­bano úni­co en el mun­do y de los es­pa­cios ur­ba­nos que lo con­fi­gu­ran, y có­mo es­tos han si­do dis­fru­ta­dos por los ciu­da­da­nos y ciu­da­da­nas, se ha con­ver­ti­do en ele­men­to cla­ve pa­ra la for­ma­ción de la con­cien­cia cí­vi­ca y ur­ba­na de to­dos no­so­tros y de la es­ti­ma por nues­tra ciu­dad. La ciu­dad, su go­ce y dis­fru­te es­tán en el cen­tro de nues­tra vi­da, co­mo nos re­cor­da­ba el Ayun­ta­mien­to du­ran­te la al­cal­día de Pas­qual Ma­ra­gall en su li­bro Ci­vis­me i ur­ba­ni­tat.

Sin em­bar­go, ha­cen falta nue­vas in­ter­ven­cio­nes y un nue­vo im­pul­so al tri­no­mio ca­li­dad de vi­da, pai­sa­je y ar­qui­tec­tu­ra ur­ba­na si no que­re­mos que es­tos de­jen de ac­tuar co­mo ge­ne­ra­do­res de iden­ti­dad y de arrai­go. Des­gra­cia­da­men­te, he­mos vi­vi­do co­mo ciu­dad el ur­ba­nis­mo del man­tra de la épo­ca Trias, que in­ter­vino en Bar­ce­lo­na sin res­pe­tar sin­gu­la­ri­da­des, ha­cien­do ac­tua­cio­nes que se­rían apli­ca­bles a cual­quier en­torno, ol­vi­dan­do nues­tro mo­de­lo y nues­tro mo­do de pro­ce­der. Nues­tros en­tor­nos ur­ba­nos es­tán su­frien­do, ade­más, los efec­tos de la glo­ba­li­za­ción. El tu­ris­mo ma­si­vo in­va­si­vo o la sus­ti­tu­ción de los en­tor­nos fí­si­cos por los vir­tua­les son cla­ros ejem­plos. En la ar­qui­tec­tu­ra ur­ba­na te­ne­mos la he­rra­mien­ta pa­ra com­ba­tir la des­ubi­ca­ción del mun­do di­gi­tal que des­re­fe­ren­cia el lu­gar don­de vi­vi­mos. Man­te­ner y po­ten­ciar la con­cien­cia co­lec­ti­va so­bre la ca­li­dad de los es­pa­cios don­de vi­vi­mos nos per­mi­ti­rá re­co­no­cer nues­tras iden­ti­da­des ur­ba­nas y de­ci­dir có­mo man­te­ner­las y ha­cer que evo­lu­cio­nen.

La ar­qui­tec­tu­ra de la ciu­dad nos per­mi­te re­co­no­cer pai­sa­jes ur­ba­nos pro­pios y desa­rro­llar nues­tro sen­ti­mien­to de per­te­nen­cia al lu­gar. Si las re­des so­cia­les nos in­tro­du­cen en el mun­do glo­bal, la ar­qui­tec­tu­ra ur­ba­na nos man­tie­ne en lo lo­cal. El so­por­te ur­bano de nues­tras vi­das es el ma­yor pa­tri­mo­nio que te­ne­mos. Aho­ra que de­di­ca­mos más tiem­po a la reali­dad vir­tual, el con­cep­to del pa­tri­mo­nio ad­quie­re otro ca­riz: pa­sa de ser lo an­ti­guo, tes­ti­mo­nio de una épo­ca pa­sa­da, a ser una reali­dad ac­tual a la que hay que re­fe­rir­se co­mo el úni­co ele­men­to que nos man­tie­ne vin­cu­la­dos al lu­gar. Pa­tri­mo­nio no se­rá nun­ca más lo an­ti­guo; pa­tri­mo­nio se­rá todo lo que nos ro­dea ma­te­rial­men­te. Al sen­ti­do que ha te­ni­do ha­bi­tual­men­te la pre­ser­va­ción hay que aña­dir el ries­go de cual­quier exis­ten­cia a ser ob­via­da co­mo con­se­cuen­cia de la do­mi­na­ción de lo di­gi­tal y lo glo­bal y de la fuer­za uni­for­mi­za­do­ra de las fran­qui­cias. Has­ta aho­ra los sue­ños y an­he­los de los ve­ci­nos y las ve­ci­nas se ma­te­ria­li­za­ban en la con­fi­gu­ra­ción de la par­te pú­bli­ca de la ciu­dad, de­jan­do su hue­lla so­bre el pa­lim­pses­to ur­bano al­te­ra­do por ge­ne­ra­cio­nes su­ce­si­vas. La apa­ri­ción y el do­mi­nio im­pa­ra­ble de las nue­vas reali­da­des vir­tua­les pue­de ha­cer que per­da­mos de vis­ta la reali­dad más pró­xi­ma. Pa­ra re­co­nec­tar el en­torno fí­si­co y el ciu­da­dano lo te­ne­mos todo: la gen­te, el ur­ba­nis­mo, la ar­qui­tec­tu­ra, la his­to­ria y las ga­nas. Apos­ta­mos por re­for­zar el va­lor in­trín­se­co bar­ce­lo­nés que la ar­qui­tec­tu­ra y el pai­sa­je tie­nen pa­ra los ciu­da­da­nos y ciu­da­da­nas, po­nien­do las he­rra­mien­tas ne­ce­sa­rias pa­ra acom­pa­ñar­los en la ta­rea de vol­ver a fi­jar la mi­ra­da so­bre la ciu­dad y dar va­lor a es­te pa­tri­mo­nio de to­dos que es Bar­ce­lo­na.

Que­re­mos po­ten­ciar el tra­ba­jo des­de el pai­sa­je ur­bano co­mo ge­ne­ra­dor de iden­ti­dad. Pa­ra ac­tua­li­zar el víncu­lo en­tre ciu­dad y ciu­da­da­nos se re­dac­ta­rá una car­ta que per­mi­ti­rá iden­ti­fi­car y al mis­mo tiem­po re­des­cu­brir jun­tos los di­fe­ren­tes pai­sa­jes ur­ba­nos, im­pli­can­do a los agen­tes y a la ciu­da­da­nía y ob­te­ner un com­pro­mi­so con­jun­to pa­ra la con­ser­va­ción y me­jo­ra de los ele­men­tos que la con­fi­gu­ran. Si ca­da uno pien­sa en su en­torno co­ti­diano, re­co­no­ce­re­mos aque­llo que lo ha­ce di­fe­ren­te, que con­fi­gu­ra nues­tra ima­gen de la ciu­dad. In­ter­ve­nir, a tra­vés de la Car­ta de Pai­sa­je Ur­bano, sig­ni­fi­ca ir del re­co­no­ci­mien­to y la pro­tec­ción a la ga­ran­tía de que las ac­tua­cio­nes pú­bli­cas y pri­va­das ten­gan en cuen­ta su pe­cu­lia­ri­dad. Te­ne­mos que cons­truir en­tre to­dos y to­das una ciu­dad sin­gu­lar y es­ti­mu­lan­te, y sen­tir­la más pro­pia que nun­ca.

Pa­ra ac­tua­li­zar el víncu­lo en­tre los ciu­da­da­nos y la ciu­dad se re­dac­ta­rá una Car­ta del Pai­sa­je Ur­bano

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.