La miss que bus­ca me­jo­rar la son­ri­sa uni­ver­sal

La Vanguardia (1ª edición) - - QUIEN - CRIS­TI­NA TO­MÁS SE­RRA Bar­ce­lo­na

Se aca­ba de en­tre­gar el tí­tu­lo de miss Uni­ver­so y, más de seis dé­ca­das después que Ch­ris­tia­ne Mar­tel se co­ro­na­ra co­mo tal en 1953, otra fran­ce­sa ha vuel­to a lo­grar ser la mujer más be­lla de es­te uni­ver­so. Es muy fá­cil caer en los tó­pi­cos, y más si uno se aden­tra en el mun­do de los cer­tá­me­nes de be­lle­za. Pero Iris Mit­te­nae­re lo tie­ne todo: piel ca­ne­la, 173 cen­tí­me­tros de al­tu­ra, exor­bi­tan­tes ojos co­lor cho­co­la­te, lar­ga me­le­na cas­ta­ña, ce­jas per­fec­ta­men­te de­li­nea­das y una son­ri­sa de vértigo.

Siem­pre ha­bla­mos de son­ri­sa y no tan­to de den­ta­du­ra, pero a Iris Mit­te­nae­re le apa­sio­na el cui­da­do de la bo­ca. Tan­to, que es es­tu­dian­te de Ci­ru­gía Den­tal en la Fa­cul­tad de Me­di­ci­na de la Uni­ver­si­dad de Hen­ri Wa­rem­bourg (Li­lle, Francia). Cuan­do era niña tu­vo mu­chos pro­ble­mas con su den­ta­du­ra y su vi­da dio un vuel­co cuan­do su odon­tó­lo­go le cam­bió su son­ri­sa. Su sue­ño es ha­cer lo mis­mo con sus fu­tu­ros pa­cien­tes.

La be­lle­za bri­lla des­de den­tro ha­cia fue­ra. Del cos­mos: una de las prio­ri­da­des del cer­ta­men es el apo­yo y la pro­mo­ción de ONG de todo ti­po y su la­bor hu­ma­ni­ta­ria. La fla­man­te miss Uni­ver­so quie­re cui­dar la sa­lud bu­cal del mun­do y apro­ve­char su no­to­rie­dad pa­ra em­pe­zar una cam­pa­ña mun­dial de con­cien­cia­ción so­bre la im­por­tan­cia del cui­da­do e hi­gie­ne den­tal. Ha em­pe­za­do a co­la­bo­rar con Smi­le Train, una de las ma­yo­res or­ga­ni­za­cio­nes be­né­fi­cas en Amé­ri­ca. Es una aso­cia­ción que pro­por­cio­na ci­ru­gías de hen­di­du­ra gra­tui­tas pa­ra ni­ños que vi­ven en paí­ses po­bres.

Con 23 años re­cién cum­pli­dos, e oriun­da de Li­lle, Mit­te­nae­re es fan de Be­yon­cé y su himno per­so­nal se ade­cua a su nue­va co­ro­na: Run the world (girls). Co­mo bue­na fran­ce­sa que se pre­cie, le gus­ta co­ci­nar –aun­que an­tes se co­me­rá un he­la­do que una tar­te ta­tin y ele­gi­rá el cho­co­la­te por so­bre de la vai­ni­lla–.

Co­mo tan­tas ni­ñas, de pe­que­ña prac­ti­có ba­llet, gim­na­sia, equi­ta­ción e in­clu­so hi­zo al­gún pi­ni­to tea­tral. Aho­ra es fá­cil ver­la prac­ti­can­do de­por­tes ex­tre­mos co­mo el pa­ra­cai­dis­mo, ala del­ta o puen­ting. In­clu­so lle­gó a com­pe­tir en el Nin­ja Wa­rrior Fran­ce, aun­que es una ex­pe­rien­cia que le aver­güen­za un po­co; res­ba­ló, ca­yó al agua fría y la eli­mi­na­ron de la pri­me­ra ron­da.

Hi­ja de maes­tros, Iris es una gran lec­to­ra. Un buen li­bro siem­pre se­rá me­jor que una pe­lí­cu­la –aun­que nun­ca se can­se de ver La vi­da es be­lla de Ro­ber­to Be­nig­ni–. Es ave noc­tur­na y odia que el des­per­ta­dor sue­ne de­ma­sia­do tem­prano. Si le dan a ele­gir, es­co­ge la pla­ya en vez de la mon­ta­ña y Nue­va York an­tes que Los Án­ge­les.

Via­jar es otra de sus gran­des pa­sio­nes, y aho­ra gra­cias a su pre­mio po­drá apro­ve­char pa­ra vi­si­tar di­fe­ren­tes paí­ses lle­van­do a ca­bo obras de ca­ri­dad en el ám­bi­to de la es­co­la­ri­za­ción con el objetivo que to­dos los ni­ños ten­gan ac­ce­so a la edu­ca­ción.

Lle­var la co­ro­na de la mujer más be­lla tie­ne sus be­ne­fi­cios. Ade­más de un enor­me ra­mo de flo­res, el aplau­so del pú­bli­co y el re­co­no­ci­mien­to mun­dial, la nue­va miss ga­na­rá du­ran­te el rei­na­do al­re­de­dor de me­dio mi­llón de dó­la­res (unos 450.000 eu­ros) ade­más de un suel­do de 20.000 dó­la­res men­sua­les (al­go más de 18.000 eu­ros), un apar­ta­men­to de lu­jo en Nue­va York con to­dos los gas­tos pa­ga­dos y un es­ti­lis­ta per­so­nal, en­tre otras co­sas.

Otro te­ma de in­te­rés pa­ra Mit­te­nae­re du­ran­te su rei­na­do es su co­la­bo­ra­ción con dos aso­cia­cio­nes: la pri­me­ra, Bien­ve­nue-Ton­ga­soa, de­di­ca­da a apo­yar un or­fa­na­to, una clí­ni­ca gra­tui­ta y es­cue­las ru­ra­les en Ma­da­gas­car; y la se­gun­da, Les Bon­nes Fées, que se en­car­ga de ayu­dar a mu­je­res y ni­ños que su­fren en­fer­me­da­des cró­ni­cas o vi­ven en si­tua­cio­nes de ex­tre­ma po­bre­za.

Ser be­lla no es una ca­ra y un cuer­po bo­ni­to. En el 2017, es tam­bién te­ner una den­ta­du­ra per­fec­ta.

LA MO­DE­LO IRIS MIT­TE­NAE­RE APRO­VE­CHA­RÁ SU REI­NA­DO CO­MO MISS UNI­VER­SO PA­RA INI­CIAR UNA CAM­PA­ÑA MUN­DIAL SO­BRE LA IM­POR­TAN­CIA DE LA HI­GIE­NE BU­CAL

La fran­ce­sa Iris Mit­te­nae­re fue co­ro­na­da miss Uni­ver­so la se­ma­na pa­sa­da en Ma­ni­la, en la 65.ª edi­ción del cer­ta­men

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.