Se les ven los su­fra­gios

La Vanguardia (1ª edición) - - CULTURA - Mà­rius Se­rra

Ha­ce ocho tem­po­ra­das que re­co­rro Ca­ta­lun­ya bus­can­do palabras y ex­pre­sio­nes pe­cu­lia­res. He vi­si­ta­do más de tres­cien­tas po­bla­cio­nes pa­ra la sec­ción Pa­ra­ules en Ru­ta con los com­pa­ñe­ros de ex­te­rio­res del pro­gra­ma de TV3 Di­ven­dres. La po­bla­ción número tres­cien­tos die­ci­séis es Mont­fe­rri, en el Alt Camp, y coin­ci­de con la se­ma­na del jui­cio por los he­chos del 9-N. Pues bien, en­tre otras de­li­cias ver­ba­les, des­cu­bro una ex­pre­sión que parece he­cha a me­di­da pa­ra el au­to sa­cra­men­tal te­le­vi­sa­do que nos ocu­pó to­da la se­ma­na. Aún hoy, por las ca­lles de Mont­fe­rri, se pue­de oír: “Ne­na, que se’t veuen els su­fra­gis”. Sí, los su­fra­gios. An­tes de 1917 Mont­fe­rri se lla­ma­ba Puig­tin­yós y, que se se­pa, no hu­bo nin­gún mo­vi­mien­to su­fra­gis­ta, pero las se­ño­ras de cier­ta edad aún men­tan los su­fra­gios. Lo ha­cen cuan­do al­gu­na con­gé­ne­re se po­ne una fal­da de­ma­sia­do cor­ta o con un cor­te atre­vi­do, de tal mo­do que de ma­ne­ra evi­den­te y con­ti­nua­da se le ven las pan­to­rri­llas. La alu­sión su­fra­gis­ta tie­ne cier­ta gra­cia por­que per­mi­te ha­cer con­je­tu­ras me­ta­fó­ri­cas. Al­gu­nas de las per­so­nas que aún usan la ex­pre­sión es­pe­cu­la­ban so­bre la po­si­bi­li­dad de que fue­se una alu­sión en len­gua­je fi­gu­ra­do so­bre la trans­pa­ren­cia electoral. Cuan­do re­ve­la­mos el sen­ti­do de nues­tro vo­to, nos des­nu­da­mos. Uno de los in­for­man­tes in­clu­so su­gi­rió que la co­sa tal vez pro­ve­nía de las cor­ti­ni­llas en las ca­bi­nas con que se pre­ten­de pre­ser­var el se­cre­to del vo­to. Ben tro­va­to, pero un nue­vo ejem­plo de eti­mo­lo­gis­mo re­crea­ti­vo, por­que los su­fra­gios del di­cho tie­nen to­da la pin­ta de pro­ve­nir de una de­for­ma­ción de las so­fra­ges. El dic­cio­na­rio de­fi­ne la pa­la­bra so­fra­ja co­mo la par­te de la pier­na o del bra­zo opues­tos res­pec­ti­va­men­te a la ro­di­lla o al co­do, de­no­mi­na­da tam­bién hue­co po­plí­teo. De so­fra­ja a su­fra­gi en ca­ta­lán só­lo va un fo­ne­ma. Ob­via­men­te, la con­ta­mi­na­ción fo­né­ti­ca de­bía de ve­nir cau­sa­da por ra­zo­nes am­bien­ta­les, por­que ha­ce un si­glo la pa­la­bra su­fra­gio re­so­na­ba en reivin­di­ca­cio­nes de­mo­crá­ti­cas por el su­fra­gio uni­ver­sal. Por ejem­plo, el de las mu­je­res.

Sea co­mo sea, el fis­cal Sán­chez-Ulled lle­va to­da la se­ma­na in­ten­tan­do ver­les los su­fra­gios a los acu­sa­dos, con la ex­cep­ción del se­ñor Homs, a quien ni qui­so mi­rar­le las pier­nas, tal vez por­que as­pi­ra a in­te­rro­gar­le en ins­tan­cia más al­ta. Mien­tras, las de­fen­sas emi­tían alam­bi­ca­das fór­mu­las re­tó­ri­cas pa­ra de­cir que sus de­fen­di­dos no hi­cie­ron na­da pa­ra en­se­ñar los su­fra­gios. Que los su­fra­gios fue­ron co­sa de los vo­lun­ta­rios lo de­mues­tran men­sa­jes del De­par­ta­ment de Go­ver­na­ció i Re­la­cions Ins­ti­tu­cio­nals co­mo el que con­ser­vo (con fe­cha an­te­rior al 4-N): “Heu es­tat se­lec­cio­nat/ada per fer de Pre­si­dent/a de Me­sa en el pro­cés de par­ti­ci­pa­ció ciu­ta­da­na del 9 de no­vem­bre de 2014, al lo­cal de par­ti­ci­pa­ció se­güent: Es­co­la El Car­mel, c Llo­bre­gós, 154, me­sa 2300Y”. De­ce­nas de mi­les de vo­lun­ta­rios y dos mi­llo­nes tres­cien­tos mil vo­tan­tes. Son mu­chos su­fra­gios pa­ra que que­pan en un su­ma­rio. En reali­dad, es­te lío co­lo­sal no se re­sol­ve­rá has­ta que a to­dos se nos vean los su­fra­gios de una pu­ñe­te­ra vez.

Aún hoy, por las ca­lles de Mont­fe­rri, se pue­de oír: “Ne­na, que se’t veuen els su­fra­gis!”; sí, los su­fra­gios

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.