Gol­do­ni con­tra ‘l’ar­te’

La Vanguardia (1ª edición) - - DEPORTES - Da­vid Ca­ra­bén

El miér­co­les no vi la vuel­ta de cuar­tos de la Co­pa del Rey. Te­nía en­tra­das pa­ra el tea­tro. Íba­mos a ver L’Hos­ta­le­ra ,de Car­lo Gol­do­ni, en la Bi­blio­te­ca de Ca­ta­lun­ya. Los ami­gos cu­lés me han di­cho que no me per­dí na­da. Al con­tra­rio, a cam­bio del vi­vo re­tra­to del in­ven­ci­ble po­der de una mujer li­bre so­bre cual­quier ti­po de hom­bre –y, cla­ro, de unas cuan­tas car­ca­ja­das– se ve que me aho­rré mu­cho su­fri­mien­to. En el Camp Nou, el Ba­rça ha­bía vuel­to a mos­trar­se in­ca­paz de man­dar en el cam­po. Los ami­gos no cu­lés, en cam­bio, me han di­cho que fue un par­ti­do muy emo­cio­nan­te...

Se ve que Gol­do­ni es el fundador de la co­me­dia rea­lis­ta ita­lia­na. Lo hi­zo re­no­van­do, re­for­man­do la com­me­dia dell’ar­te. Es­te po­pu­la­rí­si­mo gé­ne­ro, na­ci­do en las ca­lles, en la se­gun­da mi­tad del XVI, es el res­pon­sa­ble de ha­ber in­tro­du­ci­do, co­mo re­cur­so fun­da­men­tal y por pri­me­ra vez en la his­to­ria del tea­tro, la im­pro­vi­sa­ción de los ac­to­res. En re­la­ción con el tex­to y, por lo tan­to, al au­tor, el in­tér­pre­te co­bra­ba una nue­va re­le­van­cia. Con­tra eso, y pa­ra im­po­ner sus ideas, Gol­do­ni se tu­vo que en­fren­tar a mu­chos ac­to­res, tan­to en Ve­ne­cia co­mo Pa­rís. Pa­ra do­tar de ma­yor rea­lis­mo y pro­fun­di­dad psi­co­ló­gi­ca a sus per­so­na­jes, el dra­ma­tur­go ve­ne­ciano em­pe­zó a pres­cin­dir de los ar­que­ti­pos, de las más­ca­ras y de las pre­vi­si­bles tra­mas de en­re­dos en que ha­bía caí­do la co­me­dia ita­lia­na. Lo hi­zo re­cu­pe­ran­do la pre­pon­de­ran­cia del tex­to y con­fi­rien­do a la ac­ción no só­lo el rit­mo ne­ce­sa­rio pa­ra cau­ti­var la aten­ción de los es­pec­ta­do­res de to­da Eu­ro­pa, sino tam­bién una vi­sión del mun­do en trans­for­ma­ción don­de les ha­bía to­ca­do vi­vir. La pug­na de Gol­do­ni no se cir­cuns­cri­be a una so­la épo­ca ni a una

Ben­di­go la ho­ra en que al­guien nos hi­zo pen­sar a los cu­lés que el fút­bol no só­lo con­sis­tía en marcar más go­les que el ri­val

so­la dis­ci­pli­na. Pero es­tá en el mun­do del es­pec­tácu­lo don­de se ha­ce más evi­den­te es­ta eter­na lu­cha en­tre, por una par­te, quien só­lo jue­ga con los as­pec­tos pri­ma­rios de la aten­ción del es­pec­ta­dor y, por la otra, quien in­ten­ta in­cluir en la fun­ción to­da una idea del ser hu­mano y de la vi­da. Hay quie­nes se dan por sa­tis­fe­chos si te han he­cho ol­vi­dar por un rato el día a día y hay otros, en cam­bio, que as­pi­ran a que, cuan­do vuel­vas, lo ha­gas con una mi­ra­da más lú­ci­da y con ener­gías re­no­va­das. Truf­faut de­cía que una pe­lí­cu­la, pa­ra triun­far, tie­ne que ex­pre­sar una idea del mun­do y del ci­ne. Y Me­not­ti, con­tra Val­dano, que si no hay una bue­na idea de­trás, no hay un buen ju­ga­dor. To­da ac­ti­vi­dad hu­ma­na se si­túa en al­gún pun­to en­tre es­tos dos ex­tre­mos: en­tre la me­ra su­pera­ción de los obs­tácu­los con­sus­tan­cia­les a la dis­ci­pli­na y la tras­cen­den­cia de es­tos obs­tácu­los y, por lo tan­to, de la pro­pia ac­ti­vi­dad. Ben­di­go la ho­ra en que al­guien nos hi­zo pen­sar a los cu­lés que es­te jue­go no só­lo con­sis­tía en marcar más go­les que el ad­ver­sa­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.