“El Pi­cas­so no pue­de ser só­lo un mu­seo de tu­ris­tas”

Em­ma­nuel Gui­gon, di­rec­tor del Mu­seu Pi­cas­so

La Vanguardia (1ª edición) - - CULTURA - TE­RE­SA SE­SÉ

Em­ma­nuel Gui­gon (Be­sa­nçon, 1959) lle­va me­dia vi­da en el mun­do de los mu­seos. Fue con­ser­va­dor je­fe del IVAM de Va­len­cia en­tre 1995 y 2001, y más tar­de di­ri­gió el Mu­seo de Ar­te Mo­derno y Con­tem­po­rá­neo de Es­tras­bur­go y el Mu­sée de Beaux-Arts de Be­sa­nçon, ade­más de ser au­tor de nu­me­ro­sas pu­bli­ca­cio­nes y de fir­mar co­mo co­mi­sa­rio múl­ti­ples ex­po­si­cio­nes. Al fren­te del Mu­seu Pi­cas­so des­de el pa­sa­do oc­tu­bre, afron­ta es­ta nue­va eta­pa con las ideas cla­ras y el en­tu­sias­mo de un prin­ci­pian­te. Su ma­yor re­to: “Abrir el mu­seo a la ciu­dad y aca­bar con esa im­pre­sión, que en el fondo es muy real, de que es­te es un mu­seo pa­ra tu­ris­tas”.

El Pi­cas­so es vi­si­ta­do anual­men­te por casi un mi­llón de per­so­nas. ¿Qué por­cen­ta­je co­rres­pon­de al pú­bli­co lo­cal?

En el pro­yec­to que pre­sen­té co­mo can­di­da­to ya apun­ta­ba la ne­ce­si­dad de con­ver­tir el mu­seo en un ac­tor lo­cal y no só­lo un lu­gar que se vi­si­ta. Lue­go he co­no­ci­do los re­sul­ta­dos de una en­cues­ta que me parece muy ins­truc­ti­va. En­tre los vi­si­tan­tes al mu­seo se cuen­ta só­lo un 2% de bar­ce­lo­ne­ses, otro 2% son del res­to de Ca­ta­lun­ya y otro 2% más pro­ce­de del res­to de España. O sea, el 94% de las per­so­nas que nos vi­si­tan son tu­ris­tas ex­tran­je­ros. En to­das las ciu­da­des su­ce­de que hay un pú­bli­co cul­tu­ral que cuan­do via­ja fue­ra va a ver ex­po­si­cio­nes, y que sin em­bar­go no vi­si­ta los mu­seos lo­ca­les por­que pien­sa que ya ten­drá tiem­po de hacerlo. Es un clá­si­co. Pero en es­te ca­so los por­cen­ta­jes es­tán muy des­equi­li­bra­dos. Hay que en­con­trar nue­vas es­tra­te­gias pa­ra abrir el mu­seo a la ciu­dad. Es fun­da­men­tal y me sen­ti­ré muy sa­tis­fe­cho si lo con­si­go.

En al­gu­na oca­sión ha co­men­ta­do que cuan­do se pre­sen­tó al con­cur­so aca­ba­ba de ser nom­bra­do di­rec­tor de otro mu­seo en Francia. ¿De qué mu­seo se tra­ta­ba? ¿Y por qué pre­fi­rió el Pi­cas­so?

Só­lo pue­do de­cir que es un cen­tro im­por­tan­te de­di­ca­do al ar­te con­tem­po­rá­neo, pero pre­fie­ro no dar el nom­bre por­que no me parece sim­pá­ti­co pa­ra la per­so­na que fi­nal­men­te asu­mió el car­go. Me ha­cía mu­cha ilu­sión ve­nir aquí por­que mi tra­yec­to­ria ha es­ta­do muy vin­cu­la­da a España, he co­la­bo­ra­do con el Macba, la Mi­ró, el Reina So­fía, el Thys­sen... El Pi­cas­so, en con­cre­to, me parece un lu­gar fas­ci­nan­te, muy sin­gu­lar, con una co­lec­ción úni­ca que nos abre mu­chas po­si­bi­li­da­des. El Gran Pa­lais, en co­la­bo­ra­ción con el Pi­cas­so de Pa­rís, va a ha­cer una gran ex­po­si­ción cen­tra­da en las eta­pas azul y ro­sa, y no­so­tros va­mos a es­tar allí. Va­mos a pres­tar en­tre 40 y 50 obras, y a cam­bio po­dre­mos pre­sen­tar aquí las obras maes­tras del Mu­seo de Or­say. Hay que re­for­zar esa red de in­ter­cam­bios, pero so­bre todo es fun­da­men­tal que ten­ga­mos una pre­sen­cia fí­si­ca e in­te­lec­tual en el mun­do. Siem­pre ha exis­ti­do una re­la­ción en­tre los mu­seos en cuan­to a prés­ta­mos, pero quie­ro re­for­zar­la es­ta­ble­cien­do con­ve­nios que nos per­mi­tan com­par­tir me­to­do­lo­gía o ar­chi­vos, o in­ter­cam­biar pro­fe­sio­na­les... Por­que una de las lí­neas fun­da­men­ta­les de mi pro­yec­to, no ol­vi­de que soy un uni­ver­si­ta­rio pu­ro y du­ro, se­rá la in­ves­ti­ga­ción, que es al­go que ya se es­tá ha­cien­do y muy bien, por­que el mu­seo tie­nen unos equi­pos fe­no­me­na­les, pero hay que dar mu­cha ma­yor di­fu­sión a lo que ha­ce­mos.

Lle­gó en un mo­men­to agi­ta­do, con un equi­po que aca­ba­ba de atra­ve­sar una fuerte cri­sis en la re­la­ción con su an­te­rior di­rec­tor, Ber­nar­do La­nia­do-Ro­me­ro. ¿Có­mo van las co­sas?

Yo no te­nía no­ti­cia de que exis­tie­ran pro­ble­mas cuan­do me pre­sen­té co­mo can­di­da­to. Sí sé que él no se pre­sen­tó. Una vez aquí es­cu­ché a la gen­te y en­ten­dí que la co­mu­ni­ca­ción no ha­bía si­do bue­na, pero yo no pue­do ana­li­zar al­go que no vi­ví y tampoco quie­ro vol­ver al pa­sa­do. Pa­ra mí una de las fun­cio­nes del di­rec­tor es la de alen­tar a la gen­te a ha­cer su tra­ba­jo, trans­mi­tir­les ener­gía y apro­ve­char sus cua­li­da­des, otor­gán­do­les mi con­fian­za pa­ra que se sien­tan bien, que ten­gan ga­nas de ve­nir a tra­ba­jar ca­da día. Y eso es­tá su­ce­dien­do. Es im­por­tan­te que un di­rec­tor de mu­seo sea un in­te­lec­tual del ar­te, con ideas, pero ha de sa­ber com­par­tir­las con su equi­po.

El Pi­cas­so es uno de los po­cos mu­seos que se au­to­fi­nan­cian gra­cias a la ven­ta de en­tra­das, lo cual ima­gino que lo li­be­ra de esa pe­sa­di­lla en la que se en­cuen­tran en­re­da­dos sus co­le­gas de otros cen­tros por con­se­guir dinero.

Te­ne­mos dinero, pero hay que bus­car más dinero pa­ra ha­cer más ac­ti­vi­da­des. Y pa­ra ello ne­ce­si­ta­mos más pú­bli­co, por lo que se­gu­ra­men­te va­mos a am­pliar los ho­ra­rios y a abrir los lu­nes du­ran­te los me­ses de ve­rano, de ma­yo a oc­tu­bre. Y tam­bién re­abri­re­mos un res­tau­ran­te­ca­fe­te­ría. Una ex­po­si­ción se ha­ce con pres­ta­mos y es más fá­cil con­se­guir­los cuan­do tie­nes una ex­pe­rien­cia, una tra­yec­to­ria, una red de amis­ta­des. Yo he pres­ta­do mu­cho y me han pres­ta­do mu­cho, ten­go una per­so­na­li­dad son­rien­te y bas­tan­te co­la­bo­ra­do­ra, eso sin duda es una ven­ta­ja. Pero te­ne­mos tam­bién que com­prar y una ex­po­si­ción cues­ta siem­pre mu­cho dinero. So­bre todo si as­pi­ras a cul­ti­var la sin­gu­la­ri­dad y no a ha­cer co­sas que ya ha­cen otros. No me in­tere­san las ex­po­si­cio­nes te­má­ti­cas, sino aque­llas que ofre­cen vi­sio­nes nue­vas so­bre as­pec­tos des­co­no­ci­dos de Pi­cas­so.

Pón­ga­me un ejem­plo.

Es­ta­mos pre­pa­ran­do pa­ra el 2018 un pro­yec­to so­bre Pi­cas­so y la co­ci­na, los ali­men­tos. To­da su vi­da estuvo fas­ci­na­do por la co­mi­da, a tra­vés de su obra pic­tó­ri­ca, pero tam­bién a tra­vés de sus poe­mas, es­cri­bió re­ce­tas jun­to a Bra­que... Es co­mo una me­tá­fo­ra tam­bién del propio Pi­cas­so, que co­me de todo pa­ra ser Pi­cas­so. Se­rá una ex­po­si­ción en la que en­tra­rá la pin­tu­ra, pero tam­bién la pa­la­bra, la mú­si­ca..., e in­clu­so pe­di­ré la co­la­bo­ra­ción de un co­ci­ne­ro fa­mo­sí­si­mo. Hay que acer­car a Pi­cas­so a la con­tem­po­ra­nei­dad.

DE BAR­CE­LO­NA AL MUN­DO “De­be­mos te­ner una pre­sen­cia fí­si­ca e in­te­lec­tual en el ám­bi­to in­ter­na­cio­nal” PRO­YEC­TOS “En el 2018 ha­re­mos una ex­po­si­ción so­bre Pi­cas­so y la co­ci­na, los ali­men­tos”

CÉ­SAR RAN­GEL

Em­ma­nuel Gui­gon, du­ran­te la entrevista, jun­to a la ima­gen de un jo­ven Pi­cas­so

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.