Co­mo una fi­nal

Un Bar­ce­lo­na sin red en la Li­ga y un Ala­vés cre­ci­do jue­gan un ape­ri­ti­vo de la Co­pa

La Vanguardia (1ª edición) - - DEPORTES - CAR­LES RUIPÉREZ Bar­ce­lo­na

No es 27 de ma­yo y el Bar­ce­lo­na y el Ala­vés se ven las ca­ras ya es­ta tar­de, 105 días an­tes de ju­gar­se en­tre am­bos un tí­tu­lo. A falta de se­de pa­ra el gran due­lo de la Co­pa, la pri­me­ra ci­ta en­tre los dos po­cos días después de pro­cla­mar­se fi­na­lis­tas, se­rá en Men­di­zo­rro­za. Uno es la sor­pre­sa de la tem­po­ra­da, el otro es un fi­jo de las fi­na­les. Los vi­to­ria­nos son la ilu­sión. Los bar­ce­lo­nis­tas re­pre­sen­tan la am­bi­ción per­so­ni­fi­ca­da. Los lo­ca­les aca­ban de as­cen­der y es­tán ha­cien­do his­to­ria, los vi­si­tan­tes son el do­ble cam­peón de los dos úl­ti­mos años y quie­ren más. Y el par­ti­do de hoy ser­vi­rá de ape­ri­ti­vo de la Co­pa. Con el aña­di­do de que pa­ra el Ba­rça es co­mo una fi­nal en la Li­ga jus­to an­tes del pri­mer due­lo a todo o na­da en la Cham­pions Lea­gue en Pa­rís.

Sin em­bar­go, Luis En­ri­que no con­si­de­ra que el re­sul­ta­do de es­te pri­mer asal­to in­flu­ya en la Co­pa. “No creo que es­te par­ti­do tenga in­ci­den­cia en la fi­nal, pa­ra la que falta mu­cho”, va­ti­ci­nó.

A prio­ri se com­pa­ra­ría el cho­que, es­te y el del 27 de ma­yo, con el bí­bli­co Da­vid con­tra Go­liat pero la dis­tan­cia no es tan gran­de co­mo a pri­me­ra vis­ta parece. El Ala­vés es uno de los cua­tro equi­pos que han ga­na­do al Bar­ce­lo­na y el úni­co que ha asal­ta­do el Camp Nou. Mien­tras que el Ba­rça no ter­mi­na de arran­car, su­frió lo in­de­ci­ble en las se­mi­fi­na­les del tor­neo del KO y aún es­cue­ce la ima­gen del Vi­lla­ma­rín, su úl­ti­ma salida en el cam­peo­na­to. “No es una re­van­cha. La sor­pre­sa que die­ron en el Camp Nou en la ter­ce­ra jor­na­da ya no es tan sor­pre­sa. Pa­ra mí, sin duda, el Ala­vés es el equi­po re­ve­la­ción. Por lo que es­tá ha­cien­do, por có­mo lo ha­ce y por la con­sis­ten­cia que es­tá de­mos­tran­do. Hay un tra­ba­jo de­trás. El en­tre­na­dor era nue­vo pero ha sa­bi­do po­ner su im­pron­ta”, ra­dio­gra­fió a su ri­val, que des­de no­viem­bre só­lo ha per­di­do dos par­ti­dos de los 20 que ha ju­ga­do. “Ya nos me­tie­ron mano y es­tán ple­tó­ri­cos. El par­ti­do más pe­li­gro­so no lo pue­do ver”, avi­só el en­tre­na­dor as­tu­riano. En el 1-2 de sep­tiem­bre, Mes­si y Luis Suá­rez só­lo sa­lie­ron la úl­ti­ma me­dia ho­ra.

Luis En­ri­que vuel­ve a un cam­po don­de mar­có un gol y ga­nó la Li­ga de 1999. Aquel día ju­gó a su la­do Mau­ri­cio Pe­lle­grino. Hoy es­ta­rán ca­da uno en su banquillo. “Ve­re­mos

UM­TI­TI Y MAT­HIEU Las ba­jas de Pi­qué y Mas­che­rano obli­gan a ju­gar con dos cen­tra­les zur­dos, co­mo en Ei­bar

qué nos tie­ne pre­pa­ra­do mi ami­go Pe­lle­grino. Si re­pi­te la de­fen­sa de 5 que desa­rro­lló en el Camp Nou y que no han vuel­to a uti­li­zar, o si­gue con el 4-2-3-1, que es el sis­te­ma que le ha da­do los éxi­tos en la Li­ga y la Co­pa”, du­dó.

Aun­que el Bar­ce­lo­na se ha que­da­do sin red en la Li­ga, se ob­ser­va que no es una auténtica fi­nal en la ba­ja de Ge­rard Pi­qué, que no se en­tre­nó ayer y al que el téc­ni­co re­ser­vó pen­san­do en la vi­si­ta al Par­que de los Prín­ci­pes del mar­tes. Tampoco via­ja­ron Mas­che­rano y Ar­da, con le­sio­nes mus­cu­la­res, pe­se a que hoy el Ba­rça pue­de ade­lan­tar al Ma­drid, con dos par­ti­dos pen­dien­tes. “No le doy nin­gu­na im­por­tan­cia a ser líder aho­ra. Lo que me in­tere­sa es ser líder en la jor­na­da 38, cuan­do no haya más pun­tos. Y pa­ra eso ne­ce­si­ta­mos ga­nar”, recetó.

Eso sí, sin ol­vi­dar el jue­go, que no es bri­llan­te, ya que el equi­po su­fre si el ri­val le pre­sio­na al­to. “An­tes eso se til­da­ba de lo­cu­ra o de in­ge­nuo pero aho­ra nos lo es­tán ha­cien­do”. Se­gún Luis En­ri­que tam­bién es atri­bui­ble al can­san­cio. “Lle­va­mos 13 par­ti­dos de in­far­to –di­jo, in­clu­yen­do el de hoy y el del PSG–. En los úl­ti­mos días no he­mos en­tre­na­do na­da por­que ju­gá­ba­mos ca­da dos días”, apun­tó, pero el téc­ni­co dio im­por­tan­cia al he­cho de se­guir sa­can­do los par­ti­dos, aun­que sea con más co­ra­zón que ca­be­za. “No es­tá mal ga­nar cuan­do jue­gas mal. Pero no es lo que bus­ca­mos. No­so­tros que­re­mos ju­gar bien, los ju­ga­do­res lo sa­ben y es pa­ra lo que tra­ba­ja­mos”, pro­me­tió me­jo­rar de ca­ra a las fi­na­les.

AN­DREU DAL­MAU / EFE

El tri­den­te, que só­lo coin­ci­dió du­ran­te 24 mi­nu­tos en el 1-2 de sep­tiem­bre con­tra el Ala­vés, an­tes del en­tre­na­mien­to de ayer

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.