Una bue­na oca­sión per­di­da

El Es­pan­yol cae an­te la Real Sociedad en Cor­ne­llà tras re­ga­lar­le de­ma­sia­dos mi­nu­tos

La Vanguardia (1ª edición) - - DEPORTES - RA­MÓN ÁL­VA­REZ Cor­ne­llà de Llo­bre­gat

De­silu­sión en la gra­da y de­cep­ción en el cés­ped. El Es­pan­yol per­dió ayer una ex­ce­len­te oca­sión de so­ñar ce­dien­do una de­rro­ta en Cor­ne­llà an­te una Real Sociedad que se en­con­tró con la pri­me­ra me­dia ho­ra de jue­go de re­ga­lo. La apro­ve­chó pa­ra abrir el mar­ca­dor y obli­gar a los lo­ca­les a na­ve­gar con­tra­co­rrien­te. Tras ese tiem­po per­di­do, ni la ge­nia­li­dad de Her­nán Pérez pa­ra po­ner la igua­la­da provisional fue su­fi­cien­te e Illa­rra­men­di vol­vió a ser la bes­tia ne­gra de los es­pa­ño­lis­tas al po­ner el 1-2 de­fi­ni­ti­vo.

Apos­tó Qui­que Sán­chez Flo­res por cu­brir la ba­ja más que no­ta­ble de Piat­ti re­ubi­can­do a Jo­sé An­to­nio Re­yes en la ban­da iz­quier­da, co­mo ya ha­bía he­cho a prin­ci­pios de tem­po­ra­da. Era la me­jor for­ma de no re­nun­ciar a la par­ti­ci­pa­ción del se­vi­llano, por más que él mis­mo no veía muy cla­ra es­ta mis­ma se­ma­na su ubi­ca­ción en la ban­da y que ayer no du­da­se en per­mi­tir­se li­ber­tad de mo­vi­mien­tos. Aun­que no fue esa la gran sor­pre­sa de su on­ce, sino la de­ci­sión de ali­near a un Cai­ce­do que re­gre­só a la ti­tu­la­ri­dad ex­tra mo­ti­va­do acom­pa­ñan­do a Ge­rard.

Pero en ese re­torno al pa­sa­do, el Es­pan­yol tam­bién de­ci­dió en­tre­gar el pe­so del par­ti­do a la Real Sociedad pa­ra tra­tar de sa­lir a la con­tra. Lo hi­zo sin ni si­quie­ra pre­sio­nar has­ta que los vi­si­tan­tes cru­za­ban la lí­nea de me­dios. Es más, arri­ba só­lo lo ha­cía, en vano, Cai­ce­do. Y lo hi­zo so­bre todo pa­ra vol­ver a su­frir an­te la pre­sión del ri­val y pa­ra vol­ver a acu­mu­lar pér­di­das ab­sur­das co­mo ya lo ha­bía he­cho en La Ro­sa­le­da la jor­na­da pa­sa­da, aun­que la Real no era el Málaga.

Sin pre­ci­pi­tar­se, pe­ne­tran­do es­pe­cial­men­te por la ban­da de­re­cha, don­de te­nían a Xa­bi Prie­to y a Carlos Ve­la y don­de pron­to se vio que Jo­sé An­to­nio Re­yes no se sen­tía có­mo­do, los vi­si­tan­tes ni si­quie­ra se in­quie­ta­ron por la re­pen­ti­na le­sión mus­cu­lar de su hom­bre en pun­ta, Wi­llian Jo­sé, en esos pri­me­ros mi­nu­tos. Co­ci­na­ron el gol a fue­go len­to has­ta que Carlos Ve­la lo sir­vió tras una gran ac­ción. Íñi­go Mar­tí­nez se me­tió has­ta la co­ci­na y asis­tió al hue­co al me­xi­cano mien­tras Zu­ru­tu­za se en­car­ga­ba de lle­var­se a Da­vid Ló­pez. Ve­la só­lo tu­vo que de­fi­nir an­te Die­go Ló­pez.

Qui­que se veía obli­ga­do a cam­biar de pla­nes y su equi­po, an­tes que ame­dren­tar­se, se vino arri­ba. Em­pe­zó por fin a acer­car­se al área de Ru­lli y tras una rá­pi­da com­bi­na­ción en­tre Cai­ce­do y Re­yes, el se­vi­llano abrió a Her­nán, quien pro­ta­go­ni­zó la ac­ción del par­ti­do, una ex­hi­bi­ción de san­gre fría que le per­mi­tió re­cor­tar pri­me­ro a Yu­ri y lue­go a Íñi­go Mar­tí­nez an­tes de su- pe­rar al me­ta vi­si­tan­te y lle­var la igual­dad al mar­ca­dor en ese pri­mer tiem­po.

El Es­pan­yol vol­vía a em­pe­zar y tras la reanu­da­ción sa­lió con la mis­ma ac­ti­tud en bus­ca del par­ti­do. Pero jus­to cuan­do más có­mo­do se ha­lla­ba so­bre el te­rreno de jue­go se en­con­tró con un ma­za­zo. Eso fue el dis­pa­ro de Illa­rra­men­di des­de unos 30 me­tros en el 61 tras un error en la salida de ba­lón de los lo­ca­les.

EL RE­AJUS­TE Sán­chez Flo­res ubi­có a Jo­sé An­to­nio Re­yes en el lu­gar de Piat­ti y de­vol­vió la ti­tu­la­ri­dad a Cai­ce­do

Die­go Ló­pez ni si­quie­ra se mo­vió mien­tras la pe­lo­ta en­tra­ba por su es­cua­dra iz­quier­da.

El téc­ni­co Sán­chez Flo­res op­tó por man­te­ner todo igual y só­lo al fi­nal de­ci­dió sen­tar a Cai­ce­do en una me­di­da cri­ti­ca­da por la gra­da pa­ra dar en­tra­da a Me­len­do. Más tar­de lle­gó el turno del re­torno de Álvaro Váz­quez. Pero el Es­pan­yol, por más que lu­chó has­ta el fi­nal, ya ha­bía per­di­do el par­ti­do y una ex­ce­len­te oca­sión de po­der mi­rar ha­cia arri­ba.

EL CON­TRAS­TE La ge­nia­li­dad de Her­nán pa­ra me­ter el em­pa­te no bas­tó e Illa­rra­men­di vol­vió a ser la bes­tia ne­gra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.