Sel­va lu­mi­no­sa

Balt­ha­sar Neu­mann Chor & So­lis­ten y En­sem­ble Di­rec­ción: Pa­blo He­ras-Ca­sa­do Lu­gar y fe­cha: Pa­lau de la Mú­si­ca (9/II/2017)

La Vanguardia (1ª edición) - - CULTURA - JOR­GE DE PER­SIA

La Sel­va mo­ra­le e spi­ri­tua­le es una lar­ga y com­ple­ja se­rie de pe­que­ñas obras de Mon­te­ver­di, de tiem­pos de su maes­tría de Ca­pi­lla en San Mar­co, y úl­ti­ma de sus edi­cio­nes en Ve­ne­cia. De ese cor­pus Pa­blo He­ras hi­zo es­ta se­lec­ción de una quin­ce­na de pie­zas que pre­sen­ta en con­cier­to con el mag­ní­fi­co co­ro –casi de so­lis­tas– de un pro­yec­to que fi­nan­cia la quí­mi­ca de Es­sen Evo­nik In­dus­tries. Un apunte, tam­bién da apo­yo al Bo­rus­sia Dort­mund. ¿Ca­bría ima­gi­nar al­go así en es­te país, que tie­ne na­da me­nos que al Ba­rça?... Qué le­jos es­ta­mos, ya que no es un pro­yec­to só­lo de es­pec­tácu­lo, sino que tam­bién fi­nan­cia in­ves­ti­ga­ción...

La se­lec­ción mu­si­cal de He­ras-Ca­sa­do, un jo­ven di­rec­tor ya de ám­bi­to in­ter­na­cio­nal que tu­vo al­gu­na ac­ti­vi­dad en nues­tro país –y de quien pre­ci­sa­men­te fue­ron es­tas co­lum­nas las pri­me­ras en lla­mar la aten­ción a raíz de un con­cier­to su­yo de ha­ce años en Gra­na­da–, fue muy agra­da­ble. Ju­gó en ella con to­dos los re­cur­sos po­si­bles de la es­té­ti­ca de ese pri­mer ba­rro­co, pa­ra una mú­si­ca ple­na de sub­ra­ya­dos sim­bó­li­cos, de avan­ces ines­pe­ra­dos en la téc­ni­ca, de cla­ro ca­mino por mo­men­tos ha­cia la ópe­ra –Or­feo ya te­nía años–, de una hon­da cons­cien­cia es­pi­ri­tual (Sal­ve Regina), lu­cien­do es­tu­pen­das vo­ces so­lis­tas, muy cua­li­fi­ca­das en es­ti­lo y ca­rác­ter (Sal­ve Regina II) y en es­te ca­so con un cui­da­do tra­ba­jo de rit­mos y al­ter­nan­cias de vo­ces. La se­cuen­cia, ade­más, co­men­zó con la ga­ma de con­tras­tes del Di­xit Do­mi­nus y un crescendo de in­ten­si­dad y den­si­dad vo­cal.

Hay que de­cir que la ins­tru­men­ta­ción, cu­yos re­cur­sos ya son conocidos, ha es­ta­do en es­te ca­so muy ajus­ta­da y bri­llan­te, muy acor­de con el ca­rác­ter y las ne­ce­si­da­des ex­pre­si­vas. Un gru­po nu­tri­do de trom­bo­nes en las zo­nas te­ne­bro­sas, bri­llan­tes en el Cre­do –que mo­di­fi­có el pro­gra­ma pre­vis­to, in­clu­yen­do el Cru­ci­fi­xus y pie­zas si­guien­tes–, la agi­li­dad or­na­men­tal de los cor­net­ti en bue­na con­so­nan­cia con los so­lis­tas vo­ca­les (en el clá­si­co Ut queant la­xis...), un ex­qui­si­to equi­li­brio en Lau­da­te Do­mi­num, y el jue­go rít­mi­co y de Glo­ria en el fi­nal. Pre­ci­sión en es­te mun­do cam­bian­te en la pa­le­ta ins­tru­men­tal, in­clu­yen­do la Li­ra (una va­rie­dad de la vio­la da gam­ba), gam­ba y vio­lo­ne y muy acer­ta­das y cen­tra­les las tior­bas y el con­ti­nuo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.