“El pri­mer bo­lí­gra­fo en Eu­ro­pa lo hi­zo mi abue­lo”

Ten­go 49 años. Soy bar­ce­lo­nés. Soy ad­mi­nis­tra­dor de fin­cas. Es­toy sol­te­ro, sin hi­jos. ¿Po­lí­ti­ca? De­mó­cra­ta e in­de­pen­den­tis­ta, co­mo mi abue­lo ma­terno. Soy ca­tó­li­co prac­ti­can­te. Mi abue­lo, Jo­sep Vi­la Si­vill, hi­zo la pri­me­ra es­ti­lo­grá­fi­ca y el pri­mer bo­lí­gra

La Vanguardia (1ª edición) - - LA CONTRA - VÍC­TOR-M. AME­LA

Quie­re us­ted ha­blarm e de su abue­lo ma­terno... Sí, Jo­sep Vi­la Si­vill. Na­ció en 1904 y mu­rió en 1967, en Bar­ce­lo­na, y me parece in­jus­to que su me­mo­ria se haya ol­vi­da­do.

¡Fue ¿Po­rel pri­me­ro­qué de­be­ría­mo­sen fa­bri­car re­cor­dar­le? es­ti­lo­grá­fi­cas y bo­lí­gra­fos en Ca­ta­lun­ya y en to­da España!

Mi gra­ti­tud: to­mo no­tas a bo­lí­gra­fo. Li­be­rar­nos de tin­te­ro y plu­mín su­pu­so un gran pro­gre­so pa­ra mu­chos pro­fe­sio­na­les. Y co­mo em­pre­sa­rio de éxi­to de­di­ca­ría fon­dos al ac­ti­vis­mo cul­tu­ral y al me­ce­naz­go.

¿En favor de qué cau­sa fue me­ce­nas? Del ca­ta­la­nis­mo in­de­pen­den­tis­ta. An­tes de la Gue­rra Civil, fue miem­bro de la agru­pa­ción in­de­pen­den­tis­ta No­sal­tres Sols!, fundada por ami­gos su­yos en los años 20.

Un pre­cur­sor del ac­tual soberanismo... Eso me enor­gu­lle­ce. Su bio­gra­fía me in­tere­sa ca­da día más, por­que no pu­de co­no­cer­le: mu­rió cuan­do yo te­nía dos me­ses. Mi madre y mi pa­dre me han ha­bla­do de él siem­pre...

¿Y qué le atrae más de su abue­lo? Su ini­cia­ti­va, su ca­pa­ci­dad pa­ra pro­yec­tar y cons­truir. Pien­se que lle­gó al ba­rrio del Clot de Bar­ce­lo­na sien­do ni­ño, con sus pa­dres... ¿De dónde ve­nían? De Ru­bió, un pue­blo agrí­co­la de la co­mar­ca del Anoia, pe­que­ño y muy bo­ni­to.

Emi­gran­tes. De una emi­gra­ción in­te­rior, ca­ta­la­na, después des­bor­da­da por una emi­gra­ción es­pa­ño­la, mur­cia­na, que nu­trió gru­pos anar­co­sin­di­ca­lis­tas que en 1936 ma­ta­rían a Mi­quel Ba­dia, je­fe de la fac­ción ar­ma­da de Es­tat Ca­ta­là, don­de es­ta­ban mi abue­lo y sus ami­gos.

¿Su abue­lo par­ti­ci­pó en ac­tos ar­ma­dos? Sé que ha­cían prác­ti­cas con ar­mas en el Mon­tseny y que par­ti­ci­pó en los Fets d’Oc­tu­bre de 1934, y des­co­noz­co más de­ta­lles.

In­de­pen­den­tis­tas y anar­quis­tas se lia­ban a ti­ros ha­ce aho­ra 80 años... Sí. Los in­de­pen­den­tis­tas apo­ya­ban a la pa­tro­nal ca­ta­la­nis­ta. Mi abue­lo em­pe­zó co­mo em­plea­do, y en los años 30 era ya mar­quis­ta.

¿Mar­quis­ta? ¿Eso en qué con­sis­tía? Im­por­ta­ba del ex­tran­je­ro las pie­zas ne­ce­sa­rias pa­ra aco­plar­las en Bar­ce­lo­na. Así co­mer­cia­li­zó la pri­me­ra plu­ma es­ti­lo­grá­fi­ca he­cha en España. La bau­ti­zó An­tí­nia, del grie­go ant­hi­nos: flor, flo­ri­do.

¿Por qué eli­gió ese nom­bre? Alu­día a su ca­li­dad y a su co­lo­ri­do: el cuer­po de es­ta es­ti­lo­grá­fi­ca era iri­sa­do, muy bo­ni­to. Era el año 1935 y gus­tó mu­cho. A par­tir de la si­guien­te es­ti­lo­grá­fi­ca, mi abue­lo em­pe­zó a prac­ti­car un su­til ac­ti­vis­mo ca­ta­la­nis­ta...

¿A ver? Lla­mó Atlán­ti­da a su si­guien­te es­ti­lo­grá­fi­ca, co­mo la agru­pa­ción cul­tu­ral que fun­dó, ins­pi­rán­do­se en el poe­ma de Ver­da­guer. Te­nía plu­mín de ace­ro do­ra­do, lo que la aba­ra­ta­ba, fa­ci­li­tan­do su lu­cha con­tra el anal­fa­be­tis­mo.

¿Y qué hi­zo al es­ta­llar la Gue­rra Civil? Una tu­bercu­losis le re­tu­vo en la re­ta­guar­dia, des­de don­de su­mi­nis­tró mi­les de plu­mas es­ti­lo­grá­fi­cas a los sol­da­dos re­pu­bli­ca­nos a las ór­de­nes de la Ge­ne­ra­li­tat, pa­ra fo­men­tar la cultura en­tre la tro­pa.

¿Có­mo le afec­tó la pos­gue­rra? La au­tar­quía fran­quis­ta le im­pi­dió im­por­tar pie­zas, y se es­pa­bi­ló pa­ra fa­bri­car­las aquí. ¡Y en 1940 con­si­guió ha­cer la pri­me­ra es­ti­lo­grá­fi­ca ín­te­gra­men­te es­pa­ño­la! Y con ella qui­so ho­me­na­jear a Ca­ta­lun­ya y su his­to­ria.

¿Có­mo? Los re­yes ca­ta­la­noa­ra­go­ne­ses em­plea­ban la ex­pre­sión Co­ro­na Re­gia pa­ra re­fe­rir­se a su po­der per­so­nal an­te el trono de Cas­ti­lla. Y mi abue­lo bau­ti­zó así aque­lla es­ti­lo­grá­fi­ca: Re­gia, con el perfil de una co­ro­na en­ci­ma.

¿Nadie le di­jo na­da? No. Bur­ló a los in­cul­tos man­da­ta­rios fran­quis­tas, no sa­bían que lle­va­ban en su bol­si­llo un sím­bo­lo de la gran his­to­ria de Ca­ta­lun­ya.

¿No tu­vo mie­do su abue­lo? Le pu­do más la ex­ci­ta­ción de sa­ber que los fran­quis­tas fir­ma­rían con una plu­ma ca­ta­la­nis­ta. Si­guió ha­cien­do plu­mas, y ex­pre­só su ca­ta­la­nis­mo tam­bién me­dian­te su ri­ca co­lec­ción nu­mis­má­ti­ca de mo­ne­das ca­ta­la­nas.

Y lue­go ha­ría el pri­mer bo­lí­gra­fo de España, me de­cía... Des­de 1945 lo usa­ban los avia­do­res es­ta­dou­ni­den­ses, com­pra­da la pa­ten­te al in­ven­tor hún­ga­ro Bi­ro, que es­ta­ba en Ar­gen­ti­na. Uno de esos bo­lí­gra­fos lle­gó a Bar­ce­lo­na, mi abue­lo lo es­tu­dió, lo me­jo­ró... y en agos­to de 1946 sa­có el pri­mer bo­lí­gra­fo ca­ta­lán, es­pa­ñol ¡y eu­ro­peo! No era ba­ra­to es­te bo­li...

¿Y có­mo lo lla­mó? Re­gia Con­ti­nua. ¡Se­guía bur­lán­do­se de Fran­co! Y ex­por­tó mi­les de bo­lí­gra­fos a Eu­ro­pa. El vo­ca­blo bo­lí­gra­fo, por cier­to, lo acu­ñó en 1946 el ca­ta­lán Ama­deu Ar­bo­lés Vidal, unien­do bo­la y gra­fos: subió al dic­cio­na­rio de la Real Aca­de­mia Es­pa­ño­la en 1960.

Lo que Ca­ta­lun­ya ha da­do a España... Con el tiem­po, el bo­lí­gra­fo sus­ti­tu­yó a la es­ti­lo­grá­fi­ca. La Re­gia ha si­do la me­jor ja­más he­cha en España. Mi abue­lo se aso­ció con el fran­cés Bic pa­ra se­guir fa­bri­can­do aquí bo­lí­gra­fos a los que no se les se­ca­ba la tin­ta...

Y ma­ta­ron a la es­ti­lo­grá­fi­ca. La mar­gi­na­ron, sí: el bo­lí­gra­fo su­pu­so una re­vo­lu­ción de la es­cri­tu­ra, por­que la sim­pli­fi­có. Se la lla­mó tam­bién plu­ma ató­mi­ca :la es­fe­ra de su pun­ta evo­ca­ba el áto­mo.

XA­VIER CER­VE­RA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.