De la he­roí­na a la ma­rihua­na

Des­ar­ti­cu­la­da la or­ga­ni­za­ción cri­mi­nal que in­ten­tó plan­tar can­na­bis en Ras­que­ra

La Vanguardia (1ª edición) - - VIVIR - MAY­KA NA­VA­RRO Bar­ce­lo­na

Fue allá por el 2012 cuan­do el pre­si­den­te de la Aso­cia­ción Bar­ce­lo­ne­sa Can­ná­bi­ca de Au­to­con­su­mo, el ser­bio Vo­jis­lav Djord­je­vic, tra­tó de im­pul­sar un con­ve­nio con el Ayun­ta­mien­to de Ras­que­ra pa­ra que el Con­sis­to­rio tu­te­la­ra una plan­ta­ción de ma­rihua­na que de­bía abas­te­cer a los so­cios del club. La ini­cia­ti­va no pros­pe­ró y, tras una pri­me­ra re­da­da con va­rios de­te­ni­dos, in­cau­ta­ción de can­na­bis y acu­sa­cio­nes de trá­fi­co de es­tu­pe­fa­cien­tes, el gru­po mu­tó en la Aso­cia­ción Bar­ce­lo­ne­sa pa­ra la In­ves­ti­ga­ción del Can­na­bis. El pa­sa­do mar­tes, los Mos­sos d’Es­qua­dra cul­mi­na­ron una in­ves­ti­ga­ción en la que han tra­ba­ja­do los úl­ti­mos seis me­ses y que ha des­man­te­la­do una po­de­ro­sa or­ga­ni­za­ción cri­mi­nal, li­de­ra­da por Vo­jis­lav Djord­je­vic, al que se acu­sa de di­ri­gir todo un im­pe­rio eco­nó­mi­co crea­do a par­tir del trá­fi­co de ma­rihua­na.

A nadie se le es­ca­pa a es­tas al­tu­ras que el cul­ti­vo de ma­rihua­na se ha dis­pa­ra­do de for­ma ver­ti­gi­no­sa en los úl­ti­mos tres años en España y es­pe­cial­men­te en Ca­ta­lun­ya. Los da­tos ofi­cia­les de los Mos­sos lo co­rro­bo­ran. Só­lo en el pri­mer se­mes­tre del 2016 se in­cau­ta­ron 8,3 to­ne­la­das de plan­tas, fren­te a las 5,5 del mis­mo pe­rio­do del año an­te­rior. No hay se­ma­na en la que al­gu­na uni­dad de in­ves­ti­ga­ción o pa­tru­lla de se­gu­ri­dad ciu­da­da­na no des­cu­bra una plan­ta­ción en un pi­so, el tras­te­ro de una ca­sa o en mi­tad de un huer­to. Y a pe­sar de que el con­su­mo lo­cal es im­por­tan­te, de los más al­tos de Eu­ro­pa, ya hay cons­tan­cia de que par­te de esa pro­duc­ción se ex­por­ta, vía Ita­lia y Francia, has­ta mer­ca­dos tan co­ti­za­dos co­mo Ams­ter­dam o Lon­dres, don­de la ma­rihua­na ma­de in Ca­ta­lo­nia es­tá muy bien va­lo­ra­da.

La so­fis­ti­ca­ción de las or­ga­ni­za­cio­nes cri­mi­na­les que trafican con ma­rihua­na ha obli­ga­do a los in­ves­ti­ga­do­res a tra­ba­jar en va­rios fren­tes. Es­ta ul­ti­ma ope­ra­ción, en la que los mos­sos de in­ves­ti­ga­ción de la re­gión po­li­cial me­tro­po­li­ta­na sur han con­ta­do con la co­la­bo­ra­ción de la Vigilancia Adua­ne­ra, se sal­dó con do­ce de­te­ni­dos. Seis han in­gre­sa­do en pri­sión. El mar­tes pa­sa­do,

Los Mos­sos de­tie­nen a do­ce per­so­nas –seis van a pri­sión–, re­gis­tran dos clubs y des­mon­tan cin­co plan­ta­cio­nes

de ma­ne­ra si­mul­tá­nea, los in­ves­ti­ga­do­res en­tra­ron en ocho do­mi­ci­lios y se re­gis­tra­ron dos aso­cia­cio­nes can­ná­bi­cas. Una de la ca­lle del Mar de la Barceloneta y otra en la ca­lle Pa­llars. Los Mos­sos tam­bién en­tra­ron en cin­co na­ves en po­lí­go­nos in­dus­tria­les de Ru­bí, Sa­ba­dell, Sant An­dreu de la Bar­ca, El Prat y l’Hos­pi­ta­let en las que se in­ter­vi­nie­ron mi­les de plan­tas, ma­te­rial pa­ra el cul­ti­vo y abun­dan­te do­cu­men­ta­ción pa­ra ser ana­li­za­da.

Es­ta or­ga­ni­za­ción era al­go mu­cho más so­fis­ti­ca­do que un gru­po de per­so­nas que cul­ti­van ma­rihua­na pa­ra su propio con­su­mo, se­gún han con­ta­do a La Van­guar­dia va­rias fuen­tes al co­rrien­te de la in­ves­ti­ga­ción. Sus miem­bros ya fue­ron in­ves­ti­ga­dos por la Po­li­cía Na­cio­nal por trá­fi­co de he­roí­na. Y, de he­cho, se cur­sa­ron co­mi­sio­nes ro­ga­to­rias so­bre al­gu­nos de los aho­ra in­ves­ti­ga­dos en es­te sen­ti­do. Con el tiem­po, los acu­sa­dos en­ten­die­ron que la ma­rihua­na era un ne­go­cio mu­cho más ren­ta­ble que otras sus­tan­cias es­tu­pe­fa­cien­tes y cen­tra­ron, siem­pre se­gún las mis­mas fuen­tes, to­da su ac­ti­vi­dad en el can­na­bis.

Ba­jo una apa­rien­cia de le­ga­li­dad, el gru­po so­li­ci­ta­ba li­cen­cias pa­ra abrir en Bar­ce­lo­na aso­cia­cio­nes can­ná­bi­cas que después se con­ver­tían en sim­ples pun­tos de ven­ta. Bas­ta­ba apos­tar­se una tar­de cer­ca de la pe­que­ña puer­ta del lo­cal de la ca­lle del Mar pa­ra dar­se cuen­ta del trán­si­to de con­su­mi­do­res. Una me­dia de cien al día que en­tra­ban y sa­lían, sin tiem­po a con­su­mir en el in­te­rior. Lle­ga­ban, com­pra­ban y se lar­ga­ban. La bol­sa mí­ni­ma cos­ta­ba 20 eu­ros. Un par de su­mas y uno es cons­cien­te del vo­lu­men de las ga­nan­cias.

En otras oca­sio­nes la or­ga­ni­za­ción ce­día la li­cen­cia a ter­ce­ros a cam­bio de una su­ma con­si­de­ra­ble. En los úl­ti­mos tiem­pos Djord­je­vic ha­bía lo­gra­do ocul­tar­se de cual­quier res­pon­sa­bi­li­dad en sus ne­go­cios su­per­po­nien­do em­pre­sas fan­tas­ma y usan­do tes­ta­fe­rros. Pero de po­co le ha ser­vi­do es­ta vez.

XA­VIER CER­VE­RA

Mos­sos d’es­qua­dra y agen­tes de la Agen­cia Adua­ne­ra re­gis­tran­do el in­te­rior de la aso­cia­ción can­ná­bi­ca de la Barceloneta, el mar­tes pa­sa­do

XA­VIER CER­VE­RA

Los mos­sos tras­la­dan a uno de los do­ce de­te­ni­dos el mar­tes en el trans­cur­so de una im­por­tan­te ope­ra­ción

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.