Ri­chard Ge­re lle­va a la Ber­li­na­le ‘The din­ner’, so­bre un crimen ado­les­cen­te

Si­guen las crí­ti­cas a Trump en un cer­ta­men que aco­ge la se­cue­la de ‘Trains­pot­ting’

La Vanguardia (1ª edición) - - CULTURA - MA­RÍA-PAZ LÓ­PEZ Ber­lín. Co­rres­pon­sal

Ri­chard Ge­re vino a Ber­lín a es­tre­nar una pe­lí­cu­la ten­sa, The din­ner (La ce­na), y al pre­sen­tar­la vol­vió a apa­re­cer Do­nald Trump. Lle­va­mos dos días de Ber­li­na­le –el fes­ti­val de ci­ne de la ca­pi­tal ale­ma­na, es­te año en su 67.ª edi­ción–, y en las rue­das de pren­sa con ac­to­res es­ta­dou­ni­den­ses, el te­ma em­pie­za a ser ha­bi­tual. “Trump vin­cu­la los tér­mi­nos re­fu­gia­do y te­rro­ris­ta; y eso ha­ce que aho­ra en Es­ta­dos Uni­dos sig­ni­fi­quen lo mis­mo”, de­plo­ró Ge­re.

En The din­ner, di­ri­gi­da por Oren Mo­ver­man y ba­sa­da en la no­ve­la ho­mó­ni­ma del neerlandés Her­man Koch, Ri­chard Ge­re es un po­lí­ti­co en as­cen­so que se ci­ta pa­ra ce­nar en un res­tau­ran­te con su her­mano (Ste­ve Coo­gan) y las es­po­sas de am­bos (Re­bec­ca Hall y Lau­ra Lin­ney). Es un res­tau­ran­te muy, muy ex­clu­si­vo –no fal­tan mo­men­tos de hu­mor en la des­crip­ción por el maî­tre de las ex­qui­si­te­ces que les son ser­vi­das a los cua­tro co­men­sa­les–, pero el asun­to que jun­ta allí a am­bos ma­tri­mo­nios es de na­tu­ra­le­za te­rri­ble: có­mo abor­dar el mor­tal crimen que han co­me­ti­do sus dos hi­jos ado­les­cen­tes, uno de ca­da pa­re­ja. El per­so­na­je de Coo­gan –en cier­to mo­do, el ver­da­de­ro pro­ta­go­nis­ta de la tra­ma– su­fre una do­len­cia psí­qui­ca que in­su­fla más sen­ti­do glo­bal a la dramática si­tua­ción re­la­ta­da.

“Apa­ren­te­men­te so­mos en­fer­mos men­ta­les; pero com­pa­ra­do con nues­tro pre­si­den­te ac­tual, lo nues­tro es un do­lor de ca­be­za pa­sa­je­ro”, iro­ni­zó Coo­gan. “Yo no se­ría in­vi­ta­do a esa ce­na”, re­pli­có Ge­re a la pregunta de un pe­rio­dis­ta so­bre có­mo se­ría una velada con Trump, él mis­mo y dos per­so­nas más. “Ro­da­mos es­ta pe­lí­cu­la en fe­bre­ro del año pa­sa­do, an­tes de que ocu­rrie­ra lo inima­gi­na­ble”, ter­ció Mo­ver­man, de do­ble na­cio­na­li­dad es­ta­dou­ni­den­se e is­rae­lí. (Las elec­cio­nes en EE.UU. fue­ron en no­viem­bre de 2016.)

“Des­de que Do­nald Trump se con­vir­tió en can­di­da­to a la pre­si­den­cia, el número de de­li­tos de odio ha au­men­ta­do con­si­de­ra­ble­men­te, y creo que vo­so­tros cons­ta­táis el mis­mo fe­nó­meno en Eu­ro­pa”, se­ña­ló Ge­re en re­fe­ren­cia a los par­ti­dos po­pu­lis­tas de ul­tra­de­re­cha en di­ver­sos paí­ses europeos. “Por des­gra­cia, te­ne­mos go­ber­nan­tes que ati­zan el mie­do, y ese mie­do nos lle­va a ha­cer co­sas te­rri­bles”, aler­tó el ac­tor, cu­yo ac­ti­vis­mo res­pec­to a la si­tua­ción en Tí­bet es bien co­no­ci­do. Lau­ra Lin­ney, tam­bién presente, se con­cen­tró en glo­sar la cin­ta y a su per­so­na­je, una madre que “no es­tá men­tal­men­te en­fer­ma, pero sí com­pro­me­ti­da con su có­di­go” a la ho­ra de de­fen­der a su re­to­ño.

El di­rec­tor Oren Mo­ver­man, que re­gre­sa a la Ber­li­na­le a com­pe­tir tras ga­nar en 2009 el Oso de Pla­ta al me­jor guión con The mes­sen­ger (El men­sa­je­ro), adap­tó al pú­bli­co es­ta­dou­ni­den­se al­gu­nos as­pec­tos de la no­ve­la de Koch. Así, el per­so­na­je de Coo­gan, ob­se­sio­na­do por la his­to­ria, que en la no­ve­la via­ja a Ber­lín a em­pa­par­se de Se­gun­da Gue­rra Mun­dial y na­zis­mo, en la pe­lí­cu­la es­tá fi­ja­do con la gue­rra de Se­ce­sión, y en con­cre­to con la ba­ta­lla de Gettys­burg de 1863, la que mar­có el ini­cio del do­mi­nio de los unio­nis­tas so­bre los con­fe­de­ra­dos, y la más mor­tí­fe­ra li­bra­da ja­más en sue­lo es­ta­dou­ni­den­se (unos 50.000 muer­tos). “Es­ta­dos Uni­dos no ha su­pe­ra­do aún aque­lla gue­rra fra­tri­ci­da”, ar­gu­yó Mo­ver­man, quien la eli­gió por ello pa­ra ha­cer “un pe­que­ño fil­me den­tro de la pe­lí­cu­la, na­rran­do his­to­ria a tra­vés de mo­nu­men­tos”.

En la bre­ga por los Osos es­ta­ban ayer no só­lo The din­ner, sino tam­bién la hún­ga­ra Tes­tröl és lé­le­kröl (En cuer­po y al­ma), de la di­rec­to­ra ma­giar Il­di­kó En­ye­di, so­bre la tier­na y ex­tra­ña re­la­ción amo­ro­sa que sur­ge en­tre dos tra­ba­ja­do­res de un ma­ta­de­ro de Bu­da­pest. Ella es la nue­va con­tro­la­do­ra de la ca­li­dad de las re­ses, él es su je­fe, y des­cu­bren que tie­nen los mis­mos sue­ños (li­te­ral­men­te: al dor­mir sue­ñan am­bos con una pa­re­ja de cier­vos).

Y fue­ra de con­cur­so, pero tam­bién en la sec­ción ofi­cial, se pre­sen­tó la es­pe­ra­da T2 Trains­pot­ting, del bri­tá­ni­co Danny Boyle, se­cue­la del

Ge­re es un po­lí­ti­co en as­cen­so que afron­ta con su her­mano el crimen co­me­ti­do por sus res­pec­ti­vos hi­jos

icó­ni­co fil­me de 1996 so­bre el bru­tal rea­lis­mo de un gru­po de jó­ve­nes he­roi­nó­ma­nos. Vein­te años después de la pri­me­ra Trains­pot­ting, Ren­ton (Ewan McG­re­gor) re­gre­sa a Edim­bur­go y se re­en­cuen­tra con sus com­pin­ches. “La nos­tal­gia tie­ne sus peligros; hay que man­te­ner­la ba­jo con­trol, o aca­bas vién­do­te co­mo un tu­ris­ta de tu pro­pia ju­ven­tud”, ra­zo­nó Boyle, acom­pa­ña­do por Ewen Brem­ner y Johnny Lee Mi­ller, ac­to­res en am­bas cin­tas, y por An­je­la Ned­jal­ko­va, in­cor­po­ra­da a la ac­tual. No es­ta­ba McG­re­gor, una au­sen­cia un tan­to sor­pren­den­te.

GUI­LLAU­ME HOR­CA­JUE­LO / EFE

Lau­ra Lin­ney pro­ta­go­ni­za jun­to a Ge­re el fil­me de Oren Mo­ver­man

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.