La vi­da es un mu­si­cal

La Vanguardia (1ª edición) - - CULTURA - Llu­cia Ra­mis

En las películas mu­si­ca­les, siem­pre ten­go una duda: cuan­do se po­nen a can­tar y bai­lar, ¿eso ocu­rre de ver­dad o se lo ima­gi­nan los per­so­na­jes? ¿Por qué jus­to después ac­túan co­mo si na­da hu­bie­ra pa­sa­do? Esa li­cen­cia del gé­ne­ro tam­bién se da en la vi­da co­ti­dia­na. Por ejem­plo, en el pre­mio Bi­blio­te­ca Bre­ve.

Al Mu­seu Ma­rí­tim lle­gan au­to­res de to­da la Pe­nín­su­la, in­vi­ta­dos por la an­fi­trio­na, Ele­na Ra­mí­rez, de Seix Ba­rral. En­tre ellos es­tá Fernando Aram­bu­ru, miem­bro del ju­ra­do y cu­ya no­ve­la Pa­tria (Tus­quets) es un éxi­to. Tal vez le dio suer­te el he­cho de que, en la fies­ta del año pa­sa­do, un ave le de­fe­ca­ra en el hom­bro (¿fue una ga­vio­ta o un cha­rrán?). Tam­bién es­tán los ha­bi­tua­les en Bar­ce­lo­na, co­mo Rodrigo Fre­sán, que pre­sen­ta­rá su nue­vo li­bro el mis­mo día que McE­wan, y ame­na­za con pa­sar lis­ta. El ga­na­dor es An­to­nio Itur­be por A cie­lo abier­to, una no­ve­la so­bre Saint Éxu­pery, y Ser­gio Vi­la-San­juán es­tá casi tan con­ten­to co­mo si el pre­mio se lo hu­bie­ran da­do a él. De he­cho, lo ce­le­bra­mos to­dos los pe­rio­dis­tas culturales por­que, en un mo­men­to u otro, Itur­be nos ha echa­do un ca­ble cuan­do es­ta pro­fe­sión, ca­pri­cho­sa cual aman­te, nos com­pli­ca­ba la vi­da.

Tam­bién ce­le­bra­mos el cum­plea­ños de Víc­tor Fer­nán­dez, de La

Ra­zón, con un pas­tel de cho­co­la­te tras un me­nú de­ma­sia­do sa­lu­da­ble pa­ra el sec­tor: una es­co­lar cre­ma de ver­du­ras, en­sa­la­da de qui­noa, y ra­dis­ta acom­pa­ña­do de pu­ré, del que En­ri­que Vi­la-Ma­tas le ro­ba un po­co a Ig­na­cio Mar­tí­nez de Pi­són apro­ve­chan­do que ha sa­li­do a fu­mar. En la mis­ma me­sa, Jor­di Gra­cia cuen­ta que ha lle­ga­do tar­de a cla­se por cul­pa de Ro­da­lies y se ha to­pa­do con la ma­ni­fes­ta­ción en apo­yo a Mas, Or­te­ga y Ri­gau (aca­ba­da la co­reo­gra­fía, ¿ha­rán co­mo en los mu­si­ca­les?). Tam­bién es­tán Pau­la Ci­fuen­tes, Phi­lipp En­gel y Mar­cos Gi­ralt To­rren­te. No sé por qué, la con­ver­sa­ción de­ri­va ha­cia un me­di­ca­men­to pa­ra la prós­ta­ta que com­ba­te la cal­vi­cie.

Tam­bién se ha­bla de te­mas li­te­ra- rios: ¿es Álvaro Colomer un au­tor

ci­po­tu­do por es­cri­bir so­bre los sol­da­dos es­pa­ño­les en Irak? Mu­chos se­gui­mos en dan­za has­ta en­tra­da la no­che, pri­me­ro en el bar Ám­bar y lue­go en el clá­si­co Giar­di­net­to. Aban­dono cuan­do el hí­ga­do me tra­ta de us­ted.

Al día si­guien­te es mar­tes. Un mar­tes cual­quie­ra. Y to­dos ac­tua­mos co­mo si el lu­nes no hu­bie­ra pa­sa­do na­da. Se aca­bó el bai­le. Las en­tre­vis­tas tam­bién son una pues­ta en es­ce­na. Nun­ca que­da cla­ro quién le teme más a quién, si el pe­rio­dis­ta a su es­cri­tor ad­mi­ra­do o al re­vés. Pa­ra acla­rar­lo, Ser­gi Pà­mies y Carlos Za­nón acom­pa­ñan en la li­bre­ría Al­taïr a Xa­vi Ayén, en la pre­sen­ta­ción de La vuel­ta al mun­do en 80 au­to­res. Pu­bli­ca­do por Li­bros de Van­guar­dia, el vo­lu­men recoge esas con­ver­sa­cio­nes que ha te­ni­do con es­cri­to­res de la ta­lla de Ana Ma­ría Ma­tu­te, Paul Auster, Sa­ra­ma­go o Za­die Smith. Gar­cía Már­quez le dio la gran ex­clu­si­va du­ran­te una entrevista que no iba a ser­lo. La Aca­de­mia Sue­ca anun­ció a Var­gas Llo­sa que ha­bía ga­na­do el Nobel jus­to cuan­do Ayén es­ta­ba en su ca­sa. Fernando Arra­bal se fue a la pri­me­ra pregunta. Co­no­ció a Li­po­vetsky en los uri­na­rios del CCCB.

Pà­mies acon­se­ja a los au­to­res: haz que te en­tre­vis­ten por la ma­ña­na, ya que entonces no ha­brás em­pe­za­do con los gin-to­nics y el pe­rio­gú ten­drá re­sa­ca, lo que os si­tua­rá a un ni­vel si­mi­lar. Aun­que, bueno, Ayén nun­ca tie­ne re­sa­ca. De he­cho, aña­de Pà­mies, es un ju­ga­dor de pó­quer: no sa­bes si tu no­ve­la le ha gus­ta­do y él parece sa­ber­lo todo de ti. “A veces se ríe por al­go que has di­cho –aña­de Za­nón–, y tú no crees que fue­ra gra­cio­so, así que te pre­gun­tas si has me­ti­do la pa­ta”.

El pe­rio­dis­ta in­ten­ta or­de­nar el pen­sa­mien­to de los es­cri­to­res, por­que

al­gu­nos, co­mo el Nobel Pa­trick Mo­diano, de­jan frases a me­dias o se con­tra­di­cen. “En las en­tre­vis­tas de Ayén siem­pre hay al­go en lo que te re­co­no­ces pero don­de no eres exac­ta­men­te tú”, di­ce Pà­mies. A mi la­do, Colomer le da la ra­zón y su­su­rra que, en la entrevista que le hi­zo por Aun­que ca­mi­nen por el va­lle de la

muer­te (Ran­dom Hou­se), a Ayén le sor­pren­día que al­guien “apa­ren­te­men­te apa­ci­ble” co­mo él haya es­cri­to so­bre la gue­rra.

Y en la gue­rra, en la bar­ba­rie, la mú­si­ca pue­de sal­var­te. Así lo sos­tie­ne Xa­vier Güell en Los pri­sio­ne­ros

del pa­raí­so. Co­mo re­cuer­da Juan Ta­rri­da, di­rec­tor edi­to­rial de Ga­la­xia Gu­ten­berg, el cinismo de la si­mu­la­ción na­zi cul­mi­nó en el cam­po de con­cen­tra­ción de Te­re­zin. Allí estuvo re­clui­do el com­po­si­tor che­co Hans Kra­sa, con Vik­tor Ull­mann y Pa­vel Haas. Se­guían tra­ba­jan­do; no por­que fue­ran pri­vi­le­gia­dos, sino pa­ra que un do­cu­men­tal pro­pa­gan­dís­ti­co fin­gie­ra que los ar­tis­tas ju­díos es­ta­ban bien tra­ta­dos. Fue el par­ti­cu­lar mu­si­cal na­zi. ¿Has­ta qué pun­to hi­cie­ron creer que el ho­lo­caus­to no era ver­dad? Es el gran de­ba­te, ad­mi­te el his­to­ria­dor Jo­sé En­ri­que Ruiz-Do­mè­nec en la Ca­sa del Li­bro, an­te un pú­bli­co se­lec­to. Tal vez la res­pues­ta esté en el tiem­po que du­ró la ano­ma­lía: do­ce años, cuan­do es­ta­mos acos­tum­bra­dos a ver la his­to­ria en si­glos. Después no se pu­do ac­tuar co­mo si na­da hu­bie­ra ocu­rri­do. “En es­ta no­ve­la, Xa­vier se in­tro­du­ce en la pro­fun­di­dad del mal”, con­clu­ye Ruiz-Do­mè­nec, “allí hay un pun­to de her­mo­su­ra. Y eso da mie­do”.

En­ri­que Vi­la-Ma­tas le ro­ba un po­co de pu­ré a Ig­na­cio Mar­tí­nez de Pi­són apro­ve­chan­do que ha sa­li­do a fu­mar

XA­VIER CER­VE­RA

Vuel­tas al mun­do. Ana Go­dó, edi­to­ra de Li­bros de Van­guar­dia; el no­ve­lis­ta Carlos Za­nón; el pe­rio­dis­ta Xa­vi Ayén; el li­bre­ro Pep Ber­na­des, y el es­cri­tor Ser­gi Pà­mies

ÀLEX GAR­CIA

El ho­rror.

El edi­tor Joan Ta­rri­da, de Ga­la­xia Gu­ten­berg, el au­tor Xa­vier Güell y el his­to­ria­dor J.E. Ruiz-Do­mè­nec co­men­tan Los pri­sio­ne­ros del pa­raí­so

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.