La pa­ta­da co­mo ne­go­cio

La Vanguardia (1ª edición) - - ECONOMÍA - Ro­sa Sal­va­dor

Te­ner un te­cho ba­jo el que vi­vir en el en­torno de Bar­ce­lo­na es ca­ro, y es­tá fue­ra del al­can­ce de mu­chas per­so­nas, aun­que la Cons­ti­tu­ción re­co­no­ce el de­re­cho a la vi­vien­da. El pro­ble­ma es real, y ha mar­ca­do iniciativas ofi­cia­les, co­mo los pla­nes de vi­vien­da, y ciu­da­da­nas, co­mo la Pla­ta­for­ma de Afec­ta­dos por la Hi­po­te­ca (PAH). Y su triun­fo, au­pan­do a la al­cal­día de Bar­ce­lo­na a Ada Co­lau, ha gi­ra­do la opi­nión pú­bli­ca y las ins­ti­tu­cio­nes en con­tra de los pro­pie­ta­rios de vi­vien­da, an­te un deu­dor que no pa­ga o un in­qui­lino mo­ro­so, pero tam­bién an­te la ocu­pa­ción de pi­sos. “Lo pri­me­ro que ha­ce­mos cuan­do nos en­tra un pi­so en ven­ta en el que ya no vi­ven es con­tra­tar una alar­ma co­nec­ta­da a la po­li­cía”, se­ña­la un di­rec­ti­vo de una in­mo­bi­lia­ria de Bar­ce­lo­na. Y cuen­ta un ejem­plo: tras ha­ber ven­di­do un pi­so, el clien­te fue a tomar me­di­das pa­ra en­car­gar los mue­bles, unos días an­tes de fir­mar la es­cri­tu­ra, y en­con­tró la vi­vien­da ocu­pa­da. “Fui­mos a la po­li­cía, pero no pu­di­mos ha­cer na­da. Nos di­je­ron que pre­sen­tá­ra­mos una de­nun­cia en el juz­ga­do, que hu­bie­ra tar­da­do un año en de­jar el pi­so li­bre. Pa­ra po­der ven­der el pi­so no tu­vi­mos otro re­me­dio que pa­gar al ocu­pa­dor pa­ra que se fue­ra”. El in­di­vi­duo se lle­vó va­rios mi­les de eu­ros. “Y a por otro. Pa­ra al­gu­na gen­te es­to se ha con­ver­ti­do en un ne­go­cio”.

Hay ya ex­per­tos en en­trar en pi­sos en ven­ta y ex­tor­sio­nar a los pro­pie­ta­rios

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.