Las lí­neas rojas

La Vanguardia (1ª edición) - - ECONOMÍA - Ra­mon Ay­me­rich

Es­ta se­ma­na en la que se ha juz­ga­do al ex­pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat Ar­tur Mas por la con­sul­ta del 9-N, una ana­lis­ta de Moody’s, agen­cia que ca­li­fi­ca el gra­do de sol­ven­cia de los paí­ses, ha ex­pli­ca­do que al Gobierno cen­tral “no le in­tere­sa que Ca­ta­lun­ya tenga un de­fault [sus­pen­sión de pa­gos], por­que un im­pa­go de Ca­ta­lun­ya se podría in­ter­pre­tar en los mer­ca­dos co­mo un de­fault de España”.

La afir­ma­ción co­rro­bo­ra que las fi­nan­zas pú­bli­cas de las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas es­tán es­tre­cha­men­te vin­cu­la­das a las del Es­ta­do. Por eso se creó el Fondo de Li­qui­dez Au­to­nó­mi­ca (FLA). Por eso, cuan­do al­gún gran ban­co ha re­cha­za­do re­ne­go­ciar un cré­di­to de la Ge­ne­ra­li­tat, las dos ad­mi­nis­tra­cio­nes han co­la­bo­ra­do en apa­gar el fue­go. En su úl­ti­mo li­bro, España ame­na­za­da, Luis de Guin­dos lle­ga a afir­mar que Ar­tur Mas ama­gó en su día con uti­li­zar el ar­ma del im­pa­go. An­dreu Ma­sCo­lell, el con­se­je­ro de Eco­no­mia, siem­pre lo ha ne­ga­do. Hay lí­neas rojas que nadie ha que­ri­do cru­zar.

Pero una co­sa son las fi­nan­zas pú­bli­cas y otra la ac­ti­vi­dad pri­va­da. En la mis­ma entrevista, la ana­lis­ta de Moody’s aña­día: “Has­ta aho­ra no he­mos vi­vi­do un mo­men­to de al­ta ten­sión y en un mo­men­to así no sa­be­mos qué pue­de pa­sar”. ¿Qué se en­tien­de por al­ta ten­sión y qué es lo que pue­de pa­sar?

Has­ta aho­ra, el pro­yec­to in­de­pen­den­tis­ta ha te­ni­do una in­fluen­cia apa­ren­te­men­te me­nor en la economía. Bien por­que la in­de­pen­den­cia se ha con­si­de­ra­do una hi­pó­te­sis po­co creí­ble. Bien por­que el con­tex­to (ex­pan­sión del PIB ca­ta­lán por en­ci­ma de la me­dia es­pa­ño­la, in­ver­sio­nes co­mo Ama­zon) le ha son­reí­do.

La eta­pa que se abre aho­ra pue­de ser muy di­fe­ren­te. Aquí el re­la­to de­pen­de de có­mo lo ven las par­tes in­tere­sa­das. Pa­ra el Gobierno cen­tral, el in­de­pen­den­tis­mo vi­ve su fa­se agó­ni­ca y su ini­cia­ti­va que­da­rá as­fi­xia­da tan­to por la ac­ción del Es­ta­do y de los tri­bu­na­les co­mo por su ver­da­de­ra na­tu­ra­le­za: la “re­vo­lu­ción de las son­ri­sas” no per­mi­te au­gu­rar el pa­so a un con­flic­to de ma­yor en­ver­ga­du­ra. En su­ma, todo aca­ba­rá en unas nue­vas elec­cio­nes al Par­la­ment. Pa­ra el in­de­pen­den­tis­mo, la con­cen­tra­ción po­pu­lar del lu­nes pa­sa­do (los 40.000) es el an­ti­ci­po de lo que ven­drá. Es de­cir. A ca­da pa­so en el ar­se­nal de me­di­das que pue­da des­ple­gar el Es­ta­do –in­ha­bi­li­ta­ción de la pre­si­den­ta del Par­la­ment, sus­pen­sión de la au­to­no­mía...– le su­ce­de­rán res­pues­tas más ma­si­vas y de una ma­yor in­ten­si­dad.

En ese se­gun­do ca­so, se ha­ce muy di­fí­cil no ima­gi­nar que los efec­tos del pro­ce­so so­bre la economía se­rían mu­cho más se­rios. Co­mo re­co­no­cía la ana­lis­ta de Moody’s, “no sa­be­mos qué pue­de pa­sar”. Pero lo que sí se pue­de aven­tu­rar es que esos acon­te­ci­mien­tos no só­lo afec­ta­rían a la economía ca­ta­la­na. Tam­bién los no­ta­ría la economía es­pa­ño­la en su con­jun­to, así co­mo la per­cep­ción que de ella se tie­ne en el ex­te­rior. Pa­ra entonces, el con­flic­to ha­bría en­tra­do en una di­ná­mi­ca ab­so­lu­ta­men­te im­pre­vi­si­ble.

El pro­ce­so no ha afec­ta­do has­ta aho­ra a la economía, pero pue­de en­trar en una fa­se mu­cho más im­pre­vi­si­ble

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.