50 años de Via Ve­ne­to

La fa­mi­lia Mon­je ce­le­bra me­dio si­glo de vi­da de uno de los gran­des res­tau­ran­tes de la ciu­dad: lo que ellos lla­man un clá­si­co mo­derno

La Vanguardia (1ª edición) - - VIVIR - CRIS­TI­NA JOLONCH Bar­ce­lo­na

LOS CO­CI­NE­ROS La ca­sa siem­pre ha te­ni­do más pro­ta­go­nis­mo que los chefs que han ofi­cia­do PE­LÉ El em­ble­má­ti­co fut­bo­lis­ta bra­si­le­ño mues­tra el li­bro con su fir­ma NI­XON El ex­pre­si­den­te ce­nó pa­ra la pre­sen­ta­ción de su bio­gra­fía de Pla­ne­ta

GAR­CÍA MÁR­QUEZ El Nobel so­lía ir con Car­me Bal­cells y co­le­gas es­cri­to­res

Fo­to­gra­fías an­ti­guas con mu­chas ca­ras co­no­ci­das, grue­sos li­bros con las fir­mas de per­so­na­li­da­des, car­tas con los pre­cios en pe­se­tas y enun­cia­dos que re­fle­jan el pa­so de las dé­ca­das. So­bre la me­sa de uno de los des­pa­chos de Via Ve­ne­to, mon­to­nes de do­cu­men­tos que Pere Mon­je ha se­lec­cio­na­do pa­ra re­pa­sar la his­to­ria del res­tau­ran­te, que cum­pli­rá 50 años el pró­xi­mo 30 de abril.

“Un clá­si­co mo­derno”: así es co­mo les gus­ta de­fi­nir al res­tau­ran­te que lle­va más años con­ser­van­do una es­tre­lla Mi­che­lin en España y aquel por el que han ido pa­san­do gran­des co­ci­ne­ros (aho­ra ofi­cia Ser­gio Hu­ma­da), pro­ta­go­nis­tas en su jus­ta me­di­da por­que lo im­por­tan­te fue siem­pre la pro­pia ca­sa. Pa­ra man­te­ner­la, los Mon­je siem­pre han que­ri­do que los cam­bios se hi­cie­ran con una su­ti­le­za ex­tre­ma. “Esos cor­ti­na­jes que pa­ra bien o pa­ra mal nos iden­ti­fi­can tan­to, los he­mos cam­bia­do en los úl­ti­mos seis me­ses sin que ape­nas se no­te”. Quie­ren ser res­pe­tuo­sos con ese es­pa­cio en el que parece que na­da cam­bie, mi­man su bo­de­ga (una de las me­jo­res del país), las ela­bo­ra­cio­nes clá­si­cas co­mo las creps su­zet­te, el pa­to à la pres­se, las pa­ta­tas su­flé, las cos­ti­lli­tas de ca­bri­to a la bra­sa, la es­cu­de­lla o el ser­vi­cio de la na­ran­ja. Ase­gu­ran que al mis­mo tiem­po que tra­tan de com­pla­cer a una clien­te­la que lle­va dé­ca­das sen­tán­do­se en el co­me­dor o los pri­va­dos, re­ci­ben a una clien­te­la más jo­ven que bus­ca pla­tos más mo­der­nos.

La his­to­ria del Via Ve­ne­to la con­tó ex­tra­or­di­na­ria­men­te el doc­tor Fran­cesc Ca­sas en el li­bro que pu­bli­có Qua­derns de Mont-Fe­rrant y don­de ha­bla­ba de co­ci­na de clien­te: “Una co­ci­na exa­ge­ra­da­men­te es­cru­pu­lo­sa con la re­tro­ali­men­ta­ción que apor­ta la ex­pre­sión, la son­ri­sa del clien­te, así co­mo tam­bién su me­mo­ria gas­tro­nó­mi­ca, que han apren­di­do a co­no­cer y res­pe­tar en cen­te­na­res de ca­sos par­ti­cu­la­res”.

El res­tau­ran­te no se pue­de ex­pli­car, ase­gu­ra Pere Mon­je, sin ob­ser­var la fi­gu­ra de su pa­dre, Jo­sep Mon­je. “No ha­bía nin­gún pre­ce­den­te en la fa­mi­lia de es­te ofi­cio pa­ra el que él tie­ne un don. Es un pri­vi­le­gio in­men­so es­tar a su la­do, y me atre­ve­ría a de­cir –por pru­den­cia más bien lo su­su­rra– que es un pri­vi­le­gio pa­ra Bar­ce­lo­na con­tar con un pro­fe-

DA­LÍ Da­lí, un asi­duo de la ca­sa, de­di­có es­te di­bu­jo a Jo­sep Mon­je en uno de sus li­bros UNA SA­LA ÚNI­CA Jo­sep Mon­je con­ser­va esa mi­ra­da aten­ta del camarero que siem­pre es­cu­cha y ob­ser­va HUGH HEFNER El fundador de ‘Play­boy’ acu­dió con tres ‘co­ne­ji­tas’

sio­nal co­mo él”.

El hom­bre, de un pue­blo del Pi­ri­neu, se in­cor­po­ró al res­tau­ran­te que abrió Re­gàs con un gru­po de so­cios un mes an­tes de la aper­tu­ra, y lo hi­zo co­mo camarero de una ca­sa que aca­ba­ría re­gen­tan­do y en la que nun­ca ha aban­do­na­do esa mi­ra­da aten­ta del camarero que siem­pre es­cu­cha y ob­ser­va.

Hay mi­les de anéc­do­tas que que­da­rán en la som­bra, por­que los Mon­je, pa­dre e hi­jo, lo con­si­de­ra­rían una trai­ción a sus clien­tes. Pac­tos que se hi­cie­ron y des­hi­cie­ron, en­cuen­tros y des­en­cuen­tros .... Só­lo tí­mi­da­men­te aso­man es­ce­nas re­mo­tas: co­mo los an­to­jos de Sal­va­dor Da­lí, un asi­duo, quien en cier­ta oca­sión qui­so que los pi­cho­nes lle­ga­ran a la me­sa vo­lan­do (una vez asa­dos, los ca­ma­re­ros los col­ga­ron de unos alam­bres), o el día que pi­dió una ban­de­ja con bu­ti­fa­rras cru­das que col­gó a mo­do de co­lla­res en el cue­llo de las cin­co her­mo­sas se­ño­ras que lo acom­pa­ña­ban. Da­lí que­ría ser el cen­tro de aten­ción y cuan­do lle­ga­ba se ha­cía traer un te­lé­fono a la me­sa, des­de el que lla­ma­ba a Ga­la pa­ra anun­ciar­le, “Je suis arri­vé”. O el día que Victoria de los Án­ge­les en­tró can­tan­do, tras fi­na­li­zar uno de sus con­cier­tos. Re­yes, po­lí­ti­cos, ac­to­res y ac­tri­ces, cien­tí­fi­cos, di­rec­to­res de or­ques­ta, de ci­ne, o in­fi­ni­dad de es­cri­to­res y per­so­na­jes del mun­do edi­to­rial (el ga­na­dor del pre­mio Pla­ne­ta si­gue eli­gién­do­se en un re­ser­va­do). “Gar­cía Már­quez des­pi­dió uno de sus úl­ti­mos años jun­to a Carlos Fuen­tes en una de las fa­mo­sos re­ve­llo­nes de Via Ve­ne­to. “Aun­que só­lo el me­xi­cano bai­ló has­ta can­sar­se, lo pa­só en gran­de”.

LLIBERT TEIXIDÓ

Pere y Jo­sep Mon­je en el co­me­dor, jun­to a un cua­dro de Joan Mar­tí en el que el pa­dre pre­pa­ra las clá­si­cas creps su­zet­te

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.