El chi­co que lim­pia­ba los cris­ta­les

Cal­ma­do y tra­ba­ja­dor, Mau­ri­cio Pe­lle­grino ha sal­da­do una cuen­ta pendiente en Men­di­zo­rro­za

La Vanguardia (1ª edición) - - DEPORTES - JUAN BAUTISTA MAR­TÍ­NEZ Bar­ce­lo­na

Mau­ri­cio Pe­lle­grino (45 años) fa­lló el pe­nal­ti de su vi­da el 23 de ma­yo del 2001, en la fi­nal de la Cham­pions que fue es­qui­va al Va­len­cia y son­rió al Ba­yern. Una se­ma­na an­tes, el Ala­vés ro­za­ba la proeza y caía en la fi­nal de la Co­pa de la UEFA fren­te al Li­ver­pool (5-4). Co­mo si de una con­fluen­cia as­tral se tra­ta­ra, el con­jun­to vi­to­riano ha vuel­to a una fi­nal, aho­ra la de la Co­pa del Rey, de la mano de Pe­lle­grino, al que echa­ron co­mo téc­ni­co va­len­cia­nis­ta y que no pu­do tampoco es­ta­bi­li­zar­se en el banquillo del Es­tu­dian­tes de la Pla­ta ni del In­de­pen­dien­te de Ave­lla­ne­da. De­trás, un gran tra­ba­jo en la som­bra, años de pre­pa­ra­ción y apren­di­za­je co­mo ayu­dan­te de Rafa Be­ní­tez en el Li­ver­pool y en el In­ter, se­ma­nas de es­tu­dio y ob­ser­va­ción, co­mo la que reali­zó en la ciu­dad de­por­ti­va del Chel­sea, con per­mi­so de Jo­sé Mou­rin­ho, y, mu­cha, mu­cha pa­cien­cia por­que co­mo él di­ce “no es lo mis­mo ir en el asien­to de atrás de la bi­ci que con­du­cir­la”.

Qui­zá por eso Pe­lle­grino no que­ría que fa­lla­ra na­da el jue­ves, en Men­di­zo­rro­za, en la vuel­ta de las se­mi­fi­na­les an­te el Cel­ta. En­car­gó un ví­deo mo­ti­va­cio­nal que to­ca­ra la fi­bra de sus ju­ga­do­res. No fue el pri­me­ro de la tem­po­ra­da, pero sí el más ín­ti­mo. Apa­gó las lu­ces del ves­tua­rio y sen­tó a sus ju­ga­do­res al­re­de­dor de unas imá­ge­nes en las que apa­re­cían fa­mi­lia­res y ami­gos. Después co­men­zó a re­co­rrer el ves­tua­rio de arri­ba aba­jo con un pa­pel y las ma­nos en la es­pal­da. “Chi­cos, ac­ti­tud des­de el prin­ci­pio, vo­so­tros po­déis, es di­fí­cil pero es­táis pre­pa­ra­dos”, iba re­pi­tien­do el téc­ni­co co­mo un man­tra.

Vol­vió en ve­rano a Vitoria, don­de col­gó las bo­tas co­mo ju­ga­dor en el 2006, y que­ría sal­dar una cuen­ta pendiente. Co­mo fut­bo­lis­ta ba­jó a Se­gun­da con el Ala­vés. Pero aho­ra ya es el en­tre­na­dor que lo ha lle­va­do a una fi­nal. Con ape­nas unos me­ses en el car­go, con 19 ju­ga­do­res nue­vos, con múl­ti­ples ce­sio­nes (el club só­lo ha in­ver­ti­do 5,7 mi­llo­nes) y con un equi­po ca­paz de de­fen­der a ul­tran­za y de ata­car con pól­vo­ra, co­mo de­mos­tró ga­nan­do en el Camp Nou. El or­den, el des­plie­gue y la pre­emi­nen­cia del co­lec­ti­vo son sus axio­mas prin­ci­pa­les.

Siem­pre con un ca­rác­ter so­se­ga­do, una voz pau­sa­da y sin ha­cer as­pa­vien­tos. Siem­pre fue así, in­clu­so de pe­que­ño cuan­do Hu­go To­ca­lli, coor­di­na­dor de la can­te­ra del Vé­lez Sars­field, fue a bus­car­lo a su ca­sa, a Leo­nes, una lo­ca­li­dad de 10.000 ha­bi­tan­tes de la pro­vin­cia de Cór­do­ba. Pe­lle­grino fue de los pri­me­ros mu­cha­chos en ha­bi­tar la pen­sión del club, en Bue­nos Ai­res, y, co­mo ya era muy al­to (mi­de 1,93 me­tros) le man­da­ban lim­piar unos vi­drios ele­va­dos a los que no lle­ga­ba nadie más. Ahí fue que­man­do eta­pas y a la chi­ta ca­llan­do su­mó 9 tí­tu­los con el Vé­lez. Fue un ju­ga­dor que ma­du­ró po­co a po­co y has­ta los 27 años no de­sem­bar­có en Eu­ro­pa. Lo hi­zo en el Ba­rça de Van Gaal. Acos­tum­bra a co­men­tar que su ex­pe­rien­cia en el Camp Nou re­sul­tó lin­da, que el ho­lan­dés nun­ca le en­ga­ñó cuan­do le di­jo que a quien que­ría era a Frank de Boer y que lo pri­me­ro que le sol­ta­ron es que su so­bre­nom­bre no po­día ser Fla­co (tam­bién le lla­man Lon­ga­ni­za) por­que en Bar­ce­lo­na el Fla­co era Johan Cruyff. Só­lo estuvo una cam­pa­ña en Ca­ta­lun­ya, en la que ju­gó 24 par­ti­dos y ga­nó la Li­ga. Después pu­so rum­bo a Va­len­cia, don­de na­cie­ron sus hi­jos, don­de triun­fó y llo­ró, y don­de se en­con­tró a Héc­tor Cú­per y Rafa Be­ní­tez, que es­po­lea­ron su de­seo de ser en­tre­na­dor de éli­te.

Es­ta tar­de se vuel­ve a en­con­trar al Ba­rça. “Arras­tra­mos un gran des­gas­te fí­si­co y men­tal, pero eso tam­bién su­po­ne un apren­di­za­je pa­ra nues­tros ju­ga­do­res. Nos en­fren­ta­mos a un equi­po de es­tre­llas, de los me­jo­res del mun­do, lo que nos obli­ga­rá a po­ner nues­tro lis­tón muy al­to si que­re­mos te­ner po­si­bi­li­da­des an­te el Bar­ce­lo­na. Con­tra es­tos equi­pos se tie­nen que ali­near to­dos los pla­ne­tas pa­ra sa­car un buen re­sul­ta­do. Pero des­de que ga­na­mos en el Camp Nou he­mos cre­ci­do mu­cho, nos atre­ve­mos más”, ra­zo­nó ayer Pe­lle­grino. No hay duda.

LA CA­TA­PUL­TA “Des­de que ga­na­mos en el Camp Nou he­mos cre­ci­do mu­cho co­mo equi­po”

AL­VA­RO BARRIENTOS / AP

El en­tre­na­dor ar­gen­tino del Ala­vés, Mau­ri­cio Pe­lle­grino, el jue­ves dan­do ins­truc­cio­nes a su equi­po

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.